jueves, 7 de mayo de 2015

Mi madre

Os voy a contar algo muy feo, que va a arrojar bastante sombra a la imagen que tengáis de mi. Ahí va: me llevo mucho mejor con mi madre cuando estamos a 600 km de distancia.
Los seis meses al año que pasa en el sur, vivimos una especie de idilio madre-hija, que se va a tomar por culo a las 72 horas de estar compartiendo ciudad.
Ahora que está lejos nos llamamos dos veces al día, guasapeamos mil, nos mandamos fotos y vídeos de sus nietos. Todo es alegría y armonía.
Cuando está por aquí cerca acabamos saturadas la una de la otra. Las dos somos cabezotas y tenemos nuestras costumbres, y poca paciencia con las costumbres de la otra.

Con las fotos y vídeos que envío de la peque, exagera muchísimo y me dice que es el bebé más precioso del mundo, que está espabiladísima y qué grande y "qué buena leche tienes hija, habrías sido un ama de cría fabulosa, no te rías, que estaban muy valoradas". Oye, es un dato saber cómo te podrías haber ganado la vida en otra época, según tu madre.

Luego habla con mi hija la mayor y comenta en mitad de la conversación y sin venir a cuento: "tú cuídate mucho para que llegues a la jubilación tan bien como yo y la puedas disfrutar". Gran mensaje para una niña de once años. Mi hija se parte de risa y yo también, colgamos y todos felices comemos perdices.

Cuando está aquí todo es un pelín más complejo. A ver, que nos llevamos bien, en general. Yo la quiero mucho, obviamente, y la valoro y tal, pero me satura. No puedo evitarlo, me sienta mal reconocerlo, pero es así.

Este es uno de los poquísimos post que he escrito en estos casi tres años, en los que me alegro de que este blog sea privado y anónimo, y que ni familia ni amigos sepa de su existencia. De lo contrario a media hora de publicar tendría llamada de mi madre para meterme una chapa monumental y como la cosa no quedase suficientemente aclarada, mañana la tenía personada en la puerta de mi casa. Como si lo viera. Lo que yo os diga: muy cansino todo, pero que no me falte nunca.

27 comentarios:

  1. Solo tu sabes de la existencia de este blog???
    Curioso!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una excepción: mi marido. Cuando dí de alta el blog, estaba tan emocionada que se lo tuve que contar. Luego me arrepentí de haberlo hecho y le pedí que aunque lo lea, no me comente nada.
      En realidad no es tan curioso lo de mi anonimato, hay muchos blogueros así. En mi caso, no tengo ninguna pretensión con el blog, no estoy especialmente interesada en darlo a conocer ni necesito que mi familia me lea, ellos ya saben cómo soy y lo que me pasa.
      Aunque nunca cuento nada especial, pero saber que si quiero puedo escribir lo que me de la gana, es una sensación que me encanta. Si me enfado con mi hermana o con mi suegra, puedo venir aquí a despotricar y no habrá consecuencias.
      Tampoco contaría las batallitas de mis hijos tan alegremente como lo hago.
      Un beso

      Eliminar
    2. Mi blog también es anónimo para toooooda mi familia, menos para mi contrario, para el es simplemente invisible, y no me arrepiento, intento no criticar, aunque ganas no me falten, pero ese anonimato me da alas para hablar de lo que quiero y como quiero. Por cierto, creo q mi Hada lo ha descubierto, pero ahí anda, calladita.

      Lou

      Eliminar
  2. Me siento identificada en todo, excepto en que durante 6 meses al año viva a 600km. jajajjaja

    Respecto a la Rubia la tengo que frenar constantemente, que si te dicen que es bonita vale, pero no se lo digas tú a todo el mundo una y otra vez como si no hubiese más niños bonitos sobre la faz de la tierra.

    Chocamos en muchos y variados temas, y ella no sabe reconocer sus errores, los enmascara, los niega o echa la culpa a mi padre, a mí eso ya me pone a tope y me niego a bajarme del burro aunque piense que hay un punto intermedio, porque aunque yo llegue a él ella no se moverá y a mí me dará más rabia aún. Pero todo esto en un contexto de amor, me hace mucha falta y la quiero mucho!!! Y sin que ella me oiga: es una santa por aguantarme!!!

    Las frases de tu madre son tan buenas como las de tus hijos mayores, hay que pensar en la jubilación y en el más allá... :P

    Bsssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que lo pienso, esta relación madre-hija es muy habitual. Pero me encantaría que fuera como esas (pocas) madres e hijas que están super unidas, que hacen un montón de cosas juntas y no se enfadan nunca. ¿Por que las hay, no? ;P
      Un beso

      Eliminar
  3. Ay, las madres. Esa especie en la que nos estamos convirtiendo.
    Yo no me llevo mal con ella, pero tampoco bien. Nunca he sido sumisa, de "nena, ponte esto que te favorece"; podía ponérmelo, pero o por mi gusto, o de mala leche. Y hay algo que le "echo en cara", y es que somos muyyyyyy distintas, y ella nunca ha intentado ponerse en mi lugar. Por eso yo ahora, con la mía (hija), que también es bastante distinta a mí, intento al menos aceptar las diferencias, no intentar imponer mi criterio, que es lo que hacían conmigo.
    Lo de los 600 km te digo yo que debe ayudar mucho. Y lo de cuidarse para la jubilación también ;) jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y pobretica, que no lo he dicho. Que claro que la quiero mucho, y que una madre, siempre es una madre.

      Eliminar
    2. Me gusta tu primera frase, es cierto que nos vamos convirtiendo en ellas. Yo a veces tengo reacciones, sobre todo con mi hija la de once años, en las que reconozco a mi madre, y no precisamente a mi madre en su mejor momento... tú me entiendes...
      Un beso

      Eliminar
  4. Creo que mi madre también se merece un post.... yo también me llevo mucho mejor con ella cuando está a 80 km.... de vez en cuando se autoinvita a casa el fin de semana por aquello de disfrutar de los peques y a mi me dan varias tendencias asesinas, aunque agradezco su labor...
    Por cierto en momentos así también valoro mucho el anonimato de mi blog. Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El anonimato del blog es oro puro amiga.
      Un beso

      Eliminar
  5. estoy en igualdad de condiciones. claro que yo lo llevo dificil porque vivo con mi madre!
    por eso procuro no coincidir en una habitación con ella a solas. si hay más personas siempre es más fácil. pero solas las dos... pfffff
    esta mañana por ejemplo, me levanté muy temprano y estaba en la cocina tranquilamente, en silencio, sin música, hasta sin pensar en nada podría decir... pero a los 30 minutos aparece ella. y se pone a hablar de todo! en serio no paró de hablar todo el tiempo que estuve ahí. de tooodo.
    y yo a las 6am no tengo ganas ni de escuchar mis pensamientos -.-
    y sí, la amo. pero a lo García Márquez (me gusta cuando callas porque estás como ausente..)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JajajajJajJajajajaja!!! Me has ganado totalmente con tu comentario!. Ahora ya se que como yo quiero a mi madre tiene nombre, la quiero a lo García Márquez. Muy grande.
      Un beso

      Eliminar
  6. Hola. si te sirve de consuelo me pasa lo mismo con mi madre... la adoro pero mejor lejos... al final si estamos mucho tiempo juntas terminamos saturadas la una de la otra. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que lo mio es de lo más habitual. Así que hay muchas probabilidades de que nosotras como madres seamos igual de intensas...
      Un beso

      Eliminar
  7. Hay una frase famosa: Madre hay una sola... y justo me tocó esta a mí!
    Veo a mi madre todos los días pero no más de 20 minutos (más que suficiente).
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que racionar sí, por salud mental XP
      Un beso

      Eliminar
  8. Las madres son así, sobre todo cuando se hacen mayores. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el caso de mi madre es así desde que tengo uso de razón, no se ha agudizado con el paso del tiempo.
      Un beso

      Eliminar
  9. Como te entiendo nena... como te entiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se que tú me entiendes porque nuestras madres son almas gemelas. Ay.
      Un beso

      Eliminar
  10. Pues yo no veo nada raro. Me parece que es una relación normalísima entre una madre y una hija. La que tienen mis cuatro hermanas con mi madre, sin ir más lejos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con cuatro hermanas, doy por hecho que hablas con conocimiento de causa. Los comentarios también corroboran que una vez más, soy de lo más vulgar en la relación con mi madre.
      En cualquier caso, te aseguro que si mi madre leyera esto se montaba un drama nivel "un terremoto destroza la ciudad de los Angeles".
      Un beso

      Eliminar
  11. Más o menos así me pasa con mi madre, excepto que no se le podría llamar idílica a nuestra relación a larga distancia; "muy buena", nada más. Pero así multiplicado por un millón me pasa con mi abuela (tampoco es una relación idílica a larga distancia, pero sí mejor que "muy buena"); sin embargo a mi asunto ponle conflictos psíquicos profundos enredándose con su propensión al drama. Y mi blog no es anónimo así que me desahogo aquí :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermosa, pasa a desahogarte cada vez que quieras, que esa intensidad con madre y abuela, es mucha intensidad.
      Yo no he tenido prácticamente relación con mis abuelas, y es algo que me apena, en España se dice: "quien no tiene abuela, no tiene cosa buena".
      Mis hijos sin embargo, sí tienen mucho trato con las dos, y las adoran. Intensidades vitales incluidas, merece la pena.
      Un beso

      Eliminar
  12. Pasa a menudo. Cuando vivía más cerca de mi madre no es que me llevara mal con alguien pero ahora que estoy tan lejos me llevo mucho mejor y la echo mucho en falta a veces. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  13. ay! mi mamá suele estar a 10.000 km y todo es fantástico e ideal, pero ha sido llegar de visita (por mes y medio, no te creas que mucho más) y... ¡ay!

    mi hermana, sin embargo, que la tiene al lado, no vive un día sin hablar con ella, me la veo cualquier día tocándome la puerta porque no aguanta una hora más sin su mamita, entonces serían dos contra mí... ¡ay, ay y ay! xD

    ResponderEliminar
  14. Me quedo con la última frase: mi madre es muy, muy cansina y también me satura, pero que no me falte nunca porque sin ella me muero.
    Un besote!

    ResponderEliminar