domingo, 17 de marzo de 2019

Presentación a alumnos de cuatro años vs. a mayores de treinta

En la reunión de inicio de curso de A., que está en infantil de cuatro años, la profesora nos explicó que durante el año cada niño tendría una semana en la que era el protagonista. Esa semana llevan una cartulina con fotos de ellos, su familia y las cosas que les gustan, hablan de ellos, y los padres van durante una hora a hacer una actividad en clase.
Sudores fríos.
Desde septiembre que nos dieron la noticia hasta enero, no di con el tema para la actividad. Y por fin, la semana pasada fuimos convocados al aula.
El tema que elegimos fue: las plantas. Dimos una charleta súper sencilla sobre la importancia de las plantas, su función, necesidades. Y luego germinamos una semilla.

Yo iba con ganas en negativo. Me he tirado rajando del tema meses. Y al final resulta que ha sido una experiencia buenísima con una audiencia totalmente entregada. He hecho muchísimas presentaciones de trabajo, infinitamente más curradas, sobre temas de los que soy especialista, y la audiencia se ha mostrado aburrida, cabizbaja y con nula participación. Qué penita cómo nos marchitamos con los años.

En el aula de A. no fue así. Ya nada más entrar la profesora le dijo que nos presentara y ella empezó: "esta es mi mamá, se llama M.". De pronto una mano levantada y un niño rubiales deseando decir algo. Le dan la palabra, y dice "Yo vi una peli de una niña que se llamaba M. y me gustó mucho". Esa fue la precuela del nivel de participación que nos íbamos a encontrar.
Proyectamos el ppt de 5 diapositivas y en todas y cada una, incluida la portada, había unas 15 manos levantadas deseando participar.
"Yo una vez pisé una planta"
"A mi me gusta comer mandarinas y tienen semillas"
"El hermano de mi papá fue a un desierto, allí no hay plantas"
"Las plantas beben agua y yo también bebo mucho"

Y ya cuando pusimos la diapositiva de una escena de bambi para ilustrar que las plantas son la casa de los animales... ahí la audiencia de 4 años desbordó
"Yo una vez vi bambi pero me quedé dormida y mi hermana luego me dijo que fue muy bonita"
"En los árboles viven los búhos"
"En el campo viven los conejos"
....

Y ya no es solo lo participativos, siempre respetando turno de palabra con manos en alto, eran las caras de interés y de ilusión máxima.

Después de la presentación, germinaron cada uno una semilla de judía, entre algodones húmedos y lo metieron en un vasito con su nombre para verla crecer en casa.

Cuando nos íbamos nos despidieron con aplausos, tirando besos, y diciendo adiós con la manos.
Una experiencia magnífica y eso que yo iba en modo grinch.

Qué agradecidos y qué ganas de aprender se tienen a los 4 años.
Qué nos hace la vida para que nos vayamos marchitando y dejando la energía y las ganas en el camino...



21 comentarios:

  1. Los niños son muy receptivos y agradecidos si se les trata con un poco de sensibilidad. Lo orgullosa que se quedaría la peque. Te veo volviendo, por aclamación popular. La que vale, vale.
    Besos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pequeña estaba emocionada totalmente. Cada rato nos daba un abrazo, tan feliz de vernos en su clase...

      Gracias por tu confianza pero por lo que me han comentado todos los padres están siendo un éxito. Se ilusionan con todo y son tan agradecidos, que da gusto

      Un beso

      Eliminar
  2. Bufff, no me extraña que estuvieras en modo Grinch, a mí esas cosas también me superan y eso que afortunadamente en el cole de mis hijos no me ha tocado hacer nada parecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los dos mayores tampoco tuvimos nunca que hacer nada así. Y cuando nos lo contaron a la reunión de inicio de curso me pareció fatal, porque yo nunca había dado una charla para tantos niños tan pequeños, y lo primero es que ni se me ocurría que tema, porque el tema lo elijan los padres no te dan ni siquiera unas ideas.
      No todo el mundo vale para estas cosas y pensaba que iba a ser más complicado, la verdad.
      Pero lo cierto es que al final ha sido muy buena experiencia.

      Los niños de esta edad están deseando aprender y a poquitos bien que lo hagas, te los ganas.
      Pero eso lo digo ahora, hasta hace una semana lo veía como un marroncete de pereza máxima.

      Un beso

      Eliminar
  3. Vaya, pues a mí me hubiera gustado hacer esas cosas, pero tengo que reconocer que moriría de pánico. Menuda alegría verles participar así, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, fue muy divertido y muy bonito verles tan participativos e ilusionados.

      Un beso

      Eliminar
  4. Es verdad. Se pierden las ganas. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo llevo todo el finde pensando que es una lástima como evolucionamos. No se si es biología pura o consecuencia del sistema educativo y el ritmo de vida que llevamos. Pero lo cierto es que la energía y la ilusión brillan por su ausencia en la mayoría de adultos...

      Un beso

      Eliminar
  5. Pero que historia mas linda!!!! Que bueno que hayas tenido esa respuesta..
    Sin duda los niños tienen intacto esa curiosidad, las ganas de participar.. un lujo eso!
    Con los años se va perdiendo un poco..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se pierden bastante, al menos en la mayoría.
      Pero con 4 años es una maravilla las ganas que ponen y cómo participan.
      Nosotros salimos con un chute de energía...

      Un beso

      Eliminar
  6. ¡Qué buena experiencia! Imagino clarito a la pequeña orgullosa de sus papás :)

    ResponderEliminar
  7. Yo lo hice en la guardería cuando mi Sol tenía 2 años, les expliqué cómo funcionaban los semáforos, fue fantástico
    Me encanta

    lou

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno lo de los semáforos.
      Seguro que les chifló. Esas miradas ansiosas por aprender. Todo les resulta nuevo e interesante.
      Molan infinito.
      Besos

      Eliminar
  8. Fui profe de ciencias de preescolar en un proyecto piloto que duró medio año. Las dos clases de 5 años eran participativas y entregadas... aprendí mucho con ellos! En cambio la clase de 4 años fue un desastre, pero yo creo que fue porque la profesora no me ayudaba nada, se iba a tomar el café y me dejaba a 25 minis a cargo... en fin... ¡qué bueno que tú lo hayas pasado bien con la experiencia! xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen apunte, remorada, el papel de la profe fue espectacular. De hecho la profesora me gustaba, la conozco desde hace 11 años, porque ya fue la profesora de infantil de mi hija mayor. Pero en esa sesión lo comentamos mi marido y yo que se demostró lo bien organizada que tiene la clase y lo acostumbrados a participar que están. Todos levantaban la mano y respetaban perfectamente el turno de palabra que iba dando la profesora. En cada diapositiva dejaba opinar a dos o tres niños, al final todos dijeron algo en algún momento, pero como muy bien organizado
      Un beso

      Eliminar
  9. Hace poco hice una charla en la clase de Peque y fue un subidón total! Claro que ellos son algo más grandes, pero aún y así, se nota esas ganas de participar y compartir sus experiencias. Me hizo mucha ilusión verlos tan emocionados, así que me imagino como te sentiste. <3
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue muy chulo. Sobre todo porque yo me tiré meses quejándome, no me apetecía nada. No fui de esos padres motivados que en seguida se emocionan y ven que va a molar. No. Para mi era un marrón en toda regla. Y luego resultó ser una experiencia preciosa.
      Un beso

      Eliminar
  10. Qué maravillosa es la curiosidad, me alegro de seguir siendo una niña en el cuerpo de una mujerona.

    ResponderEliminar
  11. "Yo vi una peli de una niña que se llamaba M. y me gustó mucho" POR FAVOR ESE NIÑO DE PRESIDENTE. Yo creo que se pierde esa actitud con el tiempo porque a esa edad nadie juzga a nadie. Luego creces, dices algo que no es 100% pertinente y fascinante (o sí lo es pero tu interlocutor/audiencia está muerta por dentro) y te hacen sentir mal por decir algo que te apetece decir. Y claro, la siguiente vez pues ya te lo planteas. Es un rollo.

    ResponderEliminar