viernes, 19 de agosto de 2016

Día laborable de vacaciones

Hoy es uno de esos gustosos días laborables en el que yo tengo vacaciones.

Marido trabaja y todo sigue su ritmo normal, con la diferencia sustancial de que yo no me pego un madrugón infernal para pasarme un montón de horas sentada frente al ordenador en la oficina.

Levantarme sin prisa, quedarme un rato en pijama, desayunar con calma, estar con mis hijos, salir a hacer la compra, llevar a la peque al parque... Esas pequeñas delicias.

Me encantan días así sueltos sin hacer nada especial, ni salir de vacaciones, ni tener ningún plan previsto.

Ya hemos vuelto del parque, mi pequeña juguetea a mi al rededor, en cuanto escriba esta entrada tan naif, la daré de comer y se echará su siesta. Yo comeré tranquila, a una hora decente, no tarde ni cansada como cuando salgo de trabajar a las tres, y luego veré una película o leeré a Jo Nesbo hasta que la pequeña se despierte.

Debo ser muy simple, porque días así me hacen súper feliz. Todo el mundo opina que me hartaría de una vida en la que todos mis días fueran tan simples. Lo dudo, aunque nunca se sabe. Yo creo que ya he tenido suficiente "emoción" en mi vida, en cualquier caso, pasar 37 horas semanales en la oficina no lo considero yo precisamente emocionante. Aunque es cierto que te relacionas con adultos, tienes momentos de motivación, de aprender, de conseguir resultados... Bah, no me convence. Como decía, ya he tenido una vida plena en ese sentido, y ahora lo que me apetece es días tranquilos disfrutando de mi tiempo, de mis hijos, de leer, de ver series, de que me sobre tiempo...

En cualquier caso, como solo son días sueltos los que tengo este pequeño lujo, me puedo plantear disfrutarlos sin más. Y el lunes volver a la oficina, agradecida de tener un trabajo, básicamente por el sueldo, pero ¡oye, es algo importante!.

Besos y feliz fin de semana

27 comentarios:

  1. El lunes a las 8 vuelvo yo, pensare en ti. Mi familia se queda en la playa y yo he llenado mis tardes de mil tareas, algunas culturales, otras relaja tes y alguna doméstica, lo que sea para evitar el silencio y la soledad de mi casa.
    Los días de invierno sueltos me rncantan pero estos... Uf
    Besos
    Lou

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si estás sola y no es solo un día, ya es otra historia. Yo estoy con mis hijos y a las tres y media llega marido del trabajo. Así que no es soledad, solo es tranquilidad.
      Animo con tu vuelta el lunes Lou.
      Un beso

      Eliminar
  2. ¡A disfrutar!
    ¿En serio has ido al parque con este calor?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Of course!!. Hasta las 12 aprox se está bien en la calle. Es un parquecito pequeño en sombra, y estábamos solas y en la gloria. Luego ya casa con aire acondicionado y por la tarde piscina. Pero a estas alturas del verano a primera hora de la mañana estamos a unos 25 grados.
      Un beso

      Eliminar
  3. Que disfrutes ese día de relax.. me encantan esos días así.. aca tenemos tan pocos dias de vacaciones! La legislación está muy atrasada con respecto a otros lugares.. y si, muchas horas en la oficina, la verdad es que dan ganas de tener mas de esos días tranquilos.. cada tanto un feriado por ahi se disfruta..
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo disfruté mucho. Las vacaciones son una necesidad.
      Un beso

      Eliminar
  4. Claro!, tener dias asi de tranquilos es uno de los placeres de la vida. Por cierto, soy una nueva seguidora.
    Saludoss

    ResponderEliminar
  5. Un poco de rutina casera se agradece. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. A mí también me encanta tener algún día por ahí suelto sin planes especiales. Simplemente para hacer el vago. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son días de lo más disfrutables. Un beso

      Eliminar
  7. Cada vez estoy más de acuerdo con eso de que la felicidad está en saber disfrutar de las pequeñas cosas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente. Es la típica frase que has oído toda la vida pero que no interiorizas y reconoces como propia, hasta llegados a cierta edad.
      También es cierto que yo a los 20 necesitaba algo más que la felicidad de las pequeñas cosas. Pero todo tiene su momento, y a mi ahora, con un buen huevo frito, una mañana sin madrugón y una puesta de sol, ya me tienes feliz.
      Un beso

      Eliminar
  8. Yo AMO la simpleza de la casa, la niña, hacer lo que me apetezca. Las "emociones" que necesito están en las novedades de su desarrollo, en una película, en un helado, y para "realizarme", digamos "plenamente", están los espacios en los que duerme y puedo escribir, estudiar... Ahora doy clases a un niño, dos veces por semana, y para mí es el tope ideal de "actividad y emoción". Oro para que mis proyectos -y los del papá de mi hija- funcionen, y yo pueda estar así, como de vacaciones permanentes. Porque lo bueno que tiene tu vuelta al trabajo sí que es bueno: una entrada segura y constante de dinero permite disfrutar con tranquilidad esos espacios... de tranquilidad... sin ella, se pone canijillo.
    ¡Besos, Matt! Enhorabuena por el día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, valoro y mucho la tranquilidad y estabilidad que le da a mi vida mi sueldo. No tengo muchos problemas que tendría de no cobrarlo.
      Además, en mi caso no me puedo quejar demasiado, porque a pesar de la rigidez del horario, es bueno y me permite tener las tardes libres.
      En cualquier caso, puestos a soñar, preferiría no necesitar mi nómina y vivir en la simple rutina de un día como el que os he contado en la entrada.
      Un beso

      Eliminar
  9. qué puedo decir yo que trabajo casi 48 horas a la semana. y sumale 1 hora diaria para ir y venir a la oficina... los fines de semana a veces no me apetece hacer nada más que estar en casa con pijama todo el día...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me da reparo quejarme porque soy consciente de mi suerte. Trabajo de 8 a 3 y una tarde a la semana hasta las 6. Pero mis primeros años trabajando fueron en una consultora en la que raro era el día que salía antes de las 10 de la noche. Por eso, aunque en entradas como esta no lo parezca, valoro mucho el trabajo que tengo. Pero aún valoraría más no necesitar trabajar y pasar mis días en calma con mi familia.
      Un beso

      Eliminar
  10. Yo llevo más de dos años viviendo esa "simpleza", sin niños, y te aseguro que ni me he cansado, ni me aburro.
    En unos meses tendré menos tiempo para mi, pero lo disfrutaré infinito también.
    No me planteo ya una vida de oficina, horarios y prisas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Traax, qué alegría verte por aquí. Me pregunto muchas veces cómo te irá el embarazo. Una pena que no quieras escribir del tema.
      Un beso

      Eliminar
    2. No news, good news ;)
      Todo sigue bien, camino de las 16.
      Hazte un facebook jaja
      Muaks!

      Eliminar
  11. Los días simples son los mejores, con lo a gusto que se está! Jajaja

    Besos flor

    ResponderEliminar
  12. Los días simples son los mejores, con lo a gusto que se está! Jajaja

    Besos flor

    ResponderEliminar
  13. Yo esos días ahora mismo los tengo los (pocos) fines de semana en los que no tengo guardia. Y a veces consisten en no salir de casa... Y yo soy súperfeliz. Y no me aburro en absoluto... jajaja

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que esos dias simples son pequeños placeres en una vida demasiado complicada, muchas veces por nosotros mismos y sin darnos cuenta... Me has hecho feliz sólo con leerte.
    Besotes!

    ResponderEliminar
  15. A mí me encantan esos días que retratas en este post. Pero claro, el único problemilla es que el número de días de vacaciones, y más cuando tienes hijos, es tan reducido, que invertirlos en eso hace que luego no existan para verano, navidad, días que se ponen malos y no tienes otra opción... Me ha hecho mucha gracia lo de que te hartarías de una vida simple. Ja! Eso es como cuando te dicen, si no trabajas te aburrirías. No señor, si no trabajase, con la cantidad de cosas que me interesan a mí en este mundo, aseguro que me sobrarían planes. El otro problema es que para eso (y muchas otras cosas) necesitas dinero, y ¿quién te da el dinero? La nómina, si tienes la suerte de tenerla. Pero sí, lo de 40 horas semanales en la oficina que venga alguien y me explique dónde lo ve emocionante, que yo debo estar muy ciega. Un beso!

    ResponderEliminar