jueves, 21 de marzo de 2013

Sobre mis hijos X

La vida sigue….
El sábado siguiente a la operación de marido, con toda la familia política de visita, decidí llevarme a los tres infantes, éase mis dos hijos y mi sobrino M., al cine y luego al parque. Por eso de no estar todos a remoliné metidos en nuestra casa (para más datos: piso en el centro de Madrid al que le vendrían de muerte unos cinco metros más por estancia. No digo ná y lo digo tó).
Íbamos los tres caminando ligeros porque llegábamos justos a ver Oz, y de pronto mi hija L. me dice: mamá los reyes magos y el ratón Pérez no existen, ¿verdad?. Parada en seco de los dos varones de 5 y 8 años respectivamente, y miradas aterrorizadas dirigidas a mí. “¡Venga que llegamos tarde y no conseguimos entradas!” fue mi respuesta. Muy valiente. Como se suele decir: cogiendo el toro por los cuernos.
Más tarde le susurré a mi hija que no volviera a sacar el tema con los niños delante, que ya hablaríamos más tarde. Y lamentablemente la conversación ha tenido lugar este domingo:
-          Mamá, sobre lo de los reyes que te pregunté el otro día… sois vosotros ¿verdad?, en realidad estoy a un 90% segura de que lo sois… pero es por saber – mirada con carita linda de niña buena y jugueteando con una coleta. Cuña mental: no sé por qué esta niña habla tanto con porcentajes, no es propio de su edad, pero le vuelve loca desde que entendió el concepto del porcentaje
-          Pues te confirmo ese 10% que te falta, somos nosotros… - gran pena y casi nudillo en la garganta, vaya mierda que la infancia y la fe en la magia se acabe tan pronto –
-          Me lo imaginaba, hace tiempo que lo sospechaba.
-          Los reyes magos, como sabes existieron, los padres sustituimos lo que harían ellos si pudieran. Es muy bonito veros disfrutar tanto, por eso nosotros lo hacemos encantados. Y ahora nos tienes que ayudar para que tu hermano no se entere, ¿vale?
-          Claro mamá, S. no se puede enterar que se va a llevar un disgusto el pobre. Mira, a S. se lo decimos cuando tenga hijos, más que nada para que sus hijos no sean los únicos del cole sin regalos.
Muy resoluta ella, casi muero de la risa.
¡Cómo verá de infantil al hermano!, al que solo saca 16 meses, por cierto, para pensar que éste es capaz de aguantar con fe hasta que sea padre. Me meo. Imagino la escena de ese momento yendo ella a conocer a su primer sobrino y decirle en tono solemne: hermano, ha llegado el momento de que sepas la verdad “los reyes son los padres”. Y el hermano con 30 tacos, barba de dos días, llevándose las manos a la cabeza al grito de: ¡¡nooooooooooooooo!!!! ¡¡mundo cruel!!!!!
Lloro de risa.
En fin, la cosa pinta mal. Ya ha caído uno, en breves caerá el otro. Ahora soy yo la que grita acongojada: ¡¡¡noooooooooo!!!!!! ¿por qué no pueden seguir siendo pequeños, divertidos, y creyentes muchos años mááááááássss??? ¿es mucho pedir????....
Y una sensata vocecita en mi cabeza me dice: claro que es mucho pedir panoli, céntrate, es ley de vida.

29 comentarios:

  1. Ay Matt que penita tan grande... No quiero que llegue ese momento y el de mi hijo esta a la vuelta de la esquina

    ResponderEliminar
  2. jajajaja qué bueno! tú poniéndole regalos a tu hijo en el árbol con 30 años porque no sabe que los reyes no existen!!!
    A mí me hacía mucha ilusión ser cómplice con mis padres de que mis hermanos siguiesen creyendo que los regalos venían de Oriente.
    Espero que la recuperación vaya bien.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  3. S. Es la monda...no solo por como protege la inocencia de su hermano, es que también se preocupa de que sus futuros sobrinos no se queden sin regalos!

    Como va la recuperación? Besos!

    ResponderEliminar
  4. Tía pero cómo es tu niña, es total, lo de que le fascinen los porcentajes me encanta, me la imagino hablando y me parto....
    (entiendo los de los metrillos más por estancia) yo también cuando no lo veo claro soy de echarme a la calle... ;)

    ResponderEliminar
  5. Yo tambien tuve esa misma conversacion estas navidades pasadas... es una pena, pero ahora tenemos que involucrarlas mucho en los regalos de los hermanos, asi tambien se sentirán especiales...

    ResponderEliminar
  6. jaja, me encnatan estas entradas!! con 30!! jaja
    esperemos que un poco de esa magia infantil no la perdamos nunca!
    besotes

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja qué bonita tu hija. Me gusta saber sobre estas cosas, son momentos que te marcan en la vida. Supongo que la madurez de tu pequeña lo ha hecho más fácil esta vez. Crecen! a nosotras aun nos falta mucho para llegar a esto, pero te leo y ya se me hace el nudo a mi también..

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Jajjajajajaja...qué graciosa tu hija! Considerada con su hermano y sus sobrinos a tope!!! Besos

    ResponderEliminar
  9. Jajajajajaja! Lo de la conversación con el hermano treintañero es lo más, jajajajaja!
    Aix...yo fui muy inocente y creo que hasta los 12 años mantuve la ilusión, fíjate tú...
    Besotes!

    ResponderEliminar
  10. jajaja me imagino a S. con 30 años enterandose de la verdad verdadera y no puedo!!! jaja que linda es L. confiando en esa inocencia ininterrumpida de su hermano!! Un 10 para ella y que graciosa imaginármela hablando en porcentajes, apunta maneras eh?? Y tu no puedes tener niños más preciosos!!
    Como sigue el papi??? Yo también estoy un poco de bajón por lo ocurrido así que gracias por volver con tu humor que tan bien sienta. Besitos.

    ResponderEliminar
  11. Matt:
    Que encantadora es tu hija!!!! y tan preocupada por su hermano...,es alucinante. Lo bueno es que ahora tendrás colaboradora pícara, en todas las funciones mágicas...
    Por favor, me mandas tu mail, que debo escribirte si o si ;)!!!
    Un besito guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. misblogs.matt@gmail.com

      Besos!!

      Eliminar
    2. Gracias!, recibido!, te escribo de inmediato ;)

      Eliminar
  12. Que niña más encantadora!!! Es una pena,siempre me negué a ser yo la mala de la película, los antecedentes con una de mis amigas me lo dejaron claro, el niño pidió confirmación del hecho y cuando su madre se lo confirmó llorando le dijo que él solo quería que ella le dijese que eso era mentira y le había hecho el niño más infeliz del mundo, así que cuando surgió el tema con el mayor yo le respondí "tú piensa qué te conviene más que sean los Reyes, si nosotros o los Reyes Magos", y así con todos, cuando el tema tocó con la pequeña, ella que es muy suya me contestó "casi mejor que sean los Reyes, verdad?, porque como seáis vosotros vamos a salir perdiendo".
    Es una lástima que se hagan mayores

    ResponderEliminar
  13. Ay, Matt, no me extraña que te dé el bajón... qué assssco!

    Y tampoco me extraña que llores de la risa con tu hija, qué divertida!!!! Me ha encantado la recreación que has hecho del momento, tu hijo con 30 tacos y tu hija, con 31 diciéndole la "cruda" realidad...

    ResponderEliminar
  14. jaja.. y si, llega un momento en que terminan dandose cuenta.. Yo recuerdo que tardé en decirles a mis padres que sabía, porque pensaba que si se los decía no iba a recibir mas regalos..
    Que bien tu cambio de tema oportuno para que no se den cuenta los mas chiquitos!
    beso

    ResponderEliminar
  15. Ay siiii, es ese sentimiento ambiguo para ambas partes, de felicidad y un poco de tristeza. Ellos felices de revelar el gran misterio y sentirse mayores, pero por dentro debe haber un dejo de tristeza por saber que esa magia ya no es tal. Y para los padres alegria de ver lo grandes que se vienen los niños y estar vivos para disfrutarlos, y de tristeza porque para nosotros siempre van a ser chiquitos!
    Un beso!!!!

    ResponderEliminar
  16. A mi también me da penita, mi sobrina ya anda con la mosca detrás de la oreja y con solo siete añitos... aayyy!!
    Tu hija es la caña!! Vamos, que hablando en porcentajes, alucino. Pero intentar mantener a su hermano el secreto hasta que tenga hijos, jajajaj.
    Un besote guapa!

    ResponderEliminar
  17. Cada vez cuesta más conseguir que no se enteren demasiado pronto. Un beso.

    ResponderEliminar
  18. jajajajajaja, buenísimo lo de decírselo a su hermano cuando tenga 30 tacos.

    ResponderEliminar
  19. Da mucha pena cuando saben la verdad, pero es ley de la vida que crezcan, no? ahora hay que involucrarla en la compra de los regalos para que no pierda el entusiasmo, (eso si el de ella que sea secreto).
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Y con tanto por ciento y todo, cuando vienen con estadísticas estás perdida, ja, ja.

    ResponderEliminar
  21. Jeje pero si estas no son fechas de preguntar quien son los Reyes xD

    ResponderEliminar
  22. Qué bueno. Me encantàis las madres con hijos asi de espontàneos; las anécdotas son muy buenas y claro de casta le viene al galgo!!

    ResponderEliminar
  23. Jajaja. Qué gracia me ha hecho... Pues bien bonito que sería poder mantener la ilusión hasta bien entrada la treintena... Besotes!!!

    ResponderEliminar
  24. Que lástima! que rabia da, termina la ilusión para ellos y para nosotros, cuando sabes que lo saben, ya no lo vives igual tú tampoco, aunque a ti te queda el pequeño.
    La mía se enteró fijo a los 8, aunque llevaba un año dudando y preguntando, pude mantenerla con ambiguedades del tipo que los Reyes existen mientras creas en ellos, y si dejas de creer desaparecen, pero al final fue inevitable.
    Encima se lo cascó niñodeloscojones como no podía ser de otra manera.

    ResponderEliminar
  25. jajajaja Desgraciadamente todo llega y es cierto que es una pena que pierdan la ilusión en esas fechas.
    ¡¡Me declaro fan de la niñaaaaa!! Si es que somos mucho mas listas, donde va a parar :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo de la tuya!!!! después de tu última entrada sobre ella, soy fan total.
      Besos!

      Eliminar
  26. siempre me ha gustado responder los comentarios individualmente, igual que me gusta que respondan a los míos.
    Pero ando saturada de tareas, el poco tiempo prefiero dedicarlo a escribir nuevas entradas, así que no me lo tengáis en cuenta!!!.

    Besos a tod@s!!

    ResponderEliminar