domingo, 3 de julio de 2016

La convivencia es fatal para el amor

Tengo una compañera que tras una relación de 18 años, lo ha dejado con su pareja y ha tardado un mes en estar con otro y dos meses en vivir juntos.

Este tipo de historias siempre me sorprenden. Especialmente en la parte de irse a vivir juntos.

La convivencia me parece lo peor para el amor. Si no fuera porque queríamos formar una familia, yo habría seguido viviendo sola en mi propio piso y con mi novio en el suyo y tan felices todos. Compartir dormitorio, baños y nevera es fatal para el romanticismo.

Y bueno, cuando es la primera convivencia uno va ignorante e ingenuo a la hoguera. Pero reincidir con tan poco margen de tiempo, me parece una temeridad.

Yo quiero mucho a mi marido, con el que llevo más de veinte años, entre noviazgo largo y matrimonio. Sin embargo hay días que le mataría, y siempre es por algo derivado de la convivencia. Y qué decir de mal dormir entre ronquidos soñando con taladradoras… eso entiendo que no es un problema en todas las convivencias, pero otros tendrán pegas que yo no tengo, porque como decía la portera Grego: “el que no la da del bazo, la da del espinazo”. Gran potera y gran filósofa, la Grego. Muchos años tuve a bien disfrutar de su sabiduría cuando estuvo de portera en casa de mis padres.

Volviendo al tema: espero que nos dure lo que tenemos toda la vida, pero si no fuera así, no metería a otro hombre en mi casa ni loca. Ni aunque fuera el amor de mi vida y mi hombre soñado. Es más, si lo fuera con más razón no le metería en mi casa para no estropear el invento.

Esta compañera en lugar de estar de tortolitos como se supone que tiene que ser el primer año de relación, saliendo a cenar, quedándose un día a dormir en casa del novio y que te resulte gracioso el follón que monta en la cocina para preparar unas tortitas… Se han metido a vivir juntos y a reformar la casa. Te cagas. Una reforma. Si la convivencia mata la reforma ya te sepulta.

Le oigo hablar con él y discutir porque le ha roto el espejo del armario que llevaba en perfecto estado quince años. ¿Y qué quieres, alma de cántaro?.

Compartir armario, otro horror solo comparable a compartir nevera. Yo calculo que tengo unos quince kilos de más por compartir nevera. Aquí el caballero tiene un cuerpo deportista que quema calorías sin piedad y se puede permitir unas cenas deliciosas. Mientras que el mío engorda solo con abrir la tapa del paté y prepararme a cortar el queso.

Con hijos de por medio es otro cantar. Además de que creo que para los hijos es mejor tener al padre y la madre, ya es una cuestión de supervivencia. Trabajando y con una vida ajetreada, es necesario que estemos ambos al pie del cañón. De hecho cuando marido se va de viaje le echo infinito de menos y reconozco que aparte de porque le eche de menos a él, es porque echo de menos su papel en la familia.

Antes de tener hijos, si estaba fuera le echaba de menos, pero también le veía sus ventajas a una separación corta que te permite valorar lo que tienes y a la vez estar a tu aire durante unos días.

En fin, que ustedes convivan bien.

27 comentarios:

  1. La buena de tu compañera llevaría tiempo suspirando por liberarse de la convivencia de un hombre y a los tres meses ya está con otro. Toda una provocación al sentido común. Puede parecer hasta lógico no escarmentar en cabeza ajena, pero no sacar alguna conclusión de la propia experiencia resulta una insensatez. El problema es que si le va mal dirá que ha tenido mala suerte.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Macondo, es lo mismo que pensé yo. No tiene ningún sentido, pero el ser humano es capaz de hacer estas lindezas sin despeinarse.
      Un beso

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo.
    Yo tengo una compañera que se divorció hará un par de años, con dos hijos mayorcitos (uno de más de 20 y el otro casi mayor de edad). Pues ahora tiene una nueva relación y acaba de tener un bebé con él. Yo no hago más que pensar que yo en su lugar disfrutaría de la nueva relación y a pasarlo bien con los hijos criados (ya sé, eso no termina, pero con esas edades es distinto), y que ahora ella está reeditando la historia de su primera relación.
    Me alegro por ella, pero no la entiendo, la verdad.
    Lo dicho, yo opino como tu, ya me gustaría poder disfrutar de mi propio espacio y vivir sola ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has recordado lo de que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra ;)
      Un beso

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo... jaja Yo vivo genial sola. Lo disfruto y saboreo cada día... jaja
    Entiendo que con familia de por medio es algo imposible, pero de otra manera... yo tampoco lo haría y menos con tan poco tiempo. Es cargarse todo en un momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me encantaba vivir sola. Además tenía la suerte de tener compañía cerca cuando quisiera, así que nunca me sentí sola. Mis padres cerca, mis amigas, el novio... así la soledad es un gusto.
      Un beso

      Eliminar
  4. A ver, a ver, por partes, la convivencia es mala, malísima para el ENAMORAMIENTO, que es esa etapa de idiotizacion súbita en la que todo lo del contrario te parece maravilloso, pero convivir es bueno para el amar, porque, o lo mata, o lo hace mas fuerte.
    Yo, que siempre presumía de no haber discutido con mi contrario nunca, en los últimos 6 meses estoy cogiendo carrerilla para recuperar los años perdidos y las broncas son siempre, por temas de convivencia.
    En fin, que yo estoy muy contenta conviviendo son este tío q dice que ronco y que no le dejo sitio en el armario, pero en ocasiones, "gracias a nuestra disparidad de criterios", echo de menos no haber sido madre soltera, aunque des tres duendes, hubiera sido complicado.
    Besos

    Lou

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para el enamoramiento es malísima, de acuerdo, pero para sostener la relación amorosa, también, al menos para mi.
      Me encanta tener mi espacio y soy poco tolerante, me temo. Aunque no cambiaria me vida actual por nada, pero sí recuerdo con nostalgia hacer la compra cuando y de lo que quisiera, el armario para mi, el mando de la tele bajo mi control y silencio... mmmm qué rico el silencio...
      Un beso

      Eliminar
  5. ¡Bueno! Primero pensé que pienso lo contrario a lo que piensas tú; luego noté que no exactamente...
    Viendo a mi alrededor, creo que la convivencia tiene los efectos que mencionas en la mayoría de los casos. Yo no lo viví así cuando me casé. Habría que decir que ya me sentía la mujer de quien iba a ser mi esposo: pasábamos todo el tiempo posible juntos, así que había mucho de "convivencia ordinaria" en nuestra relación. No tuve problemas típicos de recién casados; luego me di cuenta, que de haberlos tenido nos habríamos ahorrado problemas mayores diez años después. Nosotros vivimos una especie de luna de miel de cuatro años; cuando eso fue terminando, fueron apareciendo problemas, pero no por la convivencia; no nos molestaban nuestras ordinarieces. Fue hasta que la relación se descompuso, que empezó a representar una molestia que el otro hiciera o dejara de hacer las torpezas o las cosas desconsideradas o no higiénicas en las que todos caemos. Tampoco fueron un problema las cosas rutinarias o no románticas que implica la "administración doméstica" del vivir juntos, hasta que tuvimos problemas con la relación. Para mí la convivencia diaria fue siempre muy divertida y entre más, mejor. Pero no éramos nada comunes; por ilustrar, un día, un amigo me dijo "es que su casa no parece casa de casados".
    Ahora que no estamos juntos, la cosa es diferente. En esta situación, lo que me pasa es como lo que tú dices. Disfrutamos mucho convivir cuando nos vemos porque hemos eliminado la convivencia ordinaria de todos los días. Ahora sí la convivencia mata, si no al amor, al gusto.
    Si tuviera otra pareja, tardaría en pasar a lo de "juntarnos" porque tendría que asegurarme de que eso estuviera bien para mi hija; pero no por huirle a la convivencia. Me hace ilusión volver a eso: mucha. Y eso que estoy disfrutando tener mi espacio, mi tiempo, estar conmigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvia, creo que tú no eres como la mayoría. Tienes una forma de ser diferente y en éste tema no podía ser diferente :)
      Me ha encantado leer cómo lo has vivido tú, precisamente porque no me he reconocido en nada.
      Espero que no te moleste mi comentario, la originalidad es algo valioso en mi opinión.
      Un beso

      Eliminar
    2. ¿Cómo podría molestarme? ¡Claro que no! :):) Un beso, Matt

      Eliminar
  6. la convivencia es el horror... a no ser que puedas hacer como Tim Burton y tener dos casas adosadas. Y aún así se divorciaron, fíjate. Mira, yo quiero al Ross, de verdad, pero matarle me parece poco. Hay días que le torturaría, le mataría varias veces. Y nos llevamos súper bien, ojo. Que cuando viví con el desequilibrado aquello era una pesadilla. Vamos, que dije que nunca más y he tardado 6 años o más en volver a intentarlo. Yo lo de tu compañera, ni loca. Ni por dinero, vamos.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo veo yo. Mi convivencia de pareja mejoraría con el modelo Burton y aún así... con reservas.
      Un beso

      Eliminar
  7. Jajajaj yo empecé a convivir.... al mes quizás? No me acuerdo, la verdad, tampoco hubo mudanza oficial (sin estar casado había problemillas legales para convivir) pero vamos, que si nos conocimos en noviembre y nos casamos en marzo... mucho no pudo ser.

    Yo le mataría mil veces, porque es SUPER desordenado y SUPER despistado. Pero oye, me saca la basura, poda los árboles y llena el minicharco, ya solo el poder pasarle los marrones a otros vale la pena.

    Ahora, lo de mudanza y reforma a los 2 meses me ha matado. Malísima idea!

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo vuestro fue rapidísimo, me acuerdo perfectamente. Nunca se sabe cómo va a funcionar un tema de pareja, pero para mi la convivencia es MAL.
      Un beso

      Eliminar
  8. Pues si, un poco temerario si que parece.
    Ayer hablábamos sobre la barbaridad de las parejas que llevan conviviendo 5 años, y de repente deciden casarse. Y lo peor es que lo celebren, ¡y te inviten! La mayoría de ellas, antes de dos años "de matrimonio" están separadas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajajaja este mismo septiembre voy a una boda de una de esas, un compañero de la universidad que se lo ha pensado y mucho. A ver si no tienen el fatal final que cuentas.
      Un beso

      Eliminar
  9. Jajajaja. Cuando el churri y yo decidimos vivir juntos llevábamos bastante poco saliendo pero fue por circunstancias de la vida. Decidimos jugárnosla y no nos ha ido mal del todo pero estoy contigo en que, si pudiera, cada cual en su casa y Dios en la de todos. Completamente de acuerdo en que el 99% de las discusiones (que, por suerte, no son muchas) se generan por algo relacionado con la convivencia. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo entiendo la convivencia en pareja por tener hijos o por temas prácticos, en plan, no tenemos presupuesto para dos casas... Pero pudiendo, lo suyo es tener cada uno una casa, suficientemente cerca para veros siempre que queráis pero con posibilidad de estar cada uno en su propio espacio.
      Un beso hermosa

      Eliminar
  10. Jajajajaja, te doy toda la razón. Yo llevo 16 con el mío pero si se acaba, me busco un novio y jamás vuelvo a convivir. Lo de tu amiga es fuerte pero es que mucha gente lo hace así.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay mucha gente que busca la convivencia en pareja, yo no lo entiendo si no es por motivos prácticos, como le comentaba a Alter.
      Un beso

      Eliminar
  11. No puedo estar más de acuerdo contigo...
    Yo quería esperarme a estar casada, por eso del romanticismo y demás... pero por motivos logísticos llevamos casi medio año conviviendo (aunque de momento regresamos a casa a días por motivos familiares) y me alegro mucho de haberlo hecho así. Es menos ñoño pero más práctico.
    Así sé lo que compro, y luego no me podré lamentar... jajaja!!
    No, en serio, convivir con alguien a quien quieres es genial, pero no deja de ser un cambio que da cierta pena... los whasap de amor pasan a ser mucho más domésticos... del "te quiero" al "compra fruta cuando vengas"... por no hablar de las infinitas manías que tiene cada uno y a las que tenemos que amoldarnos poco a poco.
    Yo también soy de las que compartiendo nevera dejan de estar en forma... no lo he estado mucho nunca, no le voy a echar la culpa a él, pero que me influye muchíiiiisimo es una realidad.
    En fin, que soy muy feliz, no quiero dar a entender lo contrario, pero que no es oro todo lo que reluce, también.
    Besotes!

    ResponderEliminar
  12. A mí me gusta vivir en pareja, no me mola lo del "living apart toguether", peeeeero, por otra parte, estoy de acuerdo en que la convivencia es jodida. Hay días en que uno u otro está hasta el gorro del partenaire, esto es asín.
    Quizás lo que me apena más es la pérdida de espontaneidad, de frescura, de redescubrir a tu pareja.
    Aún así, le veo más ventajas que inconvenientes. :)
    Muas!

    ResponderEliminar
  13. Uf! Lo de separarse y al poco volver a liarse con otro y conviviendo, lo veo demasié :)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. pues la experiencia de mi madre es esta.
    casada por 21 años con mi padre. se divorciaron hace casi 11 años. luego de eso ha tenido novios pero como dice ella, han sido "puertas afuera".
    dice que muy tranquila está viviendo sola (sin pareja), con su cama para ella sola (excepto cuando la nieta -mi hija) quiere hacer pijamadas, sola sin nadie que le diga ni mú...

    en mi caso, no he pasado por la experiencia de la convivencia, y si quiero vivirla, espero que sea hasta el final de mis días y que mi futuro conviviente (o sea marido ja!) me aguante cuando le diga que el papel higiénico sí tiene una forma correcta de colocarse, siempre hacia adelante, jamás pegado a la pared.. :) :) :)

    ResponderEliminar