miércoles, 22 de noviembre de 2017

Por trece razones

Hemos estrenado Netflix viendo del tirón la serie "Por trece razones", basada en la novela Thirteen Reasons Why de Jay Asher



Había leído mucho sobre la serie y tenía ganas. Además la temática juvenil, si está bien hecha, me gusta.

La serie trata sobre una joven de instituto, Hannah, que se suicida y graba siete de cintas de cassette, una cara por cada persona que ha hecho que ella termine con su vida. Envía las cintas a las personas que participan en cada historia, entre las que está el protagonista, Clay Jensen, amigo enamorado de ella, que tarda en comprender por qué él recibe las cintas.
A mi también me ha costado entenderlo, la verdad, y de hecho he tardado en empatizar con Hannah, aunque creo que el motivo por el que ocurre eso es por algo que finalmente te hace pensar: no da el perfil de víctima.

Hannah es una chica de diecisiete años, guapa, lista, que toma malas decisiones, que sufre por cosas habituales entre jóvenes y adolescentes. Ella misma trata a algunos de sus compañeros como no quiere que la traten a ella.
Pero la historia se va volviendo más dura, va consiguiendo que te pongas en su piel y llegues a entenderla.
No sé si recomiendo la serie, porque me ha resultado triste, dura, por ratos se me ha hecho hasta pesada (creo que debería tener menos capítulos). Pero tiene una cosa muy buena, y es que te hace pensar.

A mi personalmente, lo que más me ha aterrorizado de la historia es lo ajenos que están los padres a todo lo que les pasa a sus hijos. Y hablamos de familias normales, con vidas normales, que hablan, que se supone que conocen a sus hijos, como lo pensamos todos.

Hay una escena especialmente terrible, una de las amigas de Hannah, ha tenido una experiencia horrorosa .........(SPOILER: sin dar muchos detalles, pero hablamos de violación y de alcohol)....
está en la mesa cenando con sus padres y hermanos, sonriente, el padre pregunta qué tal en el equipo de animadoras, ella contesta que fenomenal, sigue preguntando a los hermanos pequeños... En fin, una escena familiar típica y reconocible.
Los padres y los hijos están en planetas distintos que solo conectan para cosas triviales como desayunar, cenar y hablar de temas sin importancia. Ninguno de los padres tiene ni idea del sufrimiento de sus hijos, de los errores que están cometiendo, de si están siendo realmente malos con sus compañeros. Terrorífico. Lo mismo ocurre con los profesores, que también están de forma grotesca delante de todo lo que está pasando y obviándolo o pasando de puntillas sin marcharse con el barro.

En cualquier caso, como no soy profesora y sí soy madre, me ha dolido más el papel de los padres en la historia, porque además me parece muy realista.

Me ha hecho pensar mucho, y yo también llevaba a los 15, 16, 17 años una vida muy al margen de lo que mis padres conocían. Ojo, que no hablo de nada grave, fui una buena chica con suerte. Pero lo que es cierto es que mis padres no eran mi medio conscientes de mis verdaderas preocupaciones, de mis enfados, de mis enamoramientos y de mis primeras veces en cosas importantes de la vida.

Creo que lo mismo me está pasando con mi hija mayor, que este verano ha hecho 14 años. Ella sigue comportándose como siempre la mayor parte del tiempo, pero a veces me siento ajena a su vida. Cambia de amigas y ni me entero. Un día está de genio y nos trata sin respeto, sin motivo aparente que yo conozca.

Por una parte es cuestión de falta de tiempo, porque entre el trabajo, la pequeña y sus necesidades, los mayores con sus horarios de baloncesto, ballet, deberes... Es cierto que no hay demasiadas horas de convivencia de verdad. Pero aunque las hubiera, no tengo claro que ese abismo entre lo que vive un adolescente y lo que perciben sus padres, no se siguiera produciendo.

Si habéis visto la serie o leído el libro, me gustaría saber vuestras opiniones, porque tengo sentimientos encontrados...

36 comentarios:

  1. La vi cuando la estrenaron. Da mucho en lo que pensar. Es una serie que deberian verla padres, hijos y profesores. Porque el tema que trata es de lo más interesante. Y, desde luego no deja indifertente a quien la ve. A mí me dejó también son sentimientos encontrados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, no deja indiferente y hace pensar. Eso es lo mejor que tiene la serie.
      Luego ya hay cosas que me chirrían, que no acaban de encajar. Pero bueno, en general, merece la pena vera.
      Un beso

      Eliminar
  2. Es interesante lo que dices, pero no te puedo aportar mi opinión porque ni he visto la serie ni leído el libro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojo, que sí que puedes aportar, porque has sido adolescente. De hecho a mi me ha supuesto desempolvar mis recuerdos para ver cómo vivía yo las cosas en esos años mozos.
      Un beso

      Eliminar
  3. Pues igual que Macondo, ni lo uno ni lo otro. Creo que no lo intentaría pronto porque me produce ansiedad.
    Yo tuve una "vida adolescente" completamente al margen de mi familia. Un día, por ejemplo, el novio que trataba de terminar conmigo me pegó y quedé con el ojo morado: nada de película, solo un poco de morado bajo el ojo. El caso es que ni mi abuela ni mi mamá lo vieron. Puede pensarse que no se notaba, pero en cuanto me vio el que ahora es el papá de mi hija, me preguntó "¿qué te pasó?". Él sí lo notó, así que sí era posible verlo.
    Me parece que hay que aceptar que los hijos al crecer van teniendo un mundo propio que tiene "dimensiones" en las que no "caben" los papás; que los adolescentes ponen una distancia que necesitan. Pero al mismo tiempo habría que observar con atención, llevar la conversación más allá de lo superficial.
    Sobre tener poco tiempo, yo creo que eso es más bien problema con los chiquitos; creo que con los adolescentes no es necesario pasar mucho tiempo, sino más bien "saber ver", no para "descubrir verdades ocultas" sino para encontrar esa puerta trasera que sí dejan abierta, para entrar por ahí y acompañar. Claro que se dice fácil sin una hija adolescente, pero es que me acuerdo muy bien de mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el tiempo siempre es necesario, cuando son pequeños y cuando crecen. Necesitas tiempo, convivencia, para poder "saber ver".
      Nunca he creído en el tiempo de calidad, porque no es tan fácil, nunca sabes cuándo ni cómo se produce ese momento en que merece la pena. Además hay muchas cosas que se aprenden haciendo tonterías como ir a hacer la compra, y de pronto algo dispara un comentario, una cercanía, una confianza.
      Así que sí, es más importante "saber ver" pero también pasar tiempo con ellos.
      Es complicado. Yo que ahora tengo hijos en las dos edades, te digo que es más fácil y muchísimo más gratificante cuando son pequeños.
      Un beso

      Eliminar
  4. Yo la vi con mi hija mayor; el niño, que tiene la edad de la tuya, creo que no tiene la madurez para entenderla.
    Estoy muy de acuerdo contigo, e intento convencerme a mí misma de que no es culpa nuestra que los niños no nos cuenten las cosas. Yo he intentado no regañar nunca a mis hijos por cosas que como adolescentes han hecho, para que me contaran cosas sin miedo a ser criticados. Pero, seguimos siendo sus padres, seres que deben mantenerse al margen de sus vidas en estos momentos. Sólo confío en que, en caso de necesidad, sepan que ahí estoy. Y por ahora, al menos en algunos aspectos, me están demostrando que así es.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo pienso y la verdad, yo tampoco quiero que me cuenten todo. A cualquier edad, y más aún en la adolescencia, todos necesitamos una parcela de intimidad.
      Pero hay un abismo entre saber todo y no conocer a tu hijo. Yo con conocerles en lo importante, en lo fundamental, me vale. Que no sufran sin que yo sea consciente de ello. Que no me entere de que hacen cosas que para mi no encajan en sus personalidades. A eso me refiero: no necesito saber cada paso que dan, pero que esos pasos para mi sean esperables de alguna manera, que no me sorprenda como les pasa a los padres de la peli cuando se dan cuenta de que no sabían nada de sus hijos.

      Un beso

      Eliminar
  5. Es difícil entrar en el mundo de los adolescentes. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Yo vi la serie pero no me gustó demasiado. Más bien la vi porque todo el mundo hablaba de ella, pero se me hizo medio tediosa.
    Lo que dices de la desconexión con los padres es real, queda muy patente en la serie.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gustó cómo empieza y como acaba, pero para mi sobran capítulos. La misma historia se puede contar en la mitad de capítulos.
      En cualquier caso, me gustó, pero con matices...
      Un beso

      Eliminar
  7. yo la vi y me gustó bastante... pero también pienso que es bastante dura. Respecto al papel de los educadores, que me toca más de cerca que el de los padres, me parece un poco injusto. Se hace lo que se puede, pero no siempre puedes conectar con todos, sabes lo que ellos te cuentan y tienes mil cosas que atender, mis cosas pendientes y un montón de exigencias por su sueldo como mucho, regular. Así que no me parece justo que se les culpe tanto como creo que se hace.
    La verdad es que creo que el mensaje general de la serie no es muy bueno. Porque al final la tía consigue atención y caso y que todo el mundo la valore cuando ha muerto. Y muchos adolescentes pueden llegar a pensar que es un buen camino para lo que ellos quieren. Y a ver, a la chica le pasan cosas malas, pero a todos nos han pasado historias siendo adolescentes y no es plan de ponernos todos en plan suicidio colectivo. La chica tiene un montón de cosas buenas que no es capaz de apreciar y sólo se recrea en lo chungo.Y no me parece buena filosofía de vida, porque la adolescencia es muy intensa, pero hija, eso no es nada para lo que te espera.
    Total, que me pasa como a ti y tengo sentimientos encontrados.
    un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba deseando que pasaras y comentaras, desde tu experiencia, ¡gracias!.
      Comparto totalmente lo que dices, creo que hemos percibido igual la historia.
      Sobre la dureza con la que se trata al profesorado, es lo mismo que con los padres, llegas hasta donde llegas. Algunos factores dependen de nosotros, otros no. Junto con la escena de la cenita en familia que describo en la entrada, la otra que más angustia me produjo es la entrevista con el orientador en uno de los capítulos finales. Es agobiante. El quiere ayudar, cuelga el teléfono cuando le llaman, intenta escuchar. Pero a la vez tampoco acaba de involucrarse, porque por una parte, quién va a pensar que el tema es tan serio. Por otra parte, me imagino que se recibe a muchos chavales que simplemente quieren atención, que magnifican lo que les pasa. En fin, muy complicado.

      En cuanto a Hannah, de verdad que me costó mucho empatizar con ella, por no decir claramente que durante muchos capítulos me cayó como el culo. Ella también trata fatal al de las fotos cuando le pide una cita, y al asiático que le dice que le gusta todo de ella. Que sí, que vale, que desconfía por lo que le pasó. Pero chica, las primeras experiencias no son para tanto!!. Luego ya se vuelve más peliagudo.
      Tampoco me acaba de encajar que alguien tan destrozado como para acabar con su vida busque la venganza y la atención del grupo una vez muerta, con lo de las grabaciones...

      También leí que se había criticado la serie por hacer apología del suicidio, que es lo que apuntas en el último párrafo.

      En cualquier caso, con todos sus defectos e incluso que a mi a veces me pareció directamente lenta y pesada, lo que tiene de bueno la serie es que te hace pensar.

      Un beso

      Eliminar
  8. No he visto la serie pero no sé si me apetece ver algo tan duro... Coincido con Naar es que el mensaje puede resultar un poco confuso para adolescentes. Es una serie para coger con pinzas. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es complicadillo el tema. Lo mejor que tiene es que te lleva a reflexionar, y está bien hecha, trabajan todos bien, son creíbles, etc. Pero al final te deja un sabor amargo.
      Un beso

      Eliminar
  9. en casa la vio mi hermano, luego en casa de mi novio un día la veía el primo de él... así que por ahí fui medio viendo / medio oyendo algunos capitulos pero no me enganchó mucho...

    he recordado mi adolescencia, mi madre con sus "no me abraces que me da calor" es una buena persona, quizá la cogí en un mal momento... pero es un recuerdo que tengo... así que de mi primer noviecito (me duró dos meses y luego de eso no volvi a besar a nadie hasta 3 años despues)... pues se enteraron como 6 años después... lo mismo de la primera vez que estuve con un chico (a los 21 no le iba a contar eso a mi madre)... en fin...

    mi mayor temor es que mi hija sea conmigo como yo fui con mi madre y para evitar eso, tengo muy claro que yo no debo ser con mi hija como mi madre fue conmigo... que fue buena... pero atención lo que se dice atención / cercanía / relación pues no tuvimos... y claro, el trabajo, el esposo, el gimnasio, mi hermano 9 años menor (yo adolescente, el preescolar)...

    me has hecho reflexionar un poco.

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene esta historia, que hace reflexionar.
      Me alegro de que no repitas con tu hija el patrón que no te gustó de tu madre.
      Yo tengo líneas rojas en algunas cosas que seguro no hago con los míos. Por ejemplo, mi casa es para vivirla, usarla, estar cómodos y agusto. La histeria de mi madre por el orden y la limpieza nunca permitió vivir así la casa. Tampoco impongo el madrugar porque sí, si no hay trabajo ni colegio ni tenemos planes, se puede dormir hasta que uno quiera. Detalles de esos. Pero luego en otras cosas veo que cometo los mismos errores que cometieron conmigo. Es complicado.
      Un beso

      Eliminar
  10. Mi hija lo leyó, a mí me atrae pero me falta el tiempo. Creo que tienes razón en que a veces los padres somos ajenos a lo que les pasa a nuestros hijos por muy atentos que estemos, lo que pasa por su cabeza es solo suyo.
    Besos

    Lou

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En general, todos tenemos parcelas en las que no entra nadie. Pero en el adolescente es más marcado.
      Mientras no sean temas demasiado ajenos, pues no vamos mal.
      Un beso

      Eliminar
  11. No sé si he comentado alguna vez, pero te leo siempre.
    Yo vi la serie y lo que más me impresionó fue lo mismo que tú dices: ver que los padres no tenían ni idea de lo que le pasaba a los hijos. Y querían ayudar, pero no sabían cómo.
    Tengo un niño de 6 años y me da pavor pensar en verme así, que tenga algún problema y yo no sepa verlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta, muchas gracias por animarte a comentar.
      Alguna vez veo las estadísticas y me sorprende que me lee bastante gente. Yo normalmente me imagino que solo me leen los que me comentan, es a los únicos que de alguna manera les "pongo cara". Así que te animo a que sigas dejando huella de tu paso por aquí.
      Un beso

      Eliminar
  12. La vi cuando salió. Ahora cuando lo pienso, no sé cómo estuve tan enganchadísima... jaja también creo que le sobran capítulos, pero también estoy de acuerdo en un aspecto muy importante: HACE PENSAR.

    Y en realidad, a mí... que me queda igual de lejos el papel de madre que el papel de profesor, me hacía pensar en mi actitud hacia los demás. Hannah es una niña caprichosa (independientemente de todo lo que pueda llegar a pasar). Clay es un chico "ideal". A grandes rasgos. Sin embargo... hasta las personas ideales pueden hacer daño.
    A mí me hizo pensar en todas las veces que he podido hacer daño a alguien sin siquiera ser consciente de lo que he hecho. Solo no saludar o ignorar a una persona (sin necesidad de hacer un vacío claro) puede que sea la gota que colme el vaso para esa persona. No necesariamente para que lo lleve al punto de un suicidio. Pero sí para estropear el día a esa persona. O la semana. O el mes... En definitiva para estropearle la vida.

    Recuerdo de las clases de psiquiatría aquella frase de "el suicidio es fácilmente predecible, pero difícilmente evitable". En el mundo adulto, donde el suicidio suele ser más "meditado". No se puede culpar a nadie del entorno (y sin embargo, cuando pasa... y tengo un caso familiar demasiado cercano... es imposible que uno no medite en qué hizo o qué no hizo para que eso pasase)
    En el adolescente... todo es impulsivo (te invito a que veas un reportaje sobre la realización de la serie que trata estos temas... te hace comprender un poco más. Incluso empatizar con Hannah y acercarte al pensammiento del adolescente, con una visión del "ahora" y de la reversibilidad diferente a la de un adulto maduro)

    Me estoy enrollando sin demasiado sentido...
    La cuestión es que a mí me hizo pensar. Me hizo reflexionar sobre mis actos. Yo siempre fui una niña "modelo". Buen comportamiento. Buena estudiante. Nunca me metí con nadie. Tampoco se metieron conmigo. Y sin embargo... si echo la vista a atrás o la echo al presente... me doy cuenta de que realmente no soy ni tan buena, ni tan modelo... y que muchas de las cosas que he hecho o hago pueden ser tan dañinas como tener un papel de malo.

    No me enrollo más... jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para nada te has enrollado, me encanta tu comentario.
      A mi Clay me parece una monada de chaval en todos los sentidos. Me da pena verle sufriendo por algo que no entiende. Todos hacemos daño alguna vez sin querer, pero vamos, que el chico es bien majo con Hannah.
      Ella, en determinados momentos me cae fatal. Me parece caprichosa, egocéntrica y poco generosa. Al final la cogí cariño, pero me costó.

      En cualquier caso, lo mejor de la serie es que te hace pensar. A mi me ha hecho pensar en mi misma de joven, en mi yo actual, en mis hijos, en mi papel de madre... En cómo lo que hacemos y decimos puede impactar en las vidas de los demás, mucho más de lo que imaginamos.

      Un beso

      Eliminar
  13. TE leí ayer, pero últimamente no me da el tiempo ni para comentar. Muy de acuerdo con todo lo que dices. A mí también lo que más me impresionó es eso: que los padres y profesores no sepamos que se cuece en esas cabezas... Es triste y da un vértigo importante.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te estaba echando de menos. Luego recordé que ya habías escrito sobre la serie y pasé a leerte de nuevo, y sí, coincidimos mucho.
      Un beso

      Eliminar
  14. Yo me estrené también en netflix con esta serie. A mi me gustó e impactó a partes iguales, tiene mucha tela que cortar y muchas cosas que reflexionar.
    Estoy de acuerdo contigo, pero quizás porque yo no soy madre me quedo en algo más básico que nos une a todos: lo fácil que es hacer daño al de enfrente sin saberlo, lo difícil que es empatizar con el de al lado...
    Creo que van a hacer una segunda temporada... me temo que meterán la pata porque no sé como van a alargar la historia, pero estoy deseando verla.
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente han dejado muchos temas abiertos: el violador, el acosador que guarda armas, el desenlace del juicio... Lo que pasa es que eso ya es otra historia, no es lo mismo que esta primera historia.
      Un beso

      Eliminar
  15. No he leído la novela ni tengo Netflix y me has picado la curiosidad.

    ResponderEliminar
  16. la vi cuando la estrenaron y me enganchó, me parece importante para sacar el tema, no para dar ejemplos sino para abrir la discusión.

    y creo que también es importante no empatizar, porque así vemos lo complicada que es la adolescencia, con esos dramas que surgen de la nada y no deberían tener importancia, pero la tienen para quien los vive.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La serie claramente no pretende dar ejemplos, lo cual no quita que en la mente de un adolescente puedan abrirse ideas poco deseables al verla.

      Lo de no empatizar, tienes razón, pero yo soy facilona para empatizar con cosas que no tienen nada que ver conmigo ni con mi vida y que no haría nunca. Pero de alguna manera consigo ponerme en su lugar. En esta serie me resultó casi imposible que me ocurriera eso con Hannah.
      Un beso

      Eliminar
  17. No la he visto, y de momento no me apetece. Hay pelis o series que te tienen que pillar en el momento justo. Ahora, cinéfilamente hablando, busco evasión.
    El tema da para mucho, desde luego. Yo tenía una relación muy estrecha con mis padres, especialmente con mi madre, y se lo contaba prácticamente todo. Era mi confidente. Y aún así, me callaba cosas, por supuesto. Pienso que lo mejor que podemos hacer como padres es cuidar mucho la relación cuando son pequeños, darles valores, y cruzar los dedos para que no se cruce un o una indeseable que los pille en un momento vulnerable. Siempre habrán factores que no podemos controlar. Y siempre la cagaremos por algún lado, así que a la crianza hay que ponerle ganas y tratar de confiar y que confíen. Difícil, desde luego.
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, criar, y sobre todo educar, es lo más difícil del mundo. Pero habrá que intentar hacerlo lo mejor posible.
      Un beso

      Eliminar
  18. bueno, como siempre es muy interesante tu reflexión: en el ctl tenemos este libro: diario de una volatil https://agustinaguerrero.com/shop/diario-de-una-volatil-libro/

    el otro día lo mirabamos juntas 3 niñas y yo.. es curioso lo que cada una comenta.. se nos acerca otra niña y me dice: ¿qué hacéis leyendo ese libro que es tan guarro?. Le dije que nos explicara sus motivos para describirlo "guarro". Cuando lo hablamos le pregunté: ¿esto se lo comentarías a tus padres? y me dijo NO. un no rotundo.
    es decir, a esa niña, en ese tema, y en este momento llegamos, sus padres, llegaran en otros.

    situacion 2: fuera de mi horario laboral voy al super y veo a unos chavales del ctl. chavales que en el ctl (centro de tiempo libre, perdçon) son geniales. de los "rápidos", pero geniales.. y bueno, su comportamiento en el súper fue rollo "los gamberros del barrio"..

    no sé si me explico.. . yo creo, y esto sin ser madre, que es imposible que todos lleguemos a todo, y que por desgracia no vamos a poder hablar con las cajeras del super, o con los taquilleros del cine, a ver que tal nuestros chavales... sean nuestros hijos, nuestros alumnos o nuestros vecinos.. no sé si me explico.. pero sí que creo y firmemente que si hubiese más comunicación entre los que estamos "rondandoles" sería ya muy mucho. porque nosotros tampoco nos comportamos igual en todos los sitios, ni en el mismo sitio en distintos momentos.. y solo hablando es como se puede conseguir que a la mínima alarma se pueda iniciar algo.

    es una cosa de las que más odio en mi curro.. hay familias tan "desaparecidas" que es imposible comunicarse con ellas.. y las que aparecen en ocasiones es díficil hablar con ellas porque no quieren contar más alla.
    tu has sido muy valiente, has dicho que desconoces parte de los motivos que llevan a tu hija a cambiar de acitud en un momento. y mínimo mínimo estas alerta. y quizás si eso se rpeitiera a menudo, o si en vez de cambiar de amigas, de repente notaras que no se relaciona o que no quiere ir al instituto.. tomarías medidas y hablarías.. pero hay tanta gente que no habla...

    incluidos nosotros.. solo cuando el caso entra en "papeleos".. es entonces cuando se habla con pediatras, con escolarización o con nosotros..

    y no, no he visto la serie.. jajajajajajajaj.. pero es que es algo que me supera. creo. un amigo que me conoce me aconsejó que no la viera... pero bueno, quizás con tu punto de vista que me ha hecho reflexionar la vea.

    gracias matt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Sugus. Me ha encantado leer tu punto de vista. Al igual que le pasa a Ro y a Naar, trabajáis con chavales, así que vuestro enfoque es muy interesante.
      Un beso guapa

      Eliminar