martes, 16 de julio de 2013

Nemo, gusanos y otros animales

El otro día sin venir a cuento, mi hijo comentó que hace un año murió nuestro pez inmortal que al final no lo era, Nemo. Como fue la segunda entrada que escribí, en un momento en que debía tener como dos lectores, os dejo el enlace AQUÍ por si queréis pasar a ver cómo sufrió mi lechón con esta pérdida. Vivió con nosotros casi 6 años, que para un niño de 7 años que tenía, es una barbaridad. Hasta tal punto fue el sufrimiento que no ha querido tener otro pez, solo ha querido un pez robot, pero real no quiere ninguno porque dicen que no serían igual de buenos que Nemo.

También tenemos desde hace bastantes años al pajarito Lolo, famoso por ser el pájaro que peor canta de la historia de los pájaros.

En este invierno mi hija vino un día con insectos palo, que fueron acogidos con gran regocijo, pero que en dos días, estaban enterrados en la terraza en una maceta próxima a la de Nemo. Nuestra terraza es como una extensión del cementerio de la Almudena.

La última incorporación a nuestra vida familiar fueron unos gusanos de seda, que nos tuvieron buscando hojas de mora por todo Madrid y al rededores, cómo comen los tíos. Insaciables. Se hicieron huevos, luego mariposas, y finalmente pusieron cientos de huevos… No quiero ni pensar cuando todos estos eclosionen. Ahora tenemos todos los huevos en un sobre en la nevera, y allí estarán hasta primavera. Miedo me da.
Como ya conté el verano pasado, durante todo el mes de julio mis hijos van a un campamento de día a un club deportivo a las afueras de Madrid, les recogemos allí y pasamos tarde de piscina. Todos los días me reciben con una larga retahíla sobre bichos, que observan, analizan, meten en botes, y luego devuelven al campo. Aquí una muestra de una chicharra y unos bichos bola:



El viernes se incumplió la última parte de “…y luego devuelven al campo”, y cuatro tijeretas han pasado el fin de semana ¡por error! en nuestra casa. El viernes vinieron a merendar a casa a cuatro amiguitas, una de las cuales trajo las tijeretas, con la emoción de pasarse la tarde jugando a las tinieblas como si no hubiera un mañana, la niña se olvidó al irse de las tijeretas. Terrible. Me lo intentaron ocultar, pero los cuchicheos, miraditas y risitas histéricas, hicieron que el misterio durara unos cinco minutos.


Yo no se a quién han salido estos niños con este amor a todo bicherío viviente, llamadme loca, pero no les encuentro ningún atractivo ni interés.

32 comentarios:

  1. Ay, cómo les entiendo... yo hacía lo mismo. Todo bicho asqueroso que encontraba iba para el bote. Luego lo cuidaba y al final lo soltaba. El colmo llegó con una escolopendra que a mi madre no hizo nada de gracia y que me podía haber picado... pero no. Total, déjalos, eso es bueno, son defensas y pierden el miedo a todo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. estos no necesitan perder el miedo porque no lo tienen!! no saben lo que es...
      Un beso

      Eliminar
  2. Odio los bicho, pero los míos no me los traen a casa. Tampoco tienen muchas oportunidades, la verdad...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eres de las mías entonces!! pero sin hijos bicho-friends como los míos.
      Un beso

      Eliminar
  3. ¿Ningún atractivo? Lo entiendo, a mí me atraen muchísimo pero lo entiendo. ¿Pero ningún interés? ¡Si hay tanto que verles!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, eres como mis hijos Silvia, me lo temía. Tienes tanto interés por todo y eres tan observadora, que claro, los insectos no se salvan.
      Un beso!

      Eliminar
    2. Ahora que... debo confesar que quien los manipula es mi marido (los guarda en sal, para que no se echen a perder) yo los veo, si hace falta moverlos, los transporto en algún papelito, pero tocar-tocar no me gusta la idea ;)
      ¡Un beso!

      Eliminar
  4. Es genial, son niños de ciudad sin temor a los bichos y animalitos del campo, una ecuación acertada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. así es! una combinación urbanita rural muy curiosa.
      Un beso

      Eliminar
  5. A mí me encantan los bichejos. Es bueno que tus hijos amen la naturaleza. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti también??? ay madre... jajajajaja
      Un beso

      Eliminar
  6. Mira! Ya me pica todo sólo de leerte. ¿Para qué voy a volver a explicarte todos los bichos que han entrado en esta casa? Pero recuerdo que los primeros fueron los gusanos de seda, traídos por bendito padre, que como ya no vivía aquí se ve que quería dejar su impronta. Que asco dios mío! que asco!!!!!!! Cuando se convirtieron en mariposas fue todavía peor y tuve que llamarlo para que se llevara aquello de casa porque yo no me atrevía ni a tocar el recipiente.
    ¿Y caracoles? ¿No habéis tenido?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues mira caracoles no, eso no se les ha ocurrido. Ay que asco, yo no puedo tampoco con tanto bichoooo
      Un beso

      Eliminar
  7. Que quieres que te diga, a mi me encantan los animales, pero no puedo con los bichos... los insectos... no, no... que asco!!! Menos mal que a mis niñas aun no han tenido esas genialidades, pero te aseguro que en mi casa no entran con insectos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja eso decía yo, y mira, al final alguno va entrando.
      Un beso!

      Eliminar
  8. jajajaja, yode pequeña era igual!!!
    Daba de comer a las hormigas de delante de mi casa todos los días... Horror.
    Luego se me pasó la tontería y ahora sólo me gustan los mamíferos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a qué edad se pasa la tontería?, para ir haciéndome una idea, jajajaja.
      Un beso

      Eliminar
  9. buff!! yo tambien soy poco de bichejos!!! jajaja! animales todos pero bichos... suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo no puedo con ellos, pero mis hijos les miran con auténtica admiración, les observan durante horas y flipan.
      Un beso!

      Eliminar
  10. Simpática la entrada.. vaya que vivió ese pez! Para un bicho de esos es mucho! Bah, eso tengo entendido..
    Me causó gracia lo de la extensión del cementerio en la maceta. En el jardín de mis padres hay unos cuantos animalitos también.
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, es muchísimo, en pecerita globo de estas que cambiábamos el agua nosotros. Cada vez que íbamos a por comida a la tienda donde lo compramos, el dependiente alucinaba de que siguiera vivo. Decía que no había visto nunca que un pececillo de esos durara tanto tiempo. De ahí que pensáramos que teníamos un ser inmortal ;o)
      Un beso

      Eliminar
  11. Yo nunca he sido mucho de insectos, quizá porque mi madre es entomóloga y arrastro un trauma intrauterino pero yo creo que está muy bien que aprecien a los seres vivos. Se aprende mucho con esas cosas, aunque lo de las tijeretas me ha dado un poco de cosita... Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. trauma intrauterino por madre entomóloga!! jajajaja, lo que no se te ocurra a ti...
      Un beso

      Eliminar
  12. Jajajajajajaaj Yo detesto toda clase de insectos, incluso las polillas de la ropa! O.o

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. las polillas de la ropa son de lo peor, qué feas son las pobres!!!
      Un beso

      Eliminar
  13. Tus hijos son geniales (eso ya lo sabes pero bueno...), lo del pez es de no creer ese si que era eterno, a nosotros se nos murió Ojon (un pez telescopico que teníamos desde hace 3 años) murió ayer cuando las niñas estaban en la escuela así que lo creme tirándolo en la estufa. Aún quedan tres en la pecera. Yo no tengo mucho problema por que a mis niñas le dan miedo casi todos los bichos que no sean gatos, ni en broma agarran un bicho de esos que nos muestras.
    Besos y suerte con el zoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hubo un tiempo que ahorraban para montar un zoo, así que no vas desencaminada con tu última frase. Daba penita los pobres con su hucha, guardando cada céntimo que les daban o se encontraban para poder montar un zoo...
      Un beso!

      Eliminar
  14. ¡¡Sobre todo a las tijeretas, que meten unos muerdos que te pasas!
    Como se te metan por la ropa, es muy divertido :P
    Ahhh los bichos... menos mal que ya pasaron esos tiempos y ahora todos somos adultos y criminales de bichos :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. con mis hijos delante no puedo ejercer de la criminal de bichos que llevo dentro, ayyy.
      Un beso!

      Eliminar
    2. 2criminales de bichos" :D ¡qué malas!

      Eliminar
  15. Hombre, lo de las tijeretas tiene delito, pero los demás bichitos son mu majos, mujé! Jajajajaja! (qué te voy a decir yo, claro...).
    Muas!

    ResponderEliminar