lunes, 27 de abril de 2015

Cosas que odio

El otro día leí esta entrada de Ro sobre cosas que odio y me he animado a escribir las mías.

1- No soporto la expresión "se puede decir más alto pero no más claro". Todo el mundo la dice continuamente, seguro que los que me estáis leyendo también. Un día toqué fondo de tanto oírla y ya no la soporto. Con lo bien que queda un "bien dicho", o simplemente "estoy de acuerdo", o nada oye, que el silencio está infravalorado. Pero no, había que buscar una forma más repipi, hasta en un anuncio de la tele la usan.

2- Odio la mala educación en la mesa. Llevarse el cuchillo a la boca, comer con la boca abierta, sorber... Cuando era pequeña mis hermanos y yo comíamos en casa cada día y mi madre nos dejó bien educaditos. Mis hijos por el contrario son de comedor escolar, en las cenas lo intento con poco éxito, a veces parece que comparto mesa con bárbaros salvajes.

3- No soporto los cambios de temperatura durante el día, eso de amanecer a 7 grados, abrigarte bien y empezar a sudar hacia las doce del medio día porque de pronto estás a 20 grados. Y te sobra la ropa, y vas cargada de cosa, sudando y con los pies doloridos encerrados en zapatos de invierno. Arggg.

4- No me gusta la gente que se tiene por graciosa y todo el rato tiene que hacer un chiste o una broma de algo. Me encanta el humor, y reír es lo que más me gusta del mundo, pero no de forma burda ni abusando.

5- No soporto los niños gritones. Como soy madre de tres se supone que tengo que ser más tolerante con los niños. Pero no. Un niño asalvajado y mal educado es lo peor. Todos tienen sus momentos, pero lo malo es que algunos no tienen momento bueno.

Otro día escribo cosas que me encantan para no quedar como una gruñona empedernida.

33 comentarios:

  1. Comer con la boca abierta sólo es equiparable a hablar escupiendo. Yo tenía una vecina que siempre lo hacía y la llamaban la paraguas :D

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso ya son palabras mayores Eva, ¡qué asco!. Otra cosa que no soporto es la gente que invade tu espacio, se acerca muchísimo cuando habla contigo y te da toques, como para asegurarse que estás pendiente de lo que dicen. A ver, a esa distancia es imposible no estar pendiente.
      Un beso

      Eliminar
  2. Pues las apoyo, fíjate. Lo de la expresión de más alto pero no más claro yo no suelo usarla porque me da la sensación de que significa "te lo podría gritar, pero no explicar mejor, si no lo entiendes es que eres tonto, te jodes" y no me gusta.
    Con lo de los modales en la mesa me pasa igual, soy una sargento. Mi madre era bastante estricta y yo que soy escrupolosa, así que imagínate. Cuando he estado con adolescentes o con niños en el trabajo he tenido guerras abiertas y al final he conseguido pequeños logros... pero es muy dificil, yo no sé por qué hoy hay tan poco sentido de la educación con los niños, de verdad. A mi prima la pequeña (que tiene 16 años, ojo) la han dejado siempre hacer lo que le parecía porque según sus padres "era algo que aprendería sola con el tiempo y la madurez" Pues no. 16 años y sigue empujando con el dedo, masticando con la boca abierta y cogiendo la cuchara con el puño. Cuando voy a su casa le pego cada voz que la espabilo.
    En fin, creo que soy mucho más gruñona que tú :DD
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La teoría de tus tíos es un puntazo, je, pensar que ellos solos van a empezar a comer con educación es muy grande.
      A mi lo que me sorprende es lo de los míos, son totalmente inmunes a mis enseñanzas. TODAS las noches repito lo mismo unas cinco veces sin ningún éxito.
      Un beso

      Eliminar
  3. :D yo no soy impresentable, pero mis modales en la mesa podrían mejorar... lo de los niños gritones lo comparto contigo: qué desagradables pueden ser...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué sincera eres Silvia!, lo de reconocer que tus modales podrían mejorar es mucho. Por pura estadística tiene que haber leyendo esto varias personas en esa situación pero es poco probable que reconozcamos ante nosotros mismos nuestros defectillos, menos aún que los publiquemos.
      Un beso

      Eliminar
  4. Se puede decir más alto pero no más claro!!!

    jajajajajjaja

    Es broma... yo creo que no lo uso, pero mi madre es una constante... y mi padre lo odia...
    Lo de la mesa, me pasa lo mismo. MI madre en eso ha sido estricta y masticar con la boca abierta o hablar mientras se mastica es algo con lo que no puedo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me solidarizo con tu padre!, jejejeje. Hay muchísima gente que lo dice mucho, incluso en comentarios de blogs que sigo suelo leerlo cuando el comentarista está muy de acuerdo con la entrada :)
      Un beso

      Eliminar
  5. Me parece genial tu entrada de cosas que odias. Y se nota en ella que no eres tú muy de odiar, que eres más bien comedida.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas, tengo bastantes manías. Odiar es una palabra demasiado fuerte pero sí hay muchas cosas que no soporto, con la edad me he vuelto más intolerante.
      Un beso

      Eliminar
  6. Yo confieso que alguna vez he dicho la primera frase. No la uso muy a menudo pero, ya sabes, se pega todo menos la hermosura...

    En cuanto a lo de la mala educación en la mesa, me supera. Hay veces que hasta se me quita el hambre, con eso te digo todo. Y los niños gritones también me ponen muy nerviosa.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también se me quita el hambre. Me pone muy nerviosa y encima no poder decir nada ya es el colmo. Al menos a mis hijos les meto una voz cuando hacen algo muy macarra.
      Un beso

      Eliminar
  7. Yo pensaba que tenįa a mis hijos educados en la mesa pero no es cierto. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que no son peores que los míos...
      Un beso

      Eliminar
  8. Yo soy más de "Más claro el agua!!!" o las "Las cosas claras y el chocolate espeso" Jajajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La del chocolate me gusta, nada que ver.
      Un beso

      Eliminar
  9. Es un gran trabajo de síntesis elegir solo 5 cosas, he querido hacer este tag pero no me decido entre tanto odio xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejejeje, pues tienes razón, se necesita capacidad de síntesis porque hay muchas cosas por ahí insufribles XD
      Besos

      Eliminar
  10. JAJAJAJAJA, muy bueno. De acuerdo en todo, en lo que menos en el primero. Y lo que más, la educación en la mesa. Mi madre era (es) bastante histérica para eso, e hija suya soy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces pienso que sería mejor que no me hubieran educado tan bien, viviría ignorante, feliz, sin ser consciente de lo cerdita que son algunas personas ;).
      Besos

      Eliminar
  11. Estoy de acuerdo en casi todo, menos en lo primero que no es algo que me moleste oir concretamente... Sobre todo, los niños mal educados!!
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños maleducados y gritones son EL MAL. Insoportable.
      Besos

      Eliminar
  12. Me has intimidado y no diré que lo puedes decir mas fuerte 🙊🙊🙊🙊 un besote desmsdroso

    ResponderEliminar
  13. Yo también odio lo de los malos modales en la mesa... se puede decir más alto pero no más claro... jajaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha guasa, pero de verdad que hay gente que lo suelta continuamente.
      Besos

      Eliminar
  14. Hola. parte de tus odios los comparto en especial lo de los cambios de temperatura bruscos... y la mala educación en la comida tampoco la soporto... pido un mínimo de modales y civismo... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  15. Pues yo odio escribir un comentario en tu blog y que blogger me lo borre.
    Odio esa expresión tan pero tan "in" de.. "es que no es sólo tal cosa, es, lo siguiente"...
    Odio que la educación se refiera sólo a lo que se ve, prefiero a una persona sencilla sin dobleces que sorba la sopa que a un gilipollas que la coma correctamente (que los hay a patadas).
    A mi, los graciosos me parecen gilipollas pero a los que encuentro verdaderamente peligrosos es a los "felices", desconfío profundamente de la gente que sonríe sin parar, algo esconden.
    Los niños gritones no me gustan, pero es cierto que los niños a veces gritan, tampoco me gustan los niños maleducados, que no dicen ni perdón ni gracias, pero a los que detesto profundamente es a sus padres que no les enseñan a comportarse.
    ¿Sabes qué?, que a mi no me importa parecer gruñona porque soy gruñona, gruño antes lo que no debe ser y no se debe consentir, no me vale de mucho, de hecho, los padres que no educan a sus hijos no los van a empezar a educar porque yo gruña, pero al menos me queda ese consuelo.
    Ahora que no nos oye nadie, te diré que desde que trabajo de cara al público, odio a la gente, a veces agradezco no tener una metralleta o los mataría a todos...
    Ale, dejo ya de gruñir.

    Lou

    ResponderEliminar
  16. No solo no has quedado como gruñona (al menos para mí), sino que estoy de acuerdo con casi todo lo que dices.
    A mí una frase que me ataca es "que digo yo", dicha después de algo tan poco original que lo dice casi todo el mundo.
    Con la mala educación en la mesa me ocurre como a ti. Y con los profesionales de la gracia. Y con los padres que piensan que es obligación de los demás compartir las impertinencias de sus ineducados hijos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Hola Matt. Acabo de descubrir tu blog y me encanta, ¡enhorabuena! Me llamo María José, soy de Zaragoza, y como a ti me encanta leer, viajar y el cine. Junto a mi marido, nos hemos embarcado en la aventura de adoptar uno o dos nenes, aunque habrá que esperar mucho hasta tenerlos en casa. Tenemos un par de blogs para contar nuestras cosas: papasporadopcion.blogspot.com y elcinedenuestrasvidas.blogspot.com. Una vez más, felicidades por el tuyo. Me está gustando mucho.

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias por tus palabras, Matt.
    Te las doy también por haber compartido conmigo tu tiempo y haberme acompañado en mis tonterías.
    Te deseo todo lo mejor, con esa familia que tienes tan maravillosa.
    Sigue así, no cambies porque eres estupenda.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias por tus palabras, Matt.
    Te las doy también por haber compartido conmigo tu tiempo y haberme acompañado en mis tonterías.
    Te deseo todo lo mejor, con esa familia que tienes tan maravillosa.
    Sigue así, no cambies porque eres estupenda.

    Besos

    ResponderEliminar