martes, 6 de marzo de 2018

Mudanza, Zoster, y recopilatorio de últimas andanzas

Voy a aprovechar una circunstancia adversa, como es que en estos momentos me encuentro de baja por un herpes zoster con muy mala leche, que me está atizando el trigémino, para hacer algo positivo y muy olvidado, como es escribir una entradita.

Me cuesta mucho encontrar tiempo y ganas para sacar el ordenador y ponerme a escribir. Mi conexión de ocio a internet, es básicamente desde el móvil. Pero en mi primer día de baja, y siendo en estos momentos las 11:04 ya estoy aburrida, así que ¡amigos, aquí me tenéis de nuevo!.

Llevo un par de meses complicado, os cuento:

- Después de mucho mirar, buscar y aplazar, encontramos el piso ideal, cerca del nuestro, pero con un dormitorio más, y más espacio de salón y cocina. Justo lo que necesitábamos desde hace 3 años que nació la pequeña de la casa. Así que en un arranque de energía nos lanzamos al cambio. Poco que explicar al que haya sufrido mudanzas, y al que no, dos consejos: no acumules y no te mudes nunca.
Ahora hacemos un mes y tres días en la casa nueva, y esto va mereciendo la pena. Pero el inicio fue un cúmulo de desastres de lo más desmotivador. Los montadores de IKEA no llegaron el día que se les esperaba, los de la mudanza fueron malos, tardaron más de lo previsto e hicieron mucho menos de lo contratado. Aparte de que se les cayó el piano y ha quedado un lateral de madera roto, y rompieron varios marcos y muebles de cds. Hemos estado literalmente tres semanas deshaciendo cajas. Porque además solo tuve un día por mudanza, así que difícil compaginar trabajo, casa, niños, con montar una casa para familia de cinco miembros. Todavía queda una caja por abrir, pero es de fotos, cuadros y cosas superficiales sin las que podemos vivir.

- Los adolescentes están insoportables, así de claro os lo digo. Lo simpáticos y graciosos que eran, y ahora el 80% del tiempo están en plan ñu, en su cuarto, o con sus amigos, o a sus cosas. Supongo que es la edad, pero se hace complicado, y echo mucho de menos a los que eran antes. Este verano les vamos a mandar fuera por primera vez, pero es que les viene bien a ellos y a nosotros. Porque tres meses de verano, sin cole y con esa actitud perdonavidas, va a ser que no.

- La pequeña sigue ideal de la muerte, graciosa y simpática a más no poder. Todavía dice cosas como: "Me poní los zapatos", que me matan de amor, aunque cada día habla mejor, pero esas palabrejas suyas me enamoran. Al cole sigue yendo relativamente contenta, los fines de semana festeja mucho que no haya clase, pero cuando toca, no llora. Ahora bien, siempre que le preguntamos que qué hace en el cole, dice convencida que no aprenden nada, que solo juegan y ven películas. La verdad es que para no aprender nada, y siendo yo poco partidaria de la escolarización temprana no habiendo necesidad, sale caro la cantidad de virus y mocos que trae la pobre del cole. Ahora mismo mi mayor fantasía sería vivir en un sitio de clima templado, como canarias, que yo no tuviera que trabajar ni ella que ir al cole, y pasarnos la vida tranquilas en un dolce far niente. Pero nos toca estar aquí que es donde está en trabajo, y a ella llenarse de mocos y otitis...

- El zoster, me empezó a salir ayer por la mañana, en forma de pompas en la frente, pero con mucho dolor hacia el ojo derecho. La doctora de la empresa me dijo que creía que era un zoster y que me fuera a mi médico de la seguridad social, que efectivamente confirmó que sí lo era. Me han dado baja hasta el viernes, antivirales y calmantes, y aquí estoy metida en la cama con el ordenador, contándooslo.

- Por rematar con algo bueno, os cuento que fui con mi hija la mayor, a ver la película Lady Bird
Una película preciosa que nos encantó a las dos. Y muy adecuada para ver madre e hija, porque te ves reflejada en las protagonistas. Hay cosas que haces porque no lo puedes evitar, y cuando las ves en pantalla, desde la frialdad de estar fuera de ese conflicto madre-hija, te das cuenta de lo mal hecho que está y que tú lo haces igual de mal. Que si estás cansada, que si un mal día en el trabajo, que si la adolescente es insoportable y te ha sacado de tus casillas... Lo que sea, pero mal hecho está. No hablo de maltrato, simplemente de actitudes o comentarios que hacemos, que no aportan nada bueno. Y a ella le pasaba igual, por lo que me contaba tras la peli. De hecho tuvimos un rollito bastante guay charlando de la película, y esas cosas merecen la pena.



Y nada más por hoy. Espero que siga habiendo alguien al otro lado, aunque me merezco el ostracismo por prodigarme tan poco...

33 comentarios:

  1. Yo te comprendo, porque estoy aún más perdida que tú... pero gusta leerte, aunque sea de tarde en tarde.
    Ánimo y que te mejores pronto, un beso grande!!

    ResponderEliminar
  2. Siento lo de tu héroes. Lo de los chicos son etapas. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La estapa adolescente se me esta haciendo eterna y acaba de empezar...
      Besos

      Eliminar
  3. ¡Qué alegría leerte!
    Por partes, lo de la mudanza, jajaja. Me imagino que estarás muy contenta con el nuevo piso, pero yo cada vez que ordeno un poco a fondo pienso, "menos mal que no me mudo!!!".
    Lo de los adolescentes insoportables, qué me vas a contar. Incluso llegas a odiar a alguno de sus amigos, y piensas, "cada vez que está con X llega insoportable". Sin darte cuenta de que a lo mejor el golpista es tu propio hijo. Me han dicho que se pasa, así que ánimo (me incluyo ;))
    Qué penita tu peque, es verdad que ojalá si no van a aprender nada que tú en esa etapa no les puedas enseñar, tengan que ir al cole. Mira que yo antes era todo lo contrario, pero la edad... Y tu zoster no te preocupes, que verás como enseguida estás bien. Mientras, relájate, lee, y dedícate al dolce far niente (que digo yo, la peque no tiene muchos mocos estos días? Podría hacerte compañía).
    Lo dicho, que encantada de que publiques.

    P.D.: a ver si voy a ver Lady Bird, que le tengo ganas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sara, no sabes que alegría me das con tu reacción.
      Lo de los adolescentes es tal cual, yo hago la misma reflexión sobre amigos petardos y luego darme cuenta que igual petardo mayor es el mío ;)
      Las mudanzas son el mal, como podemos acumular tanto??. El nuevo piso es precioso, así que por ese lado viene la motivación. Pero mucha tela lo que hemos pasado y todavía queda, que hay cosas tipo, mis bufandas!, que no se ni donde están...
      Lo del cole, con la edad nos volvemos más escépticas con todo. Yo entiendo que es una necesidad para las familias porque la mayoría trabajamos ambos. Pero anda que no iba a estar yo agusto con mi niña y ella conmigo hasta que cumpliera los seis. Que la enseñaba yo a cantar, a recitar poesía a leer y a lo que fuera necesario.
      No la voy a dejar conmigo durante esta baja porque me da miedo contagiarla. Es muy cariñosa, da muchos besos y se achucha mucho. Y la zona cero la tengo en la frente!, muy arriesgado...

      Bueno guapa, muchas gracias por alegrarte cuando escribo y mil besos para ti

      Eliminar
  4. nueva seguidora! he caido aqui de milagro. Espero que mejore todo pero con tu permiso volvere a leerte me ha gustado este rincon y tu forma de escribir! besitos!

    ResponderEliminar
  5. Vaya. Te he echado de menos. Cuídate mucho que dicen que eso es muy doloroso. Espero que todo vaya tranquilizándose. Yo viví varias mudanzas aún sin niños y ahora de pensarlo me pongo mala.

    En cuanto a la adolescencia... qué me vas a contar. Uno que ya la está curando y el otro que va de cabeza.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hice muchas mudanzas los primeros años: piso de estudiantes, piso sola, piso de recién casados, piso más grande al tener hijos...
      Pero llevábamos 11 años sin movernos y no lo recordaba tan horrible. Siempre fue malo, pero ahora peor, porque somos cinco acumulando durante muchos años.

      Lo de los adolescentes, los míos al llevarse sólo 16 meses la están pasando juntos, como la varicela. Y qué horror nena. Mira que yo pensé que El Niño al ser tan infantil sería más leve. Pero no, es diferente pero igual de inteso.

      Besos

      Eliminar
  6. Conozco bien las mudanzas he hecho cuatro, como han sido siempre para mejor dicen que "sarna con gusto no pica".
    Te deseo una pronta mejoría.

    ResponderEliminar
  7. ... no pica pero mortifica.

    Yo llevo unas cuantas a las espaldas y esta ha sido la peor. Lo único bueno es lo que dices, que cuando por fin todo se asienta y ves que estás en un sitio mejor, más bonito, más espacioso... pues da mucho gusto.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Los herpes son el mal!! Mi madre los tiene a menudo, la pobre, y es un horror. Y peor que un herpes yo creo que es una mudanza... yo me mudé dos veces, de casa de mis padres al piso de alquiler y de ahí, aquí. Y no sé si alguna vez me atreveré a moverme de nuevo porque lo recuerdo como una pesadilla... y eso que tenía menos cosas que ahora. Porque la de cosas que acumulamos aunque seamos pobres!
    Respecto a los adolescentes... es lo que toca. Y no quiero desanimar, pero aún no has empezado lo realmente duro. Te queda lo mejorcito por vivir, jejeje. Ármate de paciencia, no les recuerdes eso de que antes eran adorables y ahora no hay quien les aguante y... más paciencia. Y si necesitas consejos sobre adolescencias chungas de verdad, me avisas ;)
    Un beso! Y que te mejores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Naar.
      Yo tengo herpes simple con frecuencia, en labio o nariz, pero esto de ahora, que me empieza en la frente y me llega hasta el ojo derecho, es otra liga. Hasta las encías las tengo inflamadas y me dicen que puede ser del cabrito este que coge el nervio y hace todo el recorrido...

      Lo de los adolescentes es muy duro de llevar. Por momentos están normales pero les dices que recojan o que se bañen que huelen a tigre y se monta la tercera guerra mundial.

      Un beso

      Eliminar
  9. Espero que la pequeña no termine de hablar bien nunca, porque es una pena. En mi casa, con todos los sobrinos estudiando ya carrera, todavía seguimos recordando palabras que ellos utilizaban de pequeños.
    Cuídate de esa cosa tan rara que te ha salido.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo, la lengua de trapo es demasiado adorable para perderla. Es tan mona... Ahora está convencida de que en esta casa hay un duende y cada vez que llega le saluda: duendecito, ya estoy en casa!!.
      Para comérsela.
      Un beso

      Eliminar
  10. ¡Vaya! me alegro de leerte de nuevo, aunque siento un montón q sea por estar malita :-( mi madre también ha tenido herpes y lo pasa fatal.
    Lo de la mudanza...con decirte q nosotros aún tenemos alguna caja en el trastero, q ya no creo q abramos nunca...
    ¡Ánimo! y q te cures prontito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros hemos bajado dos al trastero, que van a correr la misma suerte.
      Un beso

      Eliminar
  11. Qué ostracismo ni qué leches en vinagre! Jajajajaja! (aquí otra que no encuentra momento para escribir...).
    La mudanza, no comento nada, te comprendo y me solidarizo. Ya ha pasado lo peor camarada!
    De la adolescencia... ayseñor. Yo empiezo a vislumbrar lo que me espera con Peque y estoy acojonada. Los tres mayores de Mr. X ya me han hecho catar lo que se avecina, y con el carácter de mi vástago promete ser jodido como poco.
    Espero que el herpes cure pronto! Dicen que son muy cabrones...
    Besotes!
    PS: Esa peli tengo que verla. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La peli te va a encantar.
      Lo de los adolescentes es complicado, por majos que sean, las hormonas y los cambios físicos y neuronales, les ponen del revés.

      Un beso

      Eliminar
  12. Vaya, guapa, espero que te mejores pronto. Tiene que ser muy molesto...
    En cuanto a tus fierecillas, pues oye, todos hemos sido adolescentes y, por ende, el dolor de cabeza de nuestros padres. Después mejoramos un poco.Paciencia. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, en mi interior, he sido igual de boba que ellos son ahora. Pero tenía un respeto a mis padres y no les contestaba ni la décima parte que los míos a mi.
      En una discusión con mi madre yo echaba pestes por dentro, y luego escribía ni diario poniendo la a parir.
      Estos no, esto te hacen saber en cada momento lo que piensan de ti y de tus normas.

      Y mis hijos no son de los peores. Creo que estamos en un momento extraño a caballo entre lo de siempre y un giro moderno. Por una parte tienen el mismo sistema educativo que tuve yo, en cuanto a horarios escolares, deberes, exámenes. Por otra parte se les llena la cabeza con sus derechos, sus libertades... Y son críos!. Les dices que estudien porque tienen exámenes (que ojalá no fuera así y hubiera otros métodos), y te dicen que tienen derecho a descansar y pasarlo bien...

      En todas las épocas un adolescente es duro de pelar, porque adolece de demasiadas cosas. Pero hoy en día, con esta educación en la que la autoridad brilla por su ausencia y tienen redes y tecnología hasta en la sopa, creo que es aún más difícil.

      Besos

      Eliminar
  13. Pues otra desaparecida que aterriza por aquí.
    Espero que el herpes cure pronto, tiene que ser doloroso!
    Por aquí asoma pronto una mudanza y me pongo a temblar solo de pensarlo!!
    Tengo la fortuna de poder disfrutar de la heredera, de momento nos hemos planteado que hasta los tres, pero ya se verá...
    Cuidate guapa!
    Muaks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lujo poder disfrutar de tu niña con calma y sin la obligación laboral por medio.
      Un beso

      Eliminar
  14. Matt, me da un gran gusto leerte. Leí la entrada por la mañana y ahora que regreso a comentar me da gusto otra vez leerla, como quien se guardó un pedacito de pastel para más tarde. Extrañaba que contaras sobre tus niños... o bueno, sobre tus muchachos y la pequeñita.
    A mí me gusta mudarme; antes lo disfrutaba mucho, pero desde que me mudo con B, la cosa es distinta: se hace muy muy muy pesada. La última vez hubo escenas de antología en las que yo guardaba en una caja mientras ella sacaba de otra. Muy simpático para quien no está en la faena. Sin embargo, ir a un lugar mejor es de lo mejor :) :)
    Yo, como le dices a ro, también creí que El Niño tendría un encontronazo leve con las hormonas, pero qué se le va a hacer. Al parecer, nadie se escapa. Ojalá pronto pase la etapa más crítica y una vez medio acomodados todos a la "nueva realidad", nos cuentes anécdotas de su encuentro con esto que hay al dejar la niñez.
    ¡Que te recuperes pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy ya estoy casi recuperada del todo, de hecho tengo medio cargo de conciencia por no haber adelantado la cita para ayer pedir el alta. Pero después de muchas vueltas y siendo hoy viernes, decidí hacer lo que dijo la doctora y no tentar la suerte.

      Mudarse a un sitio mejor es algo bueno, pero el proceso de mudanza es un infierno: envalar, descubrir que tienes cosas guardadas que no usas, tirar, desembalar, colocar, no encontrar nada durante un mes... Como puede gustarte eso?? Espero que no te refirieras al durante sino al después, aunque contigo nunca se sabe ;)

      Espero recuperar el gusto por escribir por aquí, a ver sí encuentro las ganas y me organizo. Lo que me sigue encantando es leeros a los pocos blogs que sigo.

      Un beso y muchas gracias por la acogida

      Eliminar
    2. Sí me gusta el "durante", Matt :D :D creo que justo por lo que mencionas: acomodar, colocar, tirar... Es que implica una serie de pequeñas decisiones que me hacen sentir "realizada", como cuando lavo ropa y separo por color, textura, grado de suciedad, necesidad de usar la prenda, etc. ¡Ni qué decir del redescubrimiento de las cosas! Es como un recuento de esa etapa y me hace revalorar los objetos; algunos, es como recibirlos de nuevo. Claro que siempre cuento con que tendré ayuda para cargar cajas o cosas así, por lo que me quedo solo con la parte bonita de la tarea.
      También me gusta desempacar, por lo mismo. Eso de no encontrar donde están las cosas, lo vivo como estar de campamento, como novedad festiva :D Claro que se va volviendo fastidioso si pasan semanas y una sigue sin saber donde está cada cosa; pero en general, me gusta :)
      Sin embargo, toooodo este gusto ha sufrido un bajón desde que los cambios de casa incluyen a B. Con la niña -al menos con la niña chiquita, como me ha tocado que sea-, no se puede uno poner a jugar a la mudanza: hay que encargarse adultamente de que las cosas salgan :/ y eso es pesado.
      ¡Ojalá sí recuperes el gusto por escribir acá!
      ¡Besos, Matt!

      Eliminar
    3. Confirmado queda: eres única.
      Todo el mundo con el que hablo se compadecen por una mudanza y echan pestes de las suyas.
      Que sigas encontrando la parte buena, con todas las que has tenido últimamente me deja claro que eres diferente para todo.

      Un beso, Silvia

      Eliminar
  15. Me alegro que estés mejor.
    Ànimo con la mudanza y tus chicos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias.
      Mudanza y zoster están ya superados (casi). Pero lo de los adolescentes va para largo.,.

      Eliminar
  16. He perdido la cuenta de las veces que el asqueroso de Google ha borrado mi comentario al publicarlo
    Me alegra leer que estás mucho mejor
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me llegó un comentario tuyo a gmail hace días, pero luego vine al blog a responderte y no estaba!.
      Al menos que sepas que lo leí y agradecí :)
      Del zoster estoy muy bien, secó en una semana pero sigo con dolores en el lado derecho de la cara y en la cabeza. Son llevaderos y además ya me avisó mi doctora. Pero qué cosas!, eh?.
      Un beso

      Eliminar