jueves, 5 de septiembre de 2013

Querido mes de septiembre...

El mes de septiembre dejó de ser un gran mes hace ya mucho tiempo.
De pequeña me encantaba septiembre, después de tres meses de descanso y vacaciones, era el momento de ver de nuevo a mis amigas y de estrenar material escolar nuevo (me encantaba el olor del papel y el plástico nuevo).
Durante la carrera también me las arreglé para aprobar siempre en junio, así que aunque mi estado natural óptimo son las vacaciones, he de reconocer que en septiembre veía con ilusión la vuelta a las clases y las juergas.
Toda alegría terminó tan pronto empezó la edad adulta y las obligaciones laborales, pero la verdadera tragedia aún estaba por llegar: la vuelta al cole de los hijos.
Para más inri, marido siempre tiene un viaje de dos semanas en septiembre, que este año se ha visto incrementado a cuatro.  Y yo, para los que no oísteis mis pucheros en la postdata de mi última entrada, acabo de incorporarme a un nuevo departamento. Todo precioso (modo irónico on).
¿¿¡¡¡Por qué Dios mío???!!! ¿Por qué???!!! (visualizadme postrada de rodillas con la mirada al cielo y los brazos en cruz, que a mi el melodrama me va mucho).

Esto es un infierno.
Mis días transcurren de la siguiente manera:
-          Me levanto ya cansada a las 7 de la mañana. Directa a la oficina donde paso entre 7 y 8 horas leyendo cosas que me suenan a chino mandarín antiguo e intentando echar un cable a mis compañeros para después sentirme el ser más inútil del universo. Durante todo ese tiempo, mi hermana está con mis hijos en la piscina, y a petición mía (que ya me vale lo masoca que soy) me manda algún mensaje con lo que están haciendo y comentarios muy de tita que babea con sus sobrinos en plan: “Tu hijo tiene un don para la natación, tía tenemos al nuevo Phelps en la familia!!”.
-          Fuera de la oficina: compro libros, forro libros, compro material escolar (que ahora ya me la sopla si huele bien o no, porque estoy hasta el moño), forro más libros, cuadro agenda de septiembre de cumpleaños, extraescolares… dejando hueco para las reuniones de inicio de curso con los profes y sigo forrando.
-          Como tres veces más de lo que comía hace una semana. Cuando estoy cansada me da por comer, pensé que era capricho para compensarme por la mala vida, pero no, me estoy observando y no se por qué será pero el hambre que me entra es muy real, no es un caprichito. Alguna explicación fisiológica tendrá, ¡maldita fisiología!.

Para compensar este sinvivir, mis hijos están más felices que nunca. Descansados, relajados, con ganas de ver a los amigos del cole, y sabiendo que empiezan dentro de nada, pero con clase solo por la mañana, que es lo que tenían que hacer en los trabajos a los adultos ¡¡una fase de adaptación!!!. La necesitamos mucho más que los niños de guardería, ¿no se dan cuenta?, que ya no somos esponjas, ni flexibles, ni todas esas bobadas que se dicen de los niños, y aún así, ZAS! De golpe todo el marrón sin anestesia. No hay derecho hombrepordiosya…


Lo dicho: querido mes de septiembre, ya no te quiero.

34 comentarios:

  1. Pues a mí me sigue gustando... Pero, claro, es que yo vuelvo al cole cada septiembre, el olor de libros nuevos, agendas, forros, y voy adaptándome durante los primeros quince días... Así que sigo como los niños...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me das hasta envidia, y soy la persona menos envidiosa que conozco ;)
      En serio, claramente me equivoqué de trabajo... Pero me di cuenta tarde, y ya, conste que lo he intentado pero no ha habido forma.
      Disfruta tú por mi, snif. Ya se que también te comerás marrones, pero tendrán más sentido que los míos, eso seguro!. Sufrir por un fondo de inversión no es lo mismo que sufrir por tus alumnos.

      Un beso

      Eliminar
  2. Pues yo tampoco le quiero nada de nada, y eso que ni vuelta al cole, ni forrar libros, ni niños disfrutando en la piscina mientras yo sufro en un nuevo departamento.
    Pero por mi, que se vaya a la porra, hombre ya!!
    Animo guapísima! que esto también pasará!
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Trax. Realmente ya sería una mierda sin el forrado y lo demás. El hecho de que se hayan gastado las vacaciones y los días vayan siendo cada vez más cortos, ya son dos grandísimos inconvenientes...

      Un beso!

      Eliminar
  3. A mi también me cae mal, nunca me apetecía volver al colegio de nuevo.... Aunque luego me lo pasara bien.

    Ánimo con ese departamento nuevo, seguro que en breve le pillas el truco.

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Jajaj.. y bueno, con tantas obligaciones se entiende que estes un poco cansada y le hayas perdido cariño al mes. A mi nunca me produjo mucho septiembre, salvo el tema de que por aquí llega la primavera y eso siempre es bueno porque implica que los frios del invierno comienzan a irse (y yo los detesto! Se pueden ir prontito, eh! A que esperan?). Ademas florece la ciudad.. es lindo por eso.
    Besitos, y animos para lo que queda de este mes, que recién empieza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vosotros empezáis lo bueno ahora. Un beso y disfrútalo!!

      Eliminar
  5. Bueno, pero de que vuelvan al cole si tendrás ganas ¿no? Serías la primera madre del mundo mundial que no quiere que sus retoños empiecen la rutina. El problema es justo en este momento claro, o todos de vacaciones o ninguno. Y tienes toda la razón, eso debería presentarse con firmas como iniciativa popular, los adultos a empezar a trabajar con media jornada para irse habituando.
    A mí, no obstante, el post me ha sabido a gloria, tanto despotricar de la adolescencia, y de los ordenadores para estudiar, me has hecho recordar el follón de hace unos años con los preparativos y lo sencillo que es ahora todo, por la edad y por el ordenador. Viva!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues mira, no lo había pensado nunca, pero lo cierto es que no tengo ganas de que empiecen el cole. Nosotros siempre tenemos rutina, no necesito las obligaciones escolares para imponerlas. Ahora yo sufro más porque me encantaría estar con ellos por la mañana y no en la oficina. Pero se que ellos están genial. Y ya te digo que rutina tienen, pero más molona: se levantan cuando han dormido lo suficiente, desayunan, hacen 2 páginas del libro de verano, leen, mi madre o mi hermana y se les lleva a la piscina... Vas a comparar!! De todas formas, no es algo que me plantee ni que me de pena tampoco que empiecen el cole. Simplemente se que es algo que llega, que es lo que toca, pero no recuerdo haber sentido ganas de que empiecen el cole.
      Un beso!

      Eliminar
  6. Yo sigo en la etapa universitaria... No he llevado nada para septiembre, y aún así... No me gusta septiembre... jeje por una parte quiero empezar, pero después de la primera hora de clase ya tengo ganas de 2 meses de vacaciones... jaja =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ayyy Irene, disfrútalo mucho. Lo mejor es la época de estudiante. Desde luego mi bioritmo es cuando estuvo más equilibrado.
      Un beso!

      Eliminar
  7. Matt:
    Tu panorama no se ve muy grato para éste mes, pero piensa que cuando regrese tu marido, la cosa volverá a la normalidad y ya le habrás sacado algún gustito...
    Lamentablemente siempre hay que volver a la normalidad, luego de las vacaciones y mira que tus niños seguro les vendrá muy bien, retomar sus rutinas diarias en el colegio, junto a sus compañeros, ya que tenerlos más tiempo en casa, luego los hace desordenarse y perder los hábitos de estudio...
    Seguro en un tiempito más te acomodas a tu nuevo departamento, que los cambios siempre son complejos, pero no eternos... Mucho ánimo guapa!!!.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis hijos lo pasan muy bien en el colegio, soy yo la que sufro más en invierno...
      Pero bueno, es lo que hay, así que pa´lante!!!!
      Un beso y gracias por los ánimos!

      Eliminar
  8. Yo creo que comes más porque gastas más energías. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pero energía física no gasto, es mental. En vacaciones me muevo muchísimo más, menudas caminatas nos hemos metido en estados unidos. Ahora me paso un montón de horas sentada en la oficina y con más hambre que cuando estaba en movimiento.
      Un beso!

      Eliminar
  9. Me duele cuando se acaba el amor... jajaja!!!

    No puedo decirte nada más que ánimo, que pronto pasa y que mires el lado bueno de las cosas: septiembre tiene sólo 30 días... podría ser peor y tener 31, jajaja!!!

    Duro con ello, campeona!!!! Vamos tigresa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajajaja, siempre puede ser peor, está claro!!!
      Un beso

      Eliminar
  10. Pues a mí tampoco me gusta nada. Es un preludio del otoño (que no está mal) con todo lo que conlleva ese mensaje de "va, marchando, que se ha acabado el verano".

    La vuelta al cole (de los hijos) es lo mejor del mes y lo peor, sin duda, esas dos primeras semanas en las que no ha empezado el cole pero hay que ir a trabajar y dejas a los pequeños al cuidado de los mayores con ese "ay" en el corazón. Luego llegas a casa -muy desordenada-, pero todos vivos.

    Bueno no sigo, que si no sería más largo el comentario que tu entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, cómo entiendo lo del ay en el corazón y cada día sorprenderte a la vuelta porque siguen vivos y todo ha ido bien, jajajajaja. Estamos fatal.
      Este año no estoy llevando mal que ellos estén de vacaciones y yo no. Han ido todos los días a la piscina con mi madre y/o hermana y lo han pasado genial.
      Un beso

      Eliminar
  11. Secundo la moción de la fase de adaptación en los trabajos... que ya no estamos para trotes. Con el tema de tu cambio de departamento, tranquila que nadie nace sabiendo. Seguro que en un par de meses lo tienes todo más que controlado...

    Y a mí nunca me ha gustado septiembre porque augura frío y mal tiempo. No me mola nada. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mi me gustó durante muchos años, pero ahora ya no... Es que incluso trabajando en verano es otra cosa, porque sales y te vas a la piscina con los niños. Compara con salir con frío, recogerles y supervisar cual perro guardián que hacen sus deberes y estudian.
      Un beso!

      Eliminar
  12. Joé, soy la única persona en el mundo a la que la vuelta a la rutina no sólo no le importa sino que además cree que está infravalorada?

    Es cierto que el jaleo de los preparativos de la vuelta es un poco rollo, pero este año, con el reposo, me las ingenié para tenerlo casi todo en Junio... libros incluidos. Así que estoy relajadita...

    Y por supuesto, NECESITO que la rubia vuelva al cole, porque está rebelde way total!

    Bs y ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja... yo he sido muy de rutina, y ahora me he vuelto rebelde. Bueno, en realidad, quiero rutina pero de la buena. Que hay de malo en una rutina vacacional??
      Casi cualquier cosa que no empiece con un madrugón es bienvenida.
      Un beso

      Eliminar
  13. Ayyyy...yo tampoco me estoy con septiembre. Estoy llevando la vuelta al cole de Peque mu malamente, para qué negarlo. Esperemos que vaya mejor de lo esperado...¡porfaaaaa!
    Ánimo con tu nuevo curro, dentro de nada lo tendrás por la mano!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que va a ir bien!!, tú tranquila, que ya verás como en dos días Peque está integrado y feliz en su cole de mayores.
      Un beso

      Eliminar
  14. Animo guapa!!! Estoy contigo en que necesitamos adaptacion nosotros casi mas que los peques :) Me alegra que tus peques esten disfrutando mucho al menos, y ya esta aqui el finde asi que que disfrutes tu con ellos tambien! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bendito fin de semana, qué bien sienta.
      Un beso!

      Eliminar
  15. A mí me gusta mucho septiembre porque incluye mi cumpleaños. Me gustaba mucho volver a la escuela, como estudiante y como docente. Ahora que trabajo en la parte administrativa de la universidad, el regreso a clases se hace pesado, y como estos días he andado tristona, pues no es el mejor momento para echarle porras a septiembre ;) pero bueno: en México el 16 es feriado y no se trabaja, y a mucha gente eso le da mucho gusto: este año también a mí :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como estudiante me gustó, y como profesora (que es mi vocación frustrada) creo que me encantaría. Pero cuando el trabajo es de oficina, es como estar en el día de la marmota. Me encanta el curso escolar, con su inicio, sus objetivos, su fin y su merecido descanso tras el fin.
      Disfruta ese día festivo!! y coge fuerzas!.
      Un beso

      Eliminar
  16. Septiembre , es un mes duro supone la vuelta a la rutina diaria, pero bendito mes donde ya cada uno sabe de sus quehaceres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esa es una ventaja, pero aún así... no me compensa.
      Un beso

      Eliminar
  17. Toda una declaración de intenciones. Ay, es que a mí este mes nunca me ha gustado demasiado, pero encima este año estoy demasiado cansada para pensar en ello.

    ResponderEliminar
  18. Esta época y las últimas compras de navidad (porque las normales me encantan)es lo que hacen que dé gracias a Dios de habre pasado esa etapa :P
    Besazo

    ResponderEliminar