martes, 28 de mayo de 2013

Milongas y otros

Drew me ha pasado un premio que se llama “Milongas de mamá” y que consiste en contar milongas que te dijera tu madre cuando eras pequeña.
La verdad es que mi madre no era de contar muchas milongas. Otra posibilidad es que lo hiciera tan rematadamente bien que no soy consciente de ellas. Pero no, creo que en general era muy clara, ya he contado aquí cuando me zampó lo de los reyes magos, así que os hacéis una idea. Solo recuerdo una milonga clara, y era el tema de su edad. Siempre ha sido, y sigue siendo, una mujer muy coqueta, preocupada por su aspecto, y de cuidarse mucho. Lo de cumplir años no lo debía de llevar bien, así que se quitaba un porrón. Llegó un momento en siendo ella la mayor de 6 hermanos, era la que menos años supuestamente tenía. No fui consciente del tema, seguramente porque le daba cero importancia, hasta que ya cuando tenía yo 15 o 16 años, la oí un día decir que ella tenía 30. Qué campeona la tía… Me indignó bastante, la verdad. Ella lo hacía como una broma, pero a mí me pareció fatal. No volvió a restarse años, hasta que mi hija un día le preguntó inocentemente: “abuela, tu cuantos años tienes”, y contestó tan ufana: “diecisiete”. Con un par. Ante mi indignado: pero mamáaaaa!!!, otra vez vas a empezar con eso???. Me contestó: “ay chica por dios, no seas pesada. Para una niña pequeña, 17 años ya suena a muchísimo, tampoco la vamos a asustar más”.
Otra milonguilla que nos decía cuando nos portábamos mal, era que nos iba a enviar a un internado, pero no tenía ningún impacto: primero porque no se lo creía ni ella misma, mi madre era una madre entregada que no habría aguantado sin sus tres polluelos alrededor, y segundo porque yo era muy fan de los libros de Torres de Malory, así que incluso en el remoto caso de que aquella amenaza se produjera, no lo veía yo tan problemático.
Como ha habido muy poca chicha milonguera, he tenido la suerte de que me cayera un premio de Inmagina, que consiste en contestar a unas preguntas que Inma ha pasado de hacer (bien!) y contar once cosas. No se si llegaré a once cosas sin repetirme con alguna que ya haya contado, pero ahí va mi intento:
  1. En el trabajo he conseguido el traslado por el que llevo meses luchando. En septiembre me incorporo a otro departamento que tiene mejores perspectivas que el actual. Estoy muy contenta por haberlo conseguido, porque ha sido duro. Mis jefes se han resistido y me lo han puesto muy complicado.
  2. A veces pienso que me habría gustado tener más hijos.
  3. Llevé muy mal trabajar cuando ellos eran más pequeños, seguramente es uno de los principales motivos por los que no hemos tenido más hijos. Hasta los tres años me habría gustado estar con ellos en casa.
  4. En casa tenemos el piano que tenía de pequeña en casa de mis padres. Ya no toco casi nunca, pero me gusta tenerlo, y mis hijos están aprendiendo.
  5. Este año he ido a clases de pilates. Me ha gustado, a pesar de que siempre me da muchísima pereza ir, porque voy tan justa de tiempo, que implica ir corriendo a todas partes.
  6. También continúo con clases de inglés. Me encantaría tener tiempo para recuperar mi maltrecho alemán, pero no he encontrado hueco.
  7. Solo he tenido un buen jefe en los 16 años que hace que trabajo. No me he llevado mal con ninguno, pero digamos que no se han ganado mi respeto profesional. Hay mucho manta, y para ascender las cualidades que se requieren no son específicamente relativas a la valía profesional.
  8. Mantengo a mis dos mejores amigas de la infancia, aunque no vivimos en la misma ciudad, seguimos en contacto, y cuando nos vemos es como si no ha pasado el tiempo.
  9. No aguanto viajar en coche con canciones infantiles, así que retiramos esa temática bastante pronto. Mis hijos con dos años ya viajaban oyendo a Bruce Springsteen.
  10. No le veo la gracia a los GT que ahora están tan de moda. Prefiero un buen vino, o una cervecita en una terraza al sol.
  11. Este verano nos vamos a dar un pedazo de homenaje con un viaje los cuatro juntos, por la costa oeste de los estados unidos. Estamos organizando todo nosotros, y el vivirlo anticipadamente, buscando hoteles, rutas, información en internet, es un disfrute.
 También me dio un premio Patricia N., pero como este ya lo tenía, y además, no se me ocurren más cosas para contar, simplemente se lo voy a agradecer desde aquí.
Le paso estos premios al que los quiera, esta vez, no son nominales.
Mucho me premiáis, demasiado diría yo. La verdad es que estoy contentísima con los lectores de este blog, que sois pocos (para mí muchos, pero por lo que oigo de estadísticas de lectura de otros blogs lo mío es misérrimo), pero muy resultones: comentáis, premiáis y os pasáis por aquí de forma muy constante.
Así que aprovecho la ocasión para daros las gracias!.

41 comentarios:

  1. Vamos que al final acabaste siendo tú mayor que tu madre...jajajjaja...qué crack! Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. efectivamente!! es muy fuerte lo suyo... Besos

      Eliminar
  2. Mi madre tampoco era muy de milongas, o es que yo me las creía?
    También tocas el piano? Yo sigo teniendo el mío en casa de mis padres, ahora empieza a tocarlo mi sobrina, y tengo uno en casa, antiguo que me regaló marido.
    Muerta de envidia estoy con el pedazo de viaje que estáis preparando!
    Enhorabuena por el traslado!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recibí clases de piano muchos años, y me examinaba en el conservatorio hasta que empecé en la universidad, porque se requerían muchas horas de práctica y no me daba tiempo.
      Cuando empezaron a estudiar piano mis hijos, mis padres insistieron en que me trajera el piano, porque allí en su casa estaba solo de adorno...
      Un beso!

      Eliminar
  3. Ohhh! Qué viaje más chulooooooo! Yo estuve por esa zona hace cinco años y me gustó mucho. La Pacific Coast Highway es una pasada :D
    Enhorabuena por lo del trabajo!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias maja!. Ya os contaré, todavía quedan dos meses, para el viaje, pero estoy deseando.
      Besos!

      Eliminar
  4. Mis hijas tocan el piano. Mi madre más que milongas tenía unos dichos asturianos muy curiosos. Felicidades. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya nos contarás algún día esos dichos!.
      Un beso!

      Eliminar
  5. A mí también me da mucho por saco viajar con música infantil jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es que son muy machaconas!!, la de padres que estoicamente se hacen viajes con el trailarí trailará, ufff...

      Eliminar
  6. Amos por partes:

    ¿Has conseguido el traslado, que tan preocupada te tenía y no lo has proclamado a bombo y platillo? Muy mal Matt.

    ¿Os váis de ruta por la costa Oeste y lo dices así como si tal cosa, imagino que para ponernos los dientes largos? Muy mal Matt.

    Te deberían haber enviado al Internado a aprender modales. Mi madre era peor, me amenazaba directamente con enviarme a un Reformatorio, y hubo momentos en que llegué a creermelo jaja.

    Besitos, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, al reformatorio!! jolín con tu madre!!.
      Lo del traslado me lo acaban de confirmar, y ya ves que he aprovechado la primera ocasión, premio mediante, para contarlo.
      El viaje, ya contaré con más detalle, que estoy con una ilusión total.
      Un beso!!

      Eliminar
  7. ¡¿Cómo? ¿dónde está mi comentario?

    Te decía que me ha hecho mucha gracia eso de que tu madre no era mucho de milongas (suerte que no lo era, si no seguro que acabaría siendo más joven que tú) o, si lo era, lo hacía tan bien, que te las había colado todas.

    Muy bueno

    ResponderEliminar
  8. Felicidades por el currado traslado. Oye yo salgo poco, que es un GT??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gin Tonic, jajajaja. Ahora hay una corriente fan de los mismos. Te ponen regaliz, o frutos, mil tipos de gins y tonics. Muy cool todo...
      Pero donde esté mi cervecita ;o)

      Eliminar
  9. Ayyyyyy, ese viaje!! Qué envidia más mala me das...

    Besos,

    ResponderEliminar
  10. La RAE me confirma que milonga es, como se entiende por el texto "Engaño, cuento". Mi suegra también se quitaba la edad, en mi familia no se usa. ¡Felicidades por el movimiento en el trabajo, y por el próximo viaje!

    ResponderEliminar
  11. Uy, mi madre solía contar la fría y cruda realidad, nada de milongas, ¡ojalá!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja hay milongas que se agradecen!

      Eliminar
  12. Jajajajajaja, joder con tu madre...
    Mi madre ha sido siempre de la escuela práctica. Ni una milonga. Sincera hasta el delirio.

    QUé envidia me da ese viajeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!

    Te propongo una entrada: guía práctica para saber moverse en Twitter. No le veo la gracia de ninguna de las maneras. Necesito que alguien me explique cómo funciona, porque temo quedarme obsoleta y ser la típica madre carca que no sabe cómo funciona nada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco te creas que piloto tanto, pero le voy pillando la gracia. Besos!

      Eliminar
  13. Mi madre es "mi eterna quinceañera", no te digo más, siempre fue mucho más joven que yo!
    Me muero de envidia con ese viaje!

    ResponderEliminar
  14. Enhorabuena por tanto premio!!! te los mereces todos!!! la verdad que yo tampoco me acuerdo de que mi madre me dijera milongas... siempre ha sido muy seria y muy cortante, o por lo menos ese es el recuerdo que tengo yo, porque ahora con sus nietas es otra persona!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada que ver ser madre con ser abuela, miman y consienten todito todo
      Besos!

      Eliminar
  15. Ah!!! Y enhorabuena por el cambio de departamento!!!

    ResponderEliminar
  16. Enhorabuena por el traslado!!!

    Me ha matado lo de los diecisiete años de tu madre... A este paso va a nacer mañana. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la dejas... Vaya que sí!! Jajajaja

      Eliminar
  17. Enhorabuena a la premiada pero sobretodo enhorabuena por el traslado!!!!
    Milongas mi madre?? quizás la que más me traumatizó era la que utilizaba para que me comiese las judías verdes o el hígado (ajjj que asco sólo de pensarlo)"como no lo comas se lo digo a la Madre María y te manda a Biafra" (leyenda urbana del cole) y yo comer lo comía pero no volví a comerlo nunca jamás

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puf! Hígado! Eso no me lo han hecho comer a mí...
      Un beso!

      Eliminar
  18. Me ha gustado mucho lo que cuentas y sobre todo, ¡que te guste Mafalda! Asi que, ya cuentas con una nueva seguidora. Besos.


    www.sobrevolandoloscuarenta.blogspot.com

    ResponderEliminar
  19. ¡¡Enhorabuena preciosa!!
    Ese viaje que estás preparando lo hicimos nosotros hace muchos años y es absolutamente fabuloso. Lo recordarás siempre, te lo aseguro. Es una preciosidad.
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay qué ganas tengo de ese viaje Dolega!!

      Eliminar
  20. HOLA
    VENGO DE BLOGS AMIGOS
    ME GUSTÓ TODO LO QUE VI EN ESTE SITIO, LO HE RECORRIDO.ES BUENO COMPARTIR TODO AQUELLO QUE FORMA PARTE DE UNO MISMO Y QUE PUEDE ENRIQUECER AL OTRO.

    ME QUEDO POR ACÁ

    lujanfraix.blogspot.com

    MI BLOG PRINCIPAL POR SI QUIERES VISITARME ALGUN DIA.

    BESOS

    ResponderEliminar
  21. felicidades por el premio!!

    Un beso y muchas gracias por tus ánimos

    ResponderEliminar