martes, 7 de mayo de 2013

¿Qué tipo de madre soy?

Follow my blog with Bloglovin
Me quedé embarazada con 29 años, soy la hermana mayor, la prima mayor y la primera de mis amigas en tener hijos. Con esta introducción tan raruna quiero decir que cuando nació mi primera hija no tenía ninguna experiencia cercana con bebés, y ni idea sobre las diferentes corrientes en cuanto a crianza y educación.
Así que me sorprendí cuando supe de palabras como “colecho” “hacer un Estivill” “criar con apego”, y cuando empecé a leer sobre las diferentes corrientes y teorías, no conseguí identificarme plenamente con ninguna.
En cuanto a crianza y educación, siempre me he regido por mi sentido común. Tan sencillo y tan complicado como eso. Y he de reconocer que me ponen un poco nerviosa los fundamentalistas de un estilo concreto de crianza.
En mi opinión depende tanto del niño, de los padres y de las circunstancias de vida que tengan, que pretender seguir un manual que te diga paso a paso lo que tienes que hacer, es ridículo. Yo he hecho cosas con mis hijos, que seguro que no habría hecho de no llevarse 16 meses, o de no ser madre trabajadora. Además algo que funcionaba con la niña, no funcionó con el niño y viceversa.
Seguir una guía de un supuesto experto, libera de mucha sensación de duda y de culpa, pero no creo que sirva para nada. El camino que yo he elegido para mi maternidad me ha llevado a convertirme en una madre que oscila entre la Rotenmeyer y el Oso amoroso, así que si hubiera que poner un nombre a mi estilo podría ser el Rotenoroso. Había que soltar una gran parida por entrada, y con este palabro he cumplido con la de hoy.
Os cuento algunas de mis experiencias como madre para que veáis a qué me refiero:
- Mis dos hijos han tenido lactancia materna, y el destete ha sido un proceso natural, que surgió de forma espontánea con la niña cuando ella tenía 3 meses y con el niño cuando tenía casi 6 meses. Poco a poco, se fueron retirando ellos mismos. Me parece que la lactancia materna es la mejor opción, pero siempre que sea factible, que no suponga un infierno ni para la madre ni para el bebé. Pasados esos meses 3 y 6 meses respectivamente, seguimos con alguna toma, pero ya fue más un mimito, que alimentación.
- Siempre he cogido mucho en brazos a mis dos bebes, y les he besado mucho. No solo para calmarles cuando lloraban, sino por gusto. Era algo que me apetecía hacer, no seguía ninguna indicación. Veía al bebé en su cunita, y me pedía el cuerpo cogerle, besuquearle y hablarle con cariño. Luego descubrí que hay un libro muy vendido que habla justo de eso, y me llama la atención que haya madres que no lo harían si no se lo dice el tal Carlos.
- Nunca han dormido en nuestra cama, excepto en ocasiones puntuales de noche con fiebre, o viajes de hotel con cama supletoria mortal. Me resulta incómodo y poco práctico por horarios que duerman con nosotros. Para mi el colecho sería un infierno.
- Hasta los 3 años, les llevé con horarios muy rígidos. Se llevan 16 meses, así que lo más cómodo para todos era saber a qué nos ateníamos. No improvisar. Esa fue mi época más Roten del Rotenorismo. Un fin de semana vino mi hermano de Barcelona y cuando me llamó, le paso al teléfono a la niña, que tenía entonces 3 años, y de pronto la oigo que dice: “pues tito, no se si tendré tiempo de verte, porque mira: desayuno, juego, salgo al parque, como, me echo una siesta, meriendo las frutas que no me gustan pero mamá me obliga, salgo al parque, baño, cena y a la cama”. La niña era muy precoz, no habéis leído mal la edad, y muy redicha. Pero yo me quedé acojonada con el repaso de día que dio, porque efectivamente, ese era su día. Sin fisuras.
- Otra de mis ideas es que antes de los dos años las guarderías son una ayuda para los padres, no para los niños. Tan pequeños lo que tienen es que estar atendidos de forma personalizada, salir a pasear a las horas de sol y dormir hasta que se despierten de forma natural. La socialización hasta los 2 años creo que es más que suficiente con la que se produce en el entorno familiar y haciendo una vida normal: salir al parque, llevarles al mercado a hacer la compra, etc. Para este tema, como en todos los que comento en esta entrada, huelga decir que estoy dando mi opinión, con todo mi respeto para quien piense de otra manera. Otra cosa es que por circunstancias no nos quede más remedio que llevarles a guardería, y yo también probé esa opción con 4 meses que tenía mi hija, pero una cosa es que no te quede más remedio, y otra que te acabes auto convenciendo de que es lo mejor. No me gusta auto engañarme con nada, y menos aún que me engañen. Tampoco necesito pintarme las cosas en bonito, para aceptarlas con resignación, si es lo que me toca vivir.
- En general, y esto aplica a todas las edades por las que han pasado mis hijos hasta ahora, no me gusta que se crean el centro del universo. Obviamente para mí lo son, soy su madre. Pero ellos tienen que saber cuál es su papel en cada momento, que son uno más entre millones de habitantes, y uno más en la historia de la humanidad. No aguanto el egocentrismo y la mala educación de los niños que son educados como si sus pedos no olieran mal.
- Actualmente con 8 y 9 años, tenemos normas rígidas en algunos temas, por ejemplo: no pueden ver la tele ni jugar con la tablet entre semana; tienen que leer, me da igual qué, les llevo a la biblioteca los viernes y pueden escoger lo que les de la gana, pero quiero que lean, la lectura les hará mucha compañía toda la vida; tienen que jugar, es muy triste ver niños que no saben jugar; tienen que hacer sus deberes solos, yo solo ayudo si hay dudas concretas después de haberlo intentado ellos, pero es su responsabilidad y su obligación hacer los deberes; entre semana se acuestan siempre a las nueve.
En este bloque habré parecido muy sargento, porque lo soy, pero a cambio hay otros temas en los que no hay esa rigidez: en el fin de semana se levanta el veto a la tele y a la tablet; pueden acostarse más tarde y comer palomitas mientras ven una película; les dejo tener al pajarito lolo, insectos palo y más fauna con las que han convivido y que yo por mí no tendría bajo mi techo ni loca; en vacaciones se produce el despiporre de horarios, alimentación y de todo.
Sigo besándoles, abrazándoles y diciéndoles que les quiero, muchas veces al día.

50 comentarios:

  1. Hola Rotenorosa! :D (me lo has puesto a huevo amiga).
    Yo también me he leído libros varios. En mi caso tampoco sigo ninguno a pies juntillas, más bien me han ayudado a ver las cosas desde una perspectiva que no me había planteado. Soy bastante más flexible que tú con horarios y rutinas, pero no me queda más remedio, porque mi vida es un caos :)
    A mí por ejemplo me preocupa mucho que Peque no sea un incordio para el resto de la humanidad. No me gustan los niños que tocan las narices (no hablo de jugar y diertirse, ojo) y sus madres los miran impávidas con la excusa de que "son niños". Quiero que mi hijo sea empático, feliz, animoso y sepa comportase...(toma ya). Y en ello estamos!
    Besotes!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues estamos de acuerdo!! a eso me refería con la metáfora (por llamarlo de alguna manera) de los que educan como si sus pedos no olieran. A mi me gustan los niños, más aún mis hijos, pero los niños maleducados que siempre van motando el número, incluso cuando se lo están pasando bien tiene que ser de forma estrambótica y ruidosa... puf, no lo aguanto.
      Besos!!!

      Eliminar
  2. Me gustan tus opiniones. Como siempre, muy práctica. Estoy de cuerdo en casi todo, en lo básico. Los míos sí ven la tele entre semana. Ni tablet ni video consolas, pero me pongo la excusa de que después de comer, como tienen jornada continúa en el cole, necesitan un rato de descanso. Luego, deberes, actividades, parque, y horarios bastante estrictos en invierno. Los fines de semana y vacaciones también nos descontrolamos, pero creo que es necesario.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde que tengo uso de razón me están diciendo lo de que soy muy práctica. Me hace gracia que incluso en esta ventanita de mi vida que es el blog transmita el pragmatismo que parece que ser que me acompaña.
      Lo de descontrolar en vacaciones y fines de semana es muy necesario, da sentido a todo el control previo ;o)
      Besos!!

      Eliminar
  3. ¿Que libro dices que has leído? ¿El del "sentido común"? Pues es el mejor que hay junto con uno más controvertido pero esencial, el de "Prueba, error" No queda otra, sobre todo con el primero, y aún así, con el segundo seguro que no te sirve lo mismo.
    Yo sólo sé algo, ahora mismo me evitaría muchas tonterías y muchas chuminadas que hice en su momento con la seta, otras las cambiaría totalmente, tendría que haber sido más estricta en algunas que no lo fui y menos en otras donde me obsesioné, pero es lo que hay, y lo que le tocó en suerte.
    Yo tampoco tenía ningún tipo de experiencia con bebés, la tuve a los 32, pero teniendo en cuenta mi nulo instinto maternal e interés por los bebé, pues ni idea.
    No le di pecho porque no me dio la real gana, y no me arrepiento. La besé y la abracé mucho, pero no desde el primer día, tuve que sentirlo, y me perdí sus dos primeras semanas en la incubadora y dos más en casa sin abrazarla más que para darle de comer, y si se ponía inquieta, de ésto si me arrepiento, por mí y por ella. Leí libros hasta decir basta, y tardé dos años en decidir que no leía ni una sola gilipollez más, unos que los abraces, otros que no, unos que flexibilidad, otros que normas rígidas...anda a la porra! Lo que me dicte el instinto. Fui tan obsesiva con los horarios que la gente dejó de quedar conmigo, porque era imposible adaptarse a ellos, me arrepiento a medias, quizás me pasé, pero creo que es importante la rutina y el orden en los niños. Me negué en rotundo a que durmieran en nuestra cama, ni en nuestra habitación, pero a los dos años cuando me divorcié y entraba a trabajar a las 6 de la mañana dormiamos en casa de mis padres para que luego ella siguiera allí cuando yo me iba, y sólo podían ofrecernos una cama, se me fue al traste la historia, y la he tenido durmiendo conmigo hasta los 8. No fue a la guardería porque tampoco me dio la gana y prefería que se quedara con su padre ya que nuestros horarios eran justo diferentes, no me arrepiento, estoy completamente de acuerdo contigo en este punto, en realidad en todos, con decir eso, no era suficiente el tocho que acabo de escribir.
    Besos, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inma, aprovecho para decirte lo contenta que estoy de que seas comentarista de mi blog, siempre tan constante, y me encantan tus comentarios. Sobre todo estos tochos. Además siempre me encaja todo lo que cuentas con la idea que tengo de tí por tu blog. Yo creo que eso de "yo soy yo y mis circunstancias" tiene muchísimo más de circunstancias que de yo. Entiendo perfectamente el no colechar porque es un puto infierno y pasar a hacerlo porque es lo que te toca en ese momento y la mejor opción de las posibles. Todo lo que comentas lo entiendo perfectamente, no me ha tocado vivirlo, pero no se cómo explicarlo, de alguna manera veo claro que cada persona reacciona en función de lo que te toca vivir en cada momento.
      Muchos besos y gracias!

      Eliminar
    2. Hija! me has emocionao, que barbaridad, con la emotividad.
      Me encanta la reflexión que has hecho sobre las circunstancias, es cierta desde luego, y me alegro de que te encaje todo, no podría ser de otra manera, pero me gusta que alguien lo remarque como haces tú.
      La constancia en comentar no es ningún mérito, más que el gustito que me da leerte y que casi siempre me das tema para darle a la tecla.
      Besitos

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho la entrada!!
    Yo no sé cómo reaccionaré si algún día soy madre, pero me identifico de primeras mucho con tus opiniones ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Irene. Ya te adelanto que todas somos mucho mejores madres, antes de ser madre, jajajajaja.
      Besos!!

      Eliminar
  5. Pues hoy te mereces un aplauso! Me ha encantado la entrada y estoy completamente de acuerdo contigo. No tanto en crianza, porque aún no he tenido oportunidad. Pero en que hay mucha talibana, mucho manual, demasiado "esto es lo mejor", y no prestamos atención a nuestro instinto y lo que el niño realmente necesita o nos pide.
    Y de niños maleducados y con pedos no olorosos, puedo escribir yo un libro!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja, esque hay muchos de esos. A mí me ponen mala...
      Besos

      Eliminar
  6. Esta entrada podría haberla escrito yo jajaja.... no sabía lo que era un bebé y me vi con dos, leí varios manuales hasta que me di cuenta de que la forma de criar es fruto de como sean los padres y los niños y las circunstancias.
    Mis hijos son tan diferentes que lo que vale para uno no vale para otro, pero si nos valen las rutinas y los horarios.
    LO dicho estoy totalmente de acuerdo con cada una de las cosas que has dicho... un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!
      Tú con mellizos está claro que tenías que poner orden y sentido común! Besos

      Eliminar
  7. Pues a mi, desde mi ignorancia, me parece genial todo lo que comentas, con cabeza y lo que cada uno considera mejor.

    Yo lo del colecho me lo planteaba. Vivendo las temperaturas Cairotas de mayo, ya puedo avanzar que o el crío nace en invierno, o va a ser que no. No creo que dormir con 2 adultos a 30 grados sea buena idea... Eso se llama ser racional no?

    El palabro es absolutamente genial!

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. te ha molado lo del Rotenoroso eh? jajajaja. Pues me salió del tirón casi sin pensar.
      Besos!

      Eliminar
  8. ¡Qué bonito! Debe ser genial compartir la vida con los hijos. [Ningún profesional de ningún área del comportamiento humano, que sea realmente profesional, aconsejará "un etilo concreto de crianza" para todos los niños.]

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues debe haber mucho no profesional publicando libros, jajajaja. Hay un montón, realmente puedes encontrar a alguien que te diga lo que quieres oir: educar en el sueño de forma estricta, dejarlo a su libre albedrío, ser rígidos con las comidas, dejarles que coman lo que quieran... Hay de todo!
      Besos

      Eliminar
    2. Sí: hay mucho no profesional publicando libros, y muchos-muchos más en la radio y en la televisión. ¡Besos!

      Eliminar
  9. Yo no practicaría nunca el colecho, es algo que no me gusta nada.
    La entrada me parece preciosa :)

    ResponderEliminar
  10. En mi opinión, tal como has dicho, cada niño es un mundo y tú te comportarás de forma de distinta con cada uno. La teorías igual te ayudan, pero en el fondo, estás tú ante el niño.

    ResponderEliminar
  11. Hemos coincidido mucho, salvo que yo en verano procuraba llevar también una rutina para que el cambio no fuera tan brusco. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. las rutinas son muy necesarias para los niños. Besos

      Eliminar
  12. Pues hija mía, lo has clavado!

    Estoy de acuerdo contigo en muchísimas cosas. El sentido común es el que debe imperar SIEMPRE. También creo que con el primero se comenten muchas inocentadas (al menos yo estaba taaaaaaan perdida y no sabía ni por dónde empezar, que hacía caso a todo el mundo, menos a mi instinto) por falta de información.

    En cuanto al colecho... las pocas veces que lo practiqué con la rubia siendo bebé lo pasé fatal, sin embargo, ahora que es más mayor, si su padre llega tarde del trabajo y yo tengo ganas de acostarme pronto, aprovechamos las dos y nos acurrucamos juntitas en la súper cama. Es tan genial notar su cuerpecito... Y en las siestas domingueras es su padre quien colecha con ella...

    Mi hija no es nada cariñosa, y ya de pequeña prefería la independencia de su cuna, o del parque o de lo que fuera, antes que los brazos... así que cogerla, la he cogido poco... pero besarla y achucharla... todo el rato! La pobre intenta zafarse (yo soy igual de raspa, así que la entiendo), pero me da igual.

    Le di el pecho hasta los 3 meses y medio y estaba harta ya, aunque luego me he arrepentido de no haberlo alargado un poco más, y cuando tenga al Baby2 intentaré estirarlo todo lo que pueda.

    Lo de la guarde, pues básicamente estoy de acuerdo, aunque en mi caso será complicado y seguramente entre antes. Ya veremos.

    Me ha encantado todo lo que nos has contado. Creo que has mostrado la visión sensata del tema de la crianza.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!.
      Pues nada, en breves estás con otro bebé en tus brazos para poder mejorar incluso lo que hiciste con la mayor.
      Besos!!

      Eliminar
  13. Pues a mí me parece muy bien eso de dejarse llevar por el instinto. Creo que siempre estamos buscando una especie de "manual de instrucciones" para los niños pero no lo hay, así que toca buscarse las castañas. Cada niño es un mundo y, como dices, no hay fórmulas universales. Ésa es mi opinión, aunque no pueda hablar por experiencia. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el tema es que para todo lo importante de la vida no existe un manual de instrucciones.
      Besos!

      Eliminar
  14. No puedo decir cómo seré dentro de dos mesecitos cuando me toque vivirlo, peeeeeeeeeeeeero hasta la fecha estas eran mis ideas punto por punto sobre cómo quiero criar a mis hijos.. es básicamente lo que hicieron conmigo y lo que yo considero lo más lógico y de sentido común.
    Ahora me queda cumplirlo cuando la peque llegue!!!
    Me ha encantado!
    besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!
      Ya no te queda nada para averiguar cómo te comportas como madre.
      Besos!

      Eliminar
  15. Pues eso, el sentido común, ni manuales, ni hostias!!! Algún libro me he leído sobre crianza, sueño, etc....pero no me ha servido para nada, porque, al final, es tu hij@ con su comportamiento quien te marca y tú quien decides entonces cómo actuar!

    Me parece muy sensato lo que has escrito, estoy totalmente de acuerdo!!! A mí me encanta achuchar y besar a Vega, me lo pide el cuerpo, espachurrarla :-D y en cuanto a lo de las guardes, estoy de acuerdo tb. Yo llevé a Vega con 15 meses, antes no me pareció en absoluto necesario. Entonces sí, porque veia que se frustraba un poco porque yo 24 horas al día ya no sabía ni a qué jugar ni qué leer, ni qué hacer...fue una necesidad mutua, tanto para mí como para ella, y no hablo de socialización.

    Eres una madre cojonuda y una cachonda, qué más quieres!!
    Muuak

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por esos piropos Jeza!! Besotes

      Eliminar
  16. Matt, leyendote me he visto totalmente reflejada... sobretodo con el primer parrafo, je,je. Con la primera tuve muchos miedos, pero cuando nacio la segunda, me di cuenta que lo que tenemos que hacer es lo que nos pide el corazón, que si llora, lo coges y punto, no por ello se va a acostumbrar a los brazos. Mi cuñada tuvo su segundo bebe hace una semana... y mi suegra ya está diciendole que se le va a acostumbrar a los brazos... anda ya!!!! Que ganas de fastidiar!!!
    Me ha encantado lo que has escrito!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Irene.
      Lo de tu suegra merece otro post, ¿por qué tantas personas se empeñan en asesorarte y darte consejos?? Qué hartura...
      Besos

      Eliminar
  17. ¡Plas plas!¿me adoptas como hija?
    Totalmente de acuerdo menos en lo de la tele y la tablet ¡estudié comunicación! no puedo prohibir algo que yo estudié...pero TODO CON MEDIDA :P

    un besote desmadroso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ay amiga, eso intenté yo y no funcionó. Los 15 minutos de tele siempre les sabe a poco, enfado cuando les digo que ya se acabó, ansia por ver más y todo un drama. Así que es más fácil, están más contentos y relajados, cuando la norma es más tajante: no se ve nada. Yo creo que es como cuando estás a dieta y puedes tomar solo un bombón. A mí eso me da ansiedad. Prefiero no comer ninguno a saber que está tan controlada la cantidad, jajajaja.
      Besos!!

      Eliminar
  18. Pues sí Matt, la educación se tiene que hacer un poco "a medida" para cada niño. Lo que funciona con uno con otro no porque se modela materia prima diferente con cada niño. El planning lo dejo para cuando hago de project manager. Aquí en la educación hay que adaptarse a los cambios que se van sucediendo.

    ResponderEliminar
  19. Me encanta la entrada, es muy práctica y real, el sentido común, es el sentido de las madres, todas deberíamos practicarlo sin tanto libro.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. efectivamente, arriba el sentido común!!!

      Eliminar
  20. Chica no puedo hablar con conocimiento de causa, pero me encanta tu formula... Y lo de tu hija a los 3 años me parece la bomba!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La niña siempre ha tenido mucha tela, y la sigue teniendo claro. Es muy precoz y muy relista.
      Besos!

      Eliminar
  21. Una madre con sentido común que está criando a ciudadanos responables e hijos de los que disfruta mucho, pero que en el futuro los disfrutará muchísimo más.
    Esa es mi opinión. Los hijos vienen sin instrucciones, pero creo un gran error intentar buscarlas a toda costa. Creo que el equilibrio y el sentido común son las mejores instrucciones para educar y criar a un niño.
    Creo que, según lo que cuentas, lo estás haciendo fenomenal y lo verás en el futuro.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Dolega, aprecio mucho tu comentario, viniendo de alguien tan sensata como tú. De todas formas no te creas que lo hago tan fenomenal, más quisiera!!, pero al menos lo intento.
      Besos!!

      Eliminar
  22. Que graciosa tu hija al teléfono! :) Yo también soy un poco estricta creo, aunque yo no lo veo tanto así pero según ajenos así soy. Pero es que creo también en “nada de tele, tablets...“, al menos por ahora que es peque. Pero como tu bien dices, coincido en que no hay manuales e incluso en una familia de un hijo a otro las cosas varían. Al final esto es ensaño y error, mucha paciencia, y un poco de humor, no? Un beso y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. paciencia está claro que se necesita para esto de educar, y sobre todo poner muchas ganas.
      Besos!!

      Eliminar
  23. MIra que me caes bien chomino!!. Me ha encantado esta entrada. Muy identificada en muchas cosas.
    Y ya no te pongo nada más porque Dolega ha escrito todo lo que iba a decitre, jajajjajaja
    Un besazo!!

    P.d. Y ahora voy a por el premio, jejejje que ya era hora!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tú sí que me caes bien!! que tienes una gracia y un salero, jajajaja
      Besos!!

      Eliminar
  24. Pues me pareces una mamá muy razonable!!! jejeje :-) y es que mira que es duro educar! no pueden ser todo fiestas y bailes, hay que marcar pautas siempre desde el amor y el respeto. Yo digo, tus hijos son felices? (que no digo riendose todo el dia eh?), te quieren y te lo demuestran? pues entonces es que lo estas haciendo bien!! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Educar es dificilísimo, porque no puedes bajar la guardia nunca.
      Me parece bien esa medida que aplicas, porque mis hijos son felices y muy amorosos con sus padres ;o)
      Besos!!

      Eliminar