miércoles, 11 de noviembre de 2015

Balance de la vuelta al trabajo

Hoy hace un mes y once días que volví a trabajar.

Me ha salido el herpes en el labio, y vivo con sueño y hambre constante. Visto con ropa mucho más incómoda aunque se supone que más bonita. Y llevo peor vida se mire como se mire. La principal ventaja es que ya he cobrado la nómina, la echaba de menos.

En el trabajo tengo días de no parar y otros, como hoy, que son más tranquilos. No tengo claro cuáles prefiero. En los que no paro, me canso mentalmente, pero no pienso, no me siento gilipoyas por estar haciendo un trabajo que me trae al repairo mientras tengo a mi hija pequeña en casa al cuidado de otra persona. Los días más tranquilos parece que van a ser mejor, porque va todo más relajado, pero a cambio le doy mucho al coco, me entran dudas trascendentales sobre el sentido de la vida en general y la mía en particular. Del tipo: ¿habría sido más feliz yéndome a vivir a un pueblo donde la vivienda sea barata y pudiéramos vivir con el sueldo de marido? ¿por qué no hemos tenido más hijos? ¿me aporta la ciudad más de lo que me quita?... Una mierda. Luego en frio creo que sí he hecho las cosas lo mejor posible y es más lo bueno que tengo que lo que me falta. Pero ya se por mis dos hijos mayores, que hasta que la enana no vaya al colegio con casi tres años, cada vez que se me vaya la pinza voy a estar dándole vueltas a estas cuestiones.

En el pasado mes de octubre, coincidiendo con mi vuelta al trabajo tras casi un año liberada, mi marido ha tenido cuatro viajes: Salvador, Oporto, Valencia y Vigo.

Cuando él falta en casa se nota mucho. Aparte de por temas afectivos/llámaloX, por motivos de logística doméstica. El se encarga de llevarles al colegio por la mañana y si no está, tiene que llevarles la chica, con la bebé todavía dormida porque la nena es trasnochadora pero no madruga (no sabe nada la tía). Las tardes noches son mucho peores para mi porque me toca el completo de: baños, cenas, recoger, preparar comida del día siguiente, ropa del día siguiente, atender a la enana si se despierta de madrugada. Son tareas que nos repartimos y que se nota mucho cuando me tocan todas a mi tras una jornada laboral. Porque si yo no trabajara fuera me encantaría del pack doméstico con sumo gusto, pero lo de sumar tareas como que no lo llevo bien.

Tampoco han estado en Madrid mis padres. Al final aunque estuvieran tampoco me iba a servir de mucho, porque yo no soy de pedir ayuda y no les voy a hacer venir a las ocho de la mañana a llevar niños al cole ni a las ocho de la tarde a ayudarme con las cenas. Pero bueno, el hecho de que estén aquí da otra tranquilidad aunque solo sea un efecto psicológico. Da igual, ellos no han vuelto del sur hasta este fin de semana. Ni salió de ellos volver antes, ni yo se lo pedí. Quedamos en tablas.

Resultado de todo esto aquí relatado: herpes en el labio y agotamiento máximo.
El lustre y alegría de vivir con la que aterricé en la oficina el uno de octubre ya es historia. Estoy cochambre total. Deterioro físico y mental.

Este fin de semana es el encuentro por los veinticinco años que dejamos el colegio y estoy pensando no ir. Con el conjuntito tan mono que me he comprado y las ganas de ver a compañeras, algunas de las cuales hace los veinticinco años que no las veo, y sin embargo me veo sin fuerzas. No es en Madrid, moverme todo el finde con la familia no me lo planteo. Así que haría ida y vuelta en el día, y sinceramente, no se si tengo energía ahora mismo para ese trajín y todo el jijijaja que acompañará al evento y yo con el labio dolorido… No se lo que haré pero todo pinta a que no voy a ir.

22 comentarios:

  1. Encargarse de todo eso sola es un movidón, no me extraña que estés cansada.
    No decidas que haces con lo del finde hasta el último momento, porque si te sientes mejor y al final te entran ganas, seguro que te oxigena y te diviertes cosa mala.
    Muchos ánimos!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que voy a hacer. Ya pagué y confirmé que iba, pero ahora igual en el último momento me echo pa'trás. Estoy cansada y dolorida... Porca miseria.
      Un beso

      Eliminar
  2. Sana-sana boquita de rana. Que te mejores y te llenes de energía, Matt. Un abrazo afectuoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya estoy bastante mejor, gracias Silvia :)

      Eliminar
  3. Estamos en las mismas, lo que pasa es que yo sin bebé. Empecé el curso con energía, y me ha durado poco, estoy ya para el arrastre.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo empecé con muchas ganas, en serio. Llena de buenos propósitos de vida sana y actitud optimista. Pero me he fundido. Estoy en ruina. En solo un mes y medio!!!.
      Besos

      Eliminar
  4. Esa pequeña nos ha salido lista y marchosa. Lo que no sé es si ha empezado demasiado pronto a trasnochar. Dentro de quince años se acostará de día.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja. Yo creo que el bioritmo es otra de esas cosas con las que uno nace. Ella tiene esa tendencia a alargar todo lo que puede el momento de acostarse, y todo lo que puede el de levantarse.
      Un beso

      Eliminar
  5. yo he pasado por eso.. no por el herpes o el viaje de marido.. sino por el "mejor no voy, que estoy full / a mil / sin ganas / sin niñera / estresada / etc" y sabes qué... que me he perdido de encuentros que luego no se repiten. de amigas que me hubiera gustado ver todas juntas y luego toca verlas por separado y no es lo mismo...

    si te sientes un poquito mejor, yo diría VE! ;)

    abrazos desde Ecuador

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final fuí. Fue ayer, muy divertido, me alegré de vencer la pereza.
      Besos

      Eliminar
  6. Ve y así te olvidas de todo un poco. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que te sentaría genial ir, aunque no tengas ni pizca de gana... pero te aireas y seguro que vuelves más cansada aún pero despejada.
    Los comienzos de todo son duros, y las vueltas al trabajo más... mucho ánimo, que verás como todo pasa...
    Un besote!

    ResponderEliminar
  8. Hola: yo no fui a ninguna de los encuentros con el pasado. Me dan pereza y si ya vas cansadase te va a hacer muy cuesta arriba. Yo no iría. Es normal que con tu regreso al trabajo te vuelvas a replantear tu vida pero seguro que será una etapa que pasará. Ánimo. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no fui al del colegio donde hice BUP. No había mantenido el trato con nadie de allí, no me acordaba de casi nadie y me dio pereza.
      Pero en este colegio estuve hasta octavo, algunas de mis mejores amigas de hoy en día vienen de entonces y guardo buenísimos recuerdos de esos años. Así que al final fuí ayer y estuvo genial. Nos reímos muchísimo y recordamos viejos tiempos.
      Un beso

      Eliminar
  9. Matt ESTA FORMA DE PONER COMENTARIOS ME MATA, lo escribo, le doy a publicar, me echa, vuelvo a escribir, me doy cuenta de que está el perfil de mi hija, he echa, vuelta a empezar ARRRJJJJJJJ
    "Decíamos ayer..." Efectivamente, según lo cuentas, lo más interesante parece lo de la nómina y no es moco de pavo te lo digo yo que en dos meses más prescindiré de ella..., pero eso es otro tema.
    Yo, lo que quería decirte es que creo que debes quedar con tus antiguas compañeras, te va a sonar fatal, pero a mi me levanta mucho el ánimo, recuerdo viejos tiempos y además, será porque me quiero mucho a mi misma pero me veo estupendísima, especialmente comparada con algunas, parece que la vida no me he tratado tan mal, o al menos lo ha hecho por dentro y por fuera casi no se nota.
    Sal, diviértete, total, las ojeras ya las llevas, un poco más negras casi no importa, si quieres de digo algún corrector iluminador que hace maravillas, ponte rímel, esa ropa más bonita pero menos cómoda de la que hablas y tacones altos, la vida desde arriba tiene otro color, y sal, baila, bebe y ríe, que la vida son dos días. Ya me contarás.
    Por cierto, como esta cosa me eche otra vez voy a terminar tirando el portátil por la ventana...
    Lou

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los comentarios es por algo que yo tenga puesto?? Si es así dímelo y lo cambio.
      Al final fui e hice todo lo que me dijiste ;)
      Lo pasamos muy bien, qué risas nos echamos recordando batallitas. Recorrimos el cole y era como haberte metido en la máquina del tiempo, je.
      Muy divertido todo. Hoy estoy agotá pero contenta de haber ido.
      Un beso

      Eliminar
    2. Lo ves alma de cántaro, si es que hay que mover el culo de vez en cuando, me alegro de q salieras y lo disfrutases

      Lou

      Eliminar
  10. Ni lo dudes, ves a la fiesta. Por muy cansada que estés, por complicada que sea la logística, ve a la fiesta. Lo pasarás bomba y se te olvidarán los sinsabores. A mi también me pasa que mi marido viaja mucho y antes, cuando trabajaba fuera de casa, me pasaba lo que a tí. Tanto trabajo dentro y fuera, me dejaba cao. Te diré, para que no le des más vueltas, que no existe nada perfecto. Que todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes pero, el placer de recibir tu nómina por tu trabajo es uno de esos placeres que me pierdo y que ¡me da una rabia que ni te cuento! No dejes de trabajar. No vivo mal y no me quejo. Pero me gustaría tener mi nómina para poder vivir en una casa más grande. Todo tiene su sacrifico, créeme. Besotes.

    ResponderEliminar
  11. Ay, si es que o queremos o nos obligan a abarcar demasiadas cosas, y claro, en algún momento explotamos. Te entiendo perfectament, lo de estar tan cansada que te apetece cero patatero ir a ningún sitio... Pero es cierto que esas cosas solo pasan una vez, y luego te arrepientes. Yo me lo tomaría como una especie de obligación, solo que cuando llegues vas a poder hacer lo que te de la gana ;))

    ResponderEliminar
  12. Aunque tarde espero que hayas decidido ir de fiestuqui aniversario con las compis de cole, ha pasado tanto tiempo que incluso con aquellas que no te llevabas muy bien ese día te hace ilusión verlas. Ya nos contarás...
    Y sí la vuelta al trabajo así es dura pero... ya queda menos para que la peque empiece al cole...
    Besines

    ResponderEliminar