viernes, 27 de septiembre de 2013

Tres ejemplos de telepatía

Sigo bastante saturada mental y físicamente, por los pequeños avatares a los que hago frente en este mes: cambio de departamento, ausencia maridil, inicio escolar etc.
Así que el poco tiempo que tengo libre no me apetece escribir en el blog, pero esto que os voy a contar quería escribirlo porque son de estas cosas que se me olvidan seguro si no lo hago ahora.

Siempre me ha maravillado lo bien que conoce mi hija a su hermano. Es algo realmente sorprendente porque le interpreta y traduce desde siempre, con una facilidad pasmosa. Os pongo tres ejemplos que han ocurrido en estos días:

1. En nuestro maravilloso viaje (del que parece que ha pasado una década por lo enmarronadillos que estamos ahora en comparación con lo libres y felices que estuvimos) le dimos duro al tema bolera. Descubrí, por cierto, que tengo un don para los bolos, pero eso ya os lo cuento en otro momento, solo deciros que he apuntado en mi lista de cosas para hace:, jugar a los bolos. Bueno, pues de pronto el otro día dice el niño: "mamá, me apetece mucho ir a ... eso... a lo que fuimos.... sí eso...mmm... lo de los zapatos... la tienda de zapatos...." y claro, yo flipando no sabía ni de qué hablaba y rápidamente la niña mientras hacía unas pulseras de tiras de goma, que se pasa el día haciendo ya ha regalado a todo el mundo alguna, dice: "que quiere ir a la bolera mamá". "Sí, eso, la bolera, que no me salía".
FLIPO. Ella como si nada, sin darle ninguna importancia como cuando hace estas cosas. Y él igual, ¿da por hecho que su hermana le lee el pensamiento o cómo es la cosa? ¿¿la bolera???. Insisto: FLIPO. Según me explicó la niña, mientras seguía dale que tienes con las pulseras, "estaba claro mamá, no ves que allí te dan unos zapatos?".

2. Algo que hacemos mucho es entrar a las tiendas de animales del barrio, somos muy conocidos en todas, a veces es para comprar comida para pajarito Lolo o cloro para la pecera, otras solo por ver. Hoy había en nuestra favorita un gatito ideal, a la salida en niño ha empezado una disertación de estas surrealistas suyas que no había ni por dónde cogerla porque se lía se lía, y al final yo creo que ni él sabe lo que estaba diciendo. Cuando le he dicho que se dejara de rollos y que se expresara mejor y de forma más clara, la niña me ha dicho: "pero si está clarísimo, te está diciendo que a lady Gaga y a Lolo no les cuida porque a veces se le olvida que están en casa, pero que a un gatito le daría de comer y le haría todos los cuidados porque siempre se acordaría de que está en casa". Bueno, pues yo solo le oía mucho blablablabla y algunos:eh mamá, acaso tú no oyes a un gato? eh mamá, pero a un pez le oyes??. No siempre tiene tan poca facilidad de palabra, pero hay momentos en que está como empanado y no hay quien le entienda, excepto su hermana, claro.

3. Ibamos por la calle de Alberto Aguilera de paseo y dice el niño: "mamá, por qué no vamos a la plaza de Chamberí", "pero hijo, si vamos en dirección contraria" - le digo yo-. "No mamá, quiere ir a Conde Suchil", "Sí eso". ¿QUÉ? pero ¿CÓMO? ¿Cómo sabe a qué plaza quiere ir realmente si no ha dado una letra?.
YO ALUCINO.

Menos mal que lo he dejado documentado, porque supongo que en algún momento mi hija dejará de tener telepatía con su hermano, y yo no recordaré estos ejemplos tan surrealistas de lectura de pensamiento...

Besos y feliz fin de semana

23 comentarios:

  1. Muy bueno.

    Mi hijo mayor también se entiende muy bien con su hermano pequeño. Muchas veces con una mirada lo hace callar cuando piensa que está hablando demasiado y me va a contar algo que ha liado él mismo en el colegio, que su hermano sabe y no ha dicho nada. En fin, mucha complicidad que da un gusto...

    BEsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es sorprendente y bonito a partes iguales. Están sintonizados.
      Un beso!

      Eliminar
  2. :-) Ellos se entienden..
    Muy bueno que dejes plasmado esas conversaciones, son muy graciosas.
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me olvidarían seguro, como tantas cosas que pasan y una no retiene.
      Un beso!

      Eliminar
  3. El último ejemplo es el más sorprendente, los otros pueden entrar dentro de la conexión del lenguaje infantil entre iguales, pero el último...flipo.
    Se me había olvidado...me he puesto ñoña...Toooodos los días al volver del cole teníamos que entrar en la tienda de animales de la Plaza con mi setica, a mirarlos todos y a montar alguna que otra discusión, porque ella probaba - quiero un hamster, quiero un pez, quiero una carolina, quiero otro gato - que verguenza pasaba y ahora lo he recordado con nostalgia.
    Lo de los bolos ¿a que mola? El coriano está federado y en un equipo en primera, es muuuuuy bueno y me está enseñando, vamos a menudo, menos de lo que nos gustaría, pero a mí me encanta, y eso que los deportes no son lo mío, y no se me da nada mal, me lo paso pipa.
    Besitos, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el último la única pista es que era la plaza más cercana desde donde estábamos....los bolos me han chiflado, es genial lo del coriano!.
      Oye que alegría verte de nuevo, que te echaba de menos. Te iba a escribir un mail pero no quería ser intrusiva en este tiempo que te has dado de distancia bloguera. Espero que todo vaya bien. Un beso!

      Eliminar
    2. Va bien, mis preocupaciones siguen ahí y trato de tomar una decisión, o aprender a convivir con ellas o echarle huevos y ponerles remedio, lo de siempre vamos jeje.
      Ahora mismo es que estoy en momento me apetece escribir pero me da pereza ponerme.
      Besitos guapa, y gracias por interesarte

      Eliminar
  4. Sí que es flipante, si. ¡La última es de nota! nosotros vivimos muchos años muy cerquita de ahí. :)
    Los niños son sorprendentes y hay algunos hermanos que tienen mucha compenetración.
    Nosotros también somos muuy aficionados a los bolos. A mi marido le encantan, jugaba muy bien hace años pero ahora apenas vamos. :P
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, apuntalo en tu lista de cosas para hacer. Yo siempre tengo una, y cuando las limitaciones circunstanciales, económicas o del tipo que sean que me impiden hacerlo desaparezcan iré haciendo todo lo de la lista ;)
      Un beso

      Eliminar
  5. Jajaja! Estoy con las demás, la última es un flipe!!
    Por lo que he observado en casa, los hermanos tienen esa telepatía que tú dices, se entiendes que no veas...
    Espero que vayan mejor las cosas y te desagobies un poquito!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser común entre hermanos, aunque yo no tuve telepatía con los míos. Nos llevábamos bien pero no estábamos tan compenetrados como veo yo a mis filios. Besos!

      Eliminar
  6. Jajajaj, tu niña es increíble! Desde luego le tiene bien calado.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho! No tiene secretos para ella!. Un beso

      Eliminar
  7. Tu hija es una crack! Eso o tiene un don... ;) Bssss

    ResponderEliminar
  8. Alucino con tus hijos. Cada día alucino más... Mira a ver si pueden potenciar ese don. Lo mismo te sacan de pobre... Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja, yo también alucino con ellos!!, aunque es más normal de lo que parece entre hermanos, la diferencia es que yo lo escribo todo y queda documentado!!. No en serio, estoy convencida de que hay muchos niños ocurrentes, simpáticos y telepáticos como los míos, la diferencia es que yo les observo mucho y luego os lo cuento.
      Un beso!

      Eliminar
  9. Tus hijos son de antología. No importa, si como respondes arriba, hay muchos ocurrentes y telepáticos, ¡los tuyos son de antología! Capaz que si no lo escribes, con los años pensarías que estás inventando, que no ha podido ser como lo recuerdas :) Como dice Inma, la última es increíble :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pareces la abuela de los niños!! jajajajajajaja. Es cierto que son muy especiales, qué voy a decir yo?. Y sí, está claro que si no lo tuviera escrito y con testigos casi siempre, dentro de unos años no me lo creería. De hecho antes de escribir el blog, muchísimo antes, en realidad en cuanto mis hijos empezaron a hablar, ya empecé a escribir todas sus ocurrencias. Este invierno lo imprimí, encuaderné y se lo regalé a mi padre por su cumpleaños. Mis padres se lo pasan bomba releyéndolo, porque claro, les trae el recuerdo de cuando pasó cada cosa.
      Un beso!

      Eliminar
  10. Geniales. Espero que no deje de hacerlo, qué conexión más chula entre los dos!

    María Cañal B. o www.mystoriesproject.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. Yo a veces también tengo que recurrir al mayor para que me traduzca a su hermana, ...es alucinante

    ResponderEliminar