lunes, 17 de junio de 2013

Nadie sabe nada

Tras un fin de semana muy acuático-piscinero en el que he podido oír unas dos millones de veces llamadas del tipo “mamá mamá mira como hago voltereta para atrás, tornillo y voltereta para adelante” “mamá mamá mira como hago la bomba tsunami” y muchos más mamá+mamá+proeza acuática; ayer rematamos el finde yendo a ver el espectáculo de Goma Espuma de Nadie sabe nada. Muy grande.
Soy muy gomaespumista de corazón. Les debo grandes momentos de risas por la mañana, y dada la torrija mental con la que madrugo, eso tiene mucho mérito. Me levantaba y lo primero ponía la radio de mi cuarto, iba al baño y ponía la otra radio mientras me duchaba, y salía corriendo al coche a seguir riéndome con ellos. Me encantan. A mí Pablo Motos no me entró bien, porque quien sea que hubiera llegado a la radio a cubrir su vacío no tenía ningún futuro conmigo. Lo dicho, soy gomaespumista de pro.
Me encantó ese reencuentro de ayer, eran las mismas risas de siempre, el mismo surrealismo, la misma naturalidad. Se nota que se conocen tan bien que se van dando cancha el uno al otro en un no parar de reír.
Desde aquí hago un llamamiento (que no irá a ninguna parte): ¡¡¡¡Gomaespuma, volved a la radio!!!!, este país necesita reírse a carcajadas.
Ayer, entre el público, a dos asientos de los nuestros, estaba Cándida, a la que dieron unos minutejos de protagonismo. Supongo que esta explicación sobra, pero por si alguien no la conoce, Cándida era la asistenta en la casa de Guillermo Fesser, y han seguido unidos “profesionalmente” en funciones de lo más dispares que han pasado desde ayuda doméstica, a comentarista de cine en su programa. En la web de gomaespuma, en este enlace, hay un texto de Guillermo para Cándida, que refleja su relación:
http://gomaespuma.com/categoria/noticias/candida-80/

“La primera foto no está pero, de existir, sería en blanco y negro. Los recuerdos del encuentro son exclusivamente de ella; yo todavía no tenía memoria suficiente en el disco duro para almacenar  ese tipo de datos. Con cuatro años uno solamente anda pendiente de si ha regresado o no su padre del trabajo y de cuando le toca a mamá volver a repartir comida. Pero ella dice que lo tiene almacenado en 3D. Afirma que ocurrió nada más poner un pie en mi casa para ayudarle a mi madre en sus tareas hogareñas. No sé si aquél sería el día en que cosió en diagonal el dobladillo de las
cortinas del salón – desde entonces bautizadas como las increíbles cortinas menguantes – o sí correspondería con la mañana en que empapeló el cuarto de la plancha y en el empeño desapareció la puerta. Lo desconozco. El caso es que ella dice que yo, nada más verla, corrí a esconderme detrás del biombo. Aterrorizado ante la visión de su nariz, según me cuenta. Ignoro si es cierto el motivo pero, de serlo, la vida me ha pasado revista por tamaña afrenta regalándome también a mí luego con una porra portentosa. Eras muy vergonzoso, me insiste. Muy vergonzoso y, por lo visto, hubieron de sucederse varios de aquellos encuentros hasta que me decidí por fin a salir  de mi escondrijo. Desde entonces Cándida ha sido mi Mary Poppins particular. Mi hada madrina.
Por supuesto que nuestra relación ha estado siempre centrada en un acuerdo laboral que consistía en que yo desordenaba un apartamento y ella, previo pago, me lo volvía a poner de punta en blanco. Con algunos matices discutibles, como el hecho de recortarle los flecos con las tijeras del pescado a un kilim afgano y meterlo en la secadora para reconvertirlo en un mantelito para el ratón del ordenador, pero siempre de punta en blanco. Eso era así. Sin embargo, si pongo el cerebro en modo configurar para escanear las mejores diapositivas de nuestra relación, en ninguna de ellas aparece Cándida fregando.
Con ella he compartido momentos por tierra, mar y aire. En cárceles y en sets cinematográficos. Con risas y con lástimas. En Nueva York y en Martos. Ella me regaló mi primer bestseller editorial, “Cuando Dios aprieta ahoga pero bien”, cuyos beneficios compartidos le supusieron, contra todo pronóstico, un éxito muy negativo. El día de la presentación le quedaba tan sólo un diente en la encía de arriba y pocos más en la de abajo. Estaba a base de purés y zumos. Con los primeros beneficios editoriales se hizo una dentadura. Nada más colocársela supimos que mejoraría en las fotos pero que apenas se la entendía al hablar. ¿Problema? Que acabábamos de ficharla en el programa de M-80 y una locutora que no vocaliza resulta difícil de mantener en nómina en una radio, por mucho que tú le expliques su gran valía a Polanco. Pero pasó lo que tenía que pasar. En Castellón se acercó a una zapatería, le echó, según ella, cola de caballo a las muelas postizas y aquello quedó encajado de tal forma que no se volvió a escapar un silbido. Sus impecables críticas cinematográficas están ahí para corroborarlo.
    Luego me dio también las infinitas satisfacciones de la película, “Cándida”, que ningún productor – ni yo mismo – creímos que fuera capaz de sacar adelante. ¿Cómo habría de hacerlo? ¿Cómo aprenderse un papel protagonista sin saber leer y sin saber juntar en la escritura más que dos o tres letras? Hasta el rodaje ella siempre leía de oídas. Por poner un ejemplo ejemplizante, solía rememorar con frecuencia sus andanzas cuando elaboraba tortillas (como con patatas) en la Taberna de los Dos Gustos; un local que en realidad tenía un letrero que decía Bar Don Justo.  Se conoce que lo que escuchaba entre líneas es lo que se aplicaba a la interpretación de los neones. Solía oír campanas, cierto… pero en el cine las redobló del todo. Y de qué manera. 
      Gracias a Cándida la vida me ha abierto puertas a lugares que, sin ella, nunca hubiera visitado; a sensaciones convulsas que, sin ella, nunca hubiera experimentado; a saltos de pantalla profesionales que, sin ella, nunca me hubiera atrevido a afrontar. La veo ahora, con sus 80 recién cumplidos, y se me antoja igual a la Cándida que conocí hace tantos años. ¿Extraño? No sé. Al final van a tener razón los neurocientíficos cuando afirman que el ojo humano solamente recoge del rostro que observamos dos datos: los ojos y la boca. Que el resto de la cara se lo imagina. Lo reconstruye con información que tenemos almacenada en el cerebro. Pues debe de ser eso. Que, como los ojos negros de Cándida siempre echan chispas; como sus labios permanecen siempre en cuarto creciente; siempre con una sonrisa colgante; nos centramos en ello y hacemos desaparecer de nuestro registro las marcas del tiempo que parecen no pasar nunca por ella.
FELICIDADES CÁNDIDA.
Guillermo Fesser
"

23 comentarios:

  1. yo igual que tú... los años de uni me los pasé poniendo la radio bien tempranito en habitación, baño y coche para no perderme un segundo de programa!!!! y eso de reirte en el coche y ver que el de al lado en el semáforo se estaba riendo igual que tú porque está escuchando lo mismo!!!!
    que pena haberme perdido el show.. nunca me entero de estas cosas!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me di cuenta de que iba el último día, sino igual lo había comentado antes en el blog. Qué pena que te lo perdieras, yo me reí mucho.
      Un beso!

      Eliminar
  2. Yo no los he seguido mucho, pero las veces que los he escuchado me he partido...Me alegro de que disfrutases!!
    Muas!

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco, pero cuando lo he hecho me he reído mucho. Me ha encantado esta relación que tiene con Cándida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí verdad? Es genial. Yo me reía con Cándida cuando la tenían en su programa de critica de cine, lo que no está escrito. De tener que parar el coche para reirme agusto con los palabros que se inventaba jajaja
      Un beso!

      Eliminar
  4. Matt, soy una ignorante, y te explico, te iba a decir que yo soy Pablo Motos total, en la radio, especifico, en la tele no me gusta, que el medio lo jode todo, y nunca me han hecho mucha gracia gomaespuma, pero sigo leyendo y me entero oh my god! de lo de mi Cándida, no tenía ni idea de la relación entre ellos, ni de quien era la película ni nada, sólo que he visto la película varias veces porque me enamoré perdidamente de esta señora, tierna y maravillosa y la he recomendado hasta la saciedad, una película preciosa, entrañable, y dentro de su dureza, lo que me he reído yo con determinadas escenas.
    Te agradezco que sin saberlo me hayas ofrecido datos que no tenía, me están dando ganas de volver a verme la peli.
    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recomiendo el libro en el que se basa la película 'cuando Dios aprieta ahoga pero bien'.
      A mí me encanta gomaespuma, tantos años oyendoles a diario para mí eran algo de mi vida, no solo un programa de radio. Son buena gente, muy ocurrentes pero tienen un punto surrealista que te puede no gustar. Yo creo, por lo que te leo, q si les oyeras más te gustarían. Son muy auténticos.

      Un beso!!

      Eliminar
  5. Aca por estas latitudes ni los conozco a los Gomaespuma, pero si escucho un programa de radio de aca en la que hay un columnista llamado Darwin Desbocatti, el cual lee las noticias en el diario y le busca la parte tonta, ilogica con mucho sarcasmo e ironia. Tambien me hace reir mucho y lo necesito por la mañana, no se que sera si un dia no lo puedo escuchar mas! LA radio la mejor compania!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La risa es la mejor terapia que hay! Un beso

      Eliminar
  6. A mí también me gustan! Me uno al llamamiento: VOLVED! Bssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, qué pena que este llamamiento no lo van a leer!!

      Eliminar
  7. Son buenísimos. Me parto con ellos. Ya se sabe que donde haya humor surrealista ahí que estoy yo...

    Me ha impactado la historia de Cándida. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alter, ya sabía yo que tu eras de las mías, jajajaja. Un beso

      Eliminar
  8. Por el horario no podía escucharlos...hasta que decidí sacarme el carnet de conducir! Y de verdad que me lo pasaba pipa, y me ayudó a no arrancar la palanca de cambios de los nervios de conducir jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ir en coche sin oir a gomaespuma ya no tiene ninguna gracia, de hecho, yo ya voy en metro, jajajaja

      Eliminar
  9. Son buenísimos, nada mejor para mi mal despertar que levantarme con ellos, y luego cuando pasaron a la tarde, la espera a la puerta del cole en el coche escuchándoles.
    Me uno al llamamiento VOLVED, ESPAÑA OS NECESITA!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya somos tres las que hacemos el llamamiento desde este espacio!!. Yo ahora voy en metro y leo, pero si vuelven, cambio el hábito rapidito y me pongo la radio, jajajaja
      Un beso

      Eliminar
  10. Soy una ignorante, me he reído alguna vez con ellos pero no sabía nada sobre Cándida

    ResponderEliminar