lunes, 13 de julio de 2015

La vuelta de las vacaciones

Pues ya estoy aquí. Parecía que iba a ser mucho lo de tres semanas en la playa, pero al final no ha sido tanto. Como dice la canción: pasa la vida, igual que pasa la corriente cuando el río busca el mar.

Imposible resumir esas tres semanas en un relato compacto y uniforme. Las tres semanas solo comparten escenario, en lo demás han sido bien distintas cada una.
Empecemos por el principio. El día 19 fue el último día de colegio, tuvieron su festival y les dieron las notas. La Niña todo sobresalientes excepto un notable en religión. Se quedó chafada un nano-segundo y en seguida resolvió el tema diciendo: No me importa, total, no tengo pensado ser monja. Más que inteligente, que también, los resultados se deben a lo mucho que se esfuerza. Recuerdo un día que la decíamos que dejara ya de estudiar y viniera a la cena nos decía: bueno, voy, pero luego vendrán los 8,5 y lloraremos. Nadie llora por un 8,5. Es más, si el Niño saca un 8,5 yo monto una jarana que ni en noche vieja. Pero ella es así, no se conforma con menos de 9. Ha terminado primaria con un expediente impresionante.
Por su parte el Niño tiene como objetivo un 6, que es un bien y como su nombre indica es una nota que está bien, argumenta el jodío chaval. A veces se queda en su objetivo, otras baja al cinco y algunas de pura chiripa consigue un notable. Como era de esperar y con esa filosofía de vida académica, sus notas fueron muy reguleras.

Volviendo al relato de las vacaciones, el 19 de junio al medio día salimos de viaje. Un total de siete horas y diez minutos, de conducción seis horas (matizaría mi marido), un peñazo lo mires como lo mires.

La primera semana estuvimos juntos los cinco, en paz y armonía. La primera semana fue muy de euforia, playa y pescadito. Uno de los días íbamos paseando por la playa el Niño y yo con la pequeña en la mochilita, y de pronto el Niño se para y se agacha. ¿Qué haces hijo? - Nada, enterrar al cangrejo Georgi. Creo que está simple anécdota resume muy bien la gestión del tiempo de mi chaval. A él no le cunde para cosas prácticas de la vida, pero en dos segundos había visto un cangrejo, le había puesto de nombre Georgi, se había percatado de que estaba muerto y lo estaba enterrando. El es así.

La segunda semana el marido volvió a currar a los madriles, y yo con mi excedencia me quedé sola en la playa con nuestros tres hijos. Esa semana podría decirse que tuve un leve miedillo palpitando sobre capas de felicidad. Estar sola con tres niños en una urbanización frente al mar, sin coche, con el pueblo más cercano a 8 km, tiene su aquel. Pero pesó más lo bueno que ese runrun de "anda, que como nos pase algo, aquí estamos más solos que la una". Bendita soledad, pensaría días más tarde. En general me organicé bastante bien con los tres, pasamos muchas horas de playa, de risas, terraza y jardín.

La tercera semana... ay la tercera semana. Diría que fue bastante horrible, pero es posible que la palabra se quede corta. Voy a dar unos retazos sin profundizar mucho, para que os hagáis una idea. Aparecieron mis suegros, en plan, para ayudar. Ahora me río. Las pocas veces que les he mencionado en este blog he dicho que me llevo bien con ellos. Y es así. Pero ay. Qué cansinos son. Divertidos, cáoticos, simpáticos, siempre a la suya, disfrutones, poco empáticos... En fin, pa qué dar más datos.
También en esa tercera semana nos llegó la ola de calor, no tuve casi cobertura en el móvil, el Niño se torció un pie, los dos mayores hicieron pandilla en la urba y prácticamente no les vi el pelo. A las once de la noche tenía que salir a buscarles a grito pelau para que volvieran a dormir...
Y la traca final de esa tercera semana ha sido la vuelta. Ocho horas y cuarenta y cinco minutos tardamos. La pequeña que ya gatea y ha espabilado muchísimo en vacaciones, no entendía qué hacíamos allí encerrados tantas horas. Atasco, calor infernal cada vez que parábamos, aire acondicionado a todo trapo, gritos de bebé de siete meses indignada con nuestro plan de mierda...

Y ahora tengo un millón de maletas y bolsas por el salón, pero yo en plan rebelión me dedico a escribir en el blog, ains....

33 comentarios:

  1. jaja, Y haces bien Matt ,cuando todo está manga por hombro , lo mejor es sentarse a escribir en el blog. Después de echar la bilis por aquí , pues se siente una más a gusto,jaja. ¡Sobre todo de los suegros!.Los míos fallecieron los dos y no veas cómo les echo de menos y más por los niños que notan su falta, con todo los pros y contras, daría lo que fuera por que estuvieran aquí.
    Y después de un viaje una necesita unas vacaciones para acomodar las maletas ¡Eso es lo peor!.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis hijos les adoran y yo no me llevo mal, a pesar de lo que parezca por la entrada de hoy, así que yo también les echaría de menos si faltaran.
      Un beso

      Eliminar
  2. Me encantan tus hijos, y me identifico con tu niña... yo era de las que lloraba con los 8'5, ay, qué tiempos!! Pero lo de que no quiere ser monja... es que me parto, jajaja!!

    Quédate con el global de las vacaciones, que si te relees ves que ha sido muy bueno y, para afrontar la depresión postvacacional, piensa que al menos en tu casita no están tus suegros, jiji!

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy consciente de que en general han sido muy buenas vacaciones, solo de pensar lo afortunada que soy este verano por no estar encerrada en la oficina y con los niños de campamento, ya me alegro. Lo que ocurre es que las vacaciones han ido de más a menos de forma muy marcada, jajajja. Pero aún así, no me puedo quejar ;)
      Besos

      Eliminar
  3. Yo me divierto muchísimo leyendo tus aventuras, ser madre es toda una aventura y tus hijos son unas maravillas, todos, los tres en su individualidad y tu forma de verlo todo. Gracias por compartir, suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tan bonitas palabras.
      Un beso

      Eliminar
  4. Hola: bienvenida de nuevo a la rutina... tres semanas pasan volando... ya leo que la última semana fue la peor pero no me extraña, lo que los suegros ya se sabe que aunque te lleves muy bien no es igual que estar sin ellos!!. Espero que lo del pie del Niño haya no sea grave. Lo de la ola de calor y los atascos ya forman parte del verano y poco podemos hacer para cambiarlo... ,e imagino el agobio de trabajo que tendrás en las maletas y haces muy bien tomarte un respiro con el blog... tu sí que sabes!!! . Me olvidaba de felicitarte por esa hija tan 'matriculosa' que tienes que se propone no bajar del 9... Lo del niño y el 6 pues bien... ya lo dice él y la nota. Muy práctico. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del pie del niño ayer nos confirmó un traumatólogo que es esguince con leve fisura. Poca cosa, pero engorroso porque tiene que seguir una semana con muletas.
      Un beso

      Eliminar
  5. Lo del salón.... déjalo estar... jaja ya se colocará cuando sea imprescindible (o cuando impida el libre tránsito...) esa es mi filosofía...
    Me encanta tu hijo... es tan genial... Tiene un mundo paralelo... el mundo sería mejor si gente como él lo dominase... jaja Algo caótico, quizás, pero sería un mundo de felicidad (luego ya habría gente como la mayor para poner orden... jaja)

    Lo de los suegros.... qué se le va a hacer. A mí también me pasaría... Me pasa con mis padres también... jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, algo parecido me pasaría con mis padres. Parecido, no igual, por varios motivos: me conocen y hay cosas que no se plantean hacer porque ya saben que no van conmigo; además tengo confianza con ellos como para decirles si algo me está molestando. Con los suegros ni lo uno ni lo otro. Ellos meten la pata y yo me siento incapaz de decírselo claramente. Envío mensajes sutiles de los que ellos pasan. Y claro, así aguantas dos días al tercero estás que trinas jajajajaja.
      Un beso

      Eliminar
  6. Me has recordado mis vacaciones. Ahora voy de hotel aunque sean menos días. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada tipo de vacaciones tiene su encanto. Para pocos días el hotel es lo mejor porque descansas a tope y no pierdes tiempo en comprar, cocinar, etc. Pero las vacaciones largas en apartamento tienen otras ventajas.
      Un beso

      Eliminar
  7. Y nosotros que te lo agradecemos. Las maletas pueden esperar, pero nosotros llevamos tres semanas de abstinencia blogueril.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Macondo. No imaginas la ilusión y casi diría sorpresa, cuando después de muchos días sin escribir lo hago, y veo que muchos volvéis a pasaros por aquí.
      Un beso

      Eliminar
  8. 8 horazas!!!!???? Yo solo de pensar en más de 1 con el niño dentro me da un ataque de nervios. Me alegro de que hayáis disfrutado. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 8 horas y 45 minutos, no olvides los 45 minutos porque tienen su impacto.
      Un horror. Yo incluso soltera y sin hijos, era mala viajando en coche porque enseguida me harto, me da claustrofobia y necesito llegar a destino. No te quiero contar cuando a mis problemas viajeros sumamos los de un bebé...
      Un beso

      Eliminar
  9. Qué rico es leerte, Matt, leer de tus niños.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, a pesar de la vuelta apoteósica, parece que han estado muy bien vuestras vacaciones. Me alegro!!!
    A mí todavía me queda esta semana y la otra para irme. Estoy que no veo la hora. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya no te queda nada Alter, en seguida estás vacacioneando a tuti plen ;)
      Un beso

      Eliminar
  11. Ahhh, las maletas, esa pesadilla postvacacional!! Como desgraciadamente (o afortunadamente, si pensamos en deshacer maletas) yo no salgo mucho de vacaciones, mi pesadilla surge cuando vienen de los campamentos. Este año solamente se va el pequeño, pero cuando iban los tres era horroroso deshacer los maletones con toda la ropa sucia.
    Además, que yo no sé hacer maletas, o pongo ropa demás, que no usamos pero que al final hay que lavar también porque lleva una semana arrugada en la maleta, o nos toca comprar camisetas, como un año en la playa cuando eran pequeños. No acierto nunca.
    Me alegro de tu regreso, se te echaba de menos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias hermosa.
      Pues yo haciendo maletas soy bastante buena, a veces me columpio, claro, pero en general bien. Mi secreto es poner la mitad de lo que de primeras se me ocurre meter.
      Besos

      Eliminar
  12. Bueno, no te ha faltado ná! Las maletas que se esperen, que tampoco se necesita tener tanta ropa con este calorazo ><

    RIP Georgi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajaja, me parto. Pobre Georgi.
      Un beso

      Eliminar
  13. mattt!!!!!!!!!!!!!!!!!!! buenas noches amore!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! besazos miles!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. besazos para ti también guapetona ;)

      Eliminar
  14. ¡Qué ilusión! Paso por aquí después de muchos días en los que no sé muy bien en qué se está convirtiendo mi vida, y te leo!!!
    Me alegro mucho por esas dos semanazas de vacaciones. Lástima la tercera... aunque también la echarás de menos. Supongo que haréis otra escapada más adelante, ¿no? Pobre Marido, solo una semana de vacaciones. Cuenta, cuenta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuento, cuento: todavía nos quedan dos semanas en galicia. Por eso marido eligió tomarse solo una para el sur, porque prefiere tener el groso de sus vacaciones en su tierra.
      Yo es el primer verano que paso con este relax de no tener que hacer encaje de bolillos con los días de vacaciones en el trabajo, para que cundan y nos de para ir a playa andaluza, que es otro concepto al de playa gallega.
      Por no hablar del super relax que supone no tener que estar buscando campamentos y actividades de verano para niños desde enero.
      Un beso

      Eliminar
  15. Ay, los suegros! Mejor no digo nada, que las paredes oyen, jaja!

    Me alegra que hayas pasado tan bien esas 3 semanas y que tus peques hayan acabado contentos el curso (cada uno a su manera, jeje).

    Un beso y a seguir disfrutando del calor!

    :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esas estamos. Los calores de Madrid son harina de otro costal. Madre mía, y me quejaba yo en la playa. Cómo añoro ahora la brisa marina, las noches que refrescan, mmmmm. Aquí estamos en un perpetuo horno a máxima potencia que no ofrece descanso ni por la noche.
      Menos mal que en casa tenemos aire acondicionado, cada día dedico unos minutos de silencio a los que no ;)
      Un beso

      Eliminar
  16. Chomino!! casi me caigo de espaldascuando he leido la frase de tu hijo sobre los bienes. yo pense que mi Edu la tenía patentada, jajajjajajjajajaja. La dice así literalmente.
    Yo este año tengo 4 semanas seguidas con ellos de vacaciones. 3 de ellas sola. Tiemblo. Aun me quedan 3 semanas para cogermelas. Tiemblo también.
    Mi tercera semana se supone que iban a estar mis suegros para ayudar. Pero se me han rajao. Casi que me alegro fijate tú.
    Y los dos mayores tienen pandilla. Igual con suerte me desaparecen a ratos...jejejjeje
    Me alegro mucho de leerte.Y me alegro que en general hayan sido unas buenas vacaciones.
    Un beso enorme guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vidas paralelas! y lo de nuestros hijos ya es almas gemelísimas.
      Un beso

      Eliminar
  17. Me alegra ver q has sobrevivido, incluso a tus suegros, voy a seguir leyendo, feliz regreso Matt, te echaba de menos

    Lou

    ResponderEliminar