miércoles, 5 de febrero de 2014

Sobre mis hijos XX: quien no tiene abuela no tiene cosa buena

La semana pasada el niño estuvo malo con amigdalitis, y tuvo que quedarse varios días en casa. Desde que mi madre se jubiló hace dos años, esta situación no es tan dramática como era antes. No está escrito lo que sufrí por dejar al mis hijos con una cuidadora o tener que llamar al trabajo a pedir días de vacaciones para poder quedarme yo con ellos. Toda esa agonía quedó atrás gracias a la bendita jubilación.

El niño y la abuela, se han pasado unos días juntos en casita, que ambos describen como maravillosos. El primer día le digo al niño que tiene que agradecer mucho a la abuela lo bien que le está cuidando y me contesta: “Claro, pero ella está contenta mamá. Hoy básicamente ha cocinado, ha hecho pis, y ha visto la tablet conmigo porque nos gustan las mismas cosas. Tan contentos”.

Sobre el tema de la cocina – entenderéis que los dos otros puntos mencionados por el niño no los desarrolle –, cierto es que con lo que ha cocinado estos días le podrían haber convalidado con primer premio en máster chef.
Para que el niño no pasara hambre y tuviera qué elegir, le ha deleitado con: tortilla de patata, albóndigas en salsa, guisantes con jamón, lentejas, espaguetis carbonara…. Con lo que sobraba, cenábamos los cuatro y todavía he tenido que congelar. No digo más. Ha tenido al niño como un sultán.

El momento duro del día era cuando por la tarde, llegaba la hermana del colegio, con una hojita de la profe en la que le indicaba lo que tenía que hacer de deberes. El niño miraba la nota y le caían lagrimones como canicas. Se quedaba llorando en silencio y murmurando: no hay derecho. Después de mucho lagrimón, se ponía a hacer los deberes como alma en pena. Uno de los días tenía que hacer una redacción sobre la paz y le oigo que pregunta a la hermana a voz en grito:
- ¡¡Hermana!! ¿Don Marcelino es el Papa de nuestro cole?
- No, es el cura.
- Ah eso.

¡Venga ya!, ¿el Papa del colegio?, pon un Papa en tu vida..., no fastidies. No se si me sorprende más su desconocimiento de la materia estando en cuarto de primaria de un cole religioso, o la pasmosa tranquilidad con la que le contesta la hermana. A saber las preguntas que le hace el chaval, para que ya nada la sorprenda.

El niño está en su mundo, por no decir directamente que está en la parra. Para que os hagáis una idea: el padre ha estado dos días en Lisboa por trabajo, y le pregunta mi madre dónde iba, y le contesta “A Hawai”. Con un par, viaje de un día de trabajo a Hawai…

En cuanto a la niña, contaros que está mucho mejor del sonambulismo. En sus momentos más agudos que ya os conté aquí, empecé a escribir un diario con las horas, días y lo que hacía al levantarse dormida. Gracias a ese registro confirmo que las caminatas se han ido espaciando cada vez más. Casualmente, se redujeron muchísimo sus paseos nocturnos, en cuanto trajo las notas del cole bien plagaditas de sobresalientes. Así que mi teoría de que uno de los focos de tensión era el tema académico por su auto-exigencia, parece que no iba desencaminada. Además le doy una infusión de tila casi todos los días después de cenar, y creo que eso también ayuda. Sigue teniendo sus momentos, como el otro día que se levantó arrastrando su edredón y se lo llevó al cuarto del hermano para taparle (para haberse cocido uno y helado la otra…). Pero ya son muchas menos veces las que hace de las suyas. Estoy encantada.

41 comentarios:

  1. Me alegro que hayan disminuido los episodios de sonambulismo, en mi caso mis terrores nocturnos se agravan en épocas de estres... igual a tu peque le pasa lo mismo.
    Me encanta lo bien que se entiende con tu madre... y lo bien que le cuida ella....jajaja un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis hijos adoran a los cuatro abuelos, la verdad. A mis padres les ven más porque vivimos en la misma ciudad, mientras que los otros abuelos están a 600 km. Disfrutan mucho cuando están juntos.
      Un beso!

      Eliminar
  2. Hija, es que tú tienes unos gustos muy raros para ver cosas en la tablet, eso se nota a distancia ;))
    Me alegro de lo de la niña. Aunque no sea "grave", no creo que lo pases muy bien cuando lo hace.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaa, mi madre tiene más paciencia que el santo Job, y se traga cada bodrio en la tablet con tal de estar con el niño...
      Lo de la niña, ciertamente lo paso bastante mal con el tema, aunque después de mucho investigar y preguntar, veo que no es grave, pero estás en lo cierto, me preocupa. Así que ahora estoy más tranquila.
      Un beso!

      Eliminar
  3. Me alegro de lo de tu niña, aunque me siga dando mal rollito, jeje
    Y vaya equipo forman niño y abuela! No te quejarás que tienes comida para un mes!
    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El niño y la abuelita, vaya dúo. Lo de cocinar tanto, el primer día asusta, cuando llegas a la cocina y aquello parece un menú degustación. Pero luego nos ha venido genial, jejejeje.
      Un beso

      Eliminar
  4. ya te dije que lo de la niña era estrés... al menos en mi caso se nota mucho el estado de nervios... eso sí, hay otras veces que te da el punto sin razón y ya, pero no te preocupes.
    el niño ha disfrutado de lo lindo con la abuela, eh? jeje, hay abuelas que hacen las enfermedades de lo más llevaderas :)
    un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El niño ha estado encantado, el paga el peaje de la enfermedad con sumo gusto, con tal de perder clase y estar al mimo de la abuela.
      Un beso!

      Eliminar
  5. Definitivamente, la abuela sufre del síndrome del camarero!!!
    Me alegro de que la niña tenga menos episodios de sonambulismo, aunque no es algo grave, seguro que no es nada agradable.
    El niño, en su línea, un crack.
    Un besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te leí del síndrome del camarero, y sí, lo padece. Cuando vamos a comer a su casa no la dejo que se levante a por más cosas que la que haya prevista. Pero estos días se ha resarcido, y ha cocinado todo lo que ha querido y más. Es curioso porque ella come poquito, se cuida y lleva pesando lo mismo desde joven, pero a todo el que tenga a su cargo, le ceba a comer.
      Un beso!

      Eliminar
  6. Me voy a poner yo enferma e ir a que me cuidéis!!!
    Ese niño de mayor va a ser un profesional jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuve por quedarme yo un día con ellos! jajajaja. En la misma gloria estaba el niño bien cuidadito con todo el mimo y amor por su abuela.
      Un beso

      Eliminar
  7. Pues yo me comería a ese niño... es que me encanta!!!!
    Y las abuelas... no sé qué haríamos sin ellas, la verdad. Es cierto que no todas son así, pero en mi caso, gracias a mi madre, vamos sobreviviendo.

    Me alegro mucho de que lo de la niña se vaya suavizando.

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las abuelas es un invento. Mi madre ha trabajado de profe hasta hace dos años, con lo cual tampoco ha podido estar muy disponible. Tampoco me gusta esos abuelos super explotados al cuidado todo el día de los nietos. Pero esas ayudas cuando los necesitas, son fundamentales.
      Mis padres siempre tienen ganas de estar con los nietos, y mis suegros también, pero viven lejos.
      Un beso!

      Eliminar
  8. Qué buen equipo hacen esos hermanos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, son muy complementarios.
      Un beso!

      Eliminar
  9. Una de las cosas que las ninas mas extranan es tener a sus abuelos cerca... nosotros nos hemos acostumbrado a no tener a nadie para esos menesteres, o para dejarlos un sabado por la noche, asi que no lo notamos, pero los ninos si necesitan esos ratos de no padres y mimos de abuelos
    un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, al amor de abuelos es distinto al de los padres. Pueden permitirse quererles y mimarles sin tener además que educarles. Ese amor para los niños es muy importante también.
      Los míos son muy fans de sus abuelos, y viceversa.
      Un beso

      Eliminar
  10. Desde luego, con esos hijos no te aburres.:) Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aburrimiento? eso qué es??, ya ni me acuerdo! ;-)

      Eliminar
  11. Me alegra que vaya mejor lo del sonambulismo de la mayor, seguramente era la preocupación por las notas.
    En cuanto al pequeño...es que es un crack!
    La verdad es que las que tenemos la suerte de tener a los abuelos para esos menesteres podemos disfrutar de esos ratos abuela-nieto..que no tienen precio...la semana pasada mi mayor estuvo malito también y se quedo en casa de los abuelos y no veas, como un sultán es poco...que morro tienen a veces los peques jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La relación abuelos-nietos es muy especial, y diferente a lo que aportan los padres. Me encanta que se quieran tanto y se puedan disfrutar mutuamente.
      Un beso

      Eliminar
  12. Jajajaja. Ya veo que le han cebado como un pavo y que sigue tan despistado como siempre... Adoro a tu hijo.

    Y qué alegría me das con la mejoría en el sonambulismo. Yo no llego a sonámbula pero sí es cierto que cuando ando nerviosa por algo a veces me siento en la cama o hablo dormida. Cosas así. Los nervios son cosa mala. Un besote y que siga así de bien!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, despistado... en su mundo!.
      Y del otro tema, los nervios son fatales para todo, pero hija no poder ni dormir tranquila bien tumbadita en tu cama... puf...
      Un beso!

      Eliminar
  13. aunque sea un día quien no quiere ir a Hawaii! jjaja
    padre, papa, cura... es que tienen tantos nombres...
    lo del sonanbulismo y el estrés.... mejor saber y controlar cuando pueden haber esos episodios...
    un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Hawaii ida en jueves vuelta en viernes, jajajajaja.
      Un beso!

      Eliminar
  14. ayyy las abuelas, qué sería de nuestra vida sin ellas... y ese niño ainsss que es que me lo como....
    Me alegra que el tema del sonambulismo de la niña vaya mejor, es que los nervios nos juegan muy malas pasadas...
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los nervios... ya le decía a Alter que son fatales. Pero no me digas, con 10 añitos, sin problemas, y que se genere ese estrés de no poder dormir tranquila... a mi me puede.
      Un beso!

      Eliminar
  15. ¡Vivan las abuelas!

    ¿A Hawaii? Este niño ... ¿Y el día que vaya allí, a dónde dirá que ha ido? ¿A Lisboa?

    Me alegro que el sonambulismo de la niña esté mucho más controlado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pater.
      Del niño... este es capaz, porque para el Lisboa y Hawaii son dos entelequias similares... lo que digo siempre: está en su mundo.
      Un beso!

      Eliminar
  16. Ay tía me parto con tu hijo es que con lo de Papa casi me meo aquí mismo jajjaja y lo de hawaii igual... me parto, es una joya ese niño. No dejes de contarnos nunca estas cosas. Luego será un tesoro para ellos cuando sean mayores. Ay tía que gracioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el niño es una risa... Menos mal que apunto todo, porque no hay memoria que resista tanta anecdotilla, jejejeje.
      Un beso!

      Eliminar
  17. Hola! Pero que post gracioso! me rei con el comentario de que la abuela habia hecho pis (pobre mujer, tenía derecho, no?), y con lo del Papa de la escuela!
    También me causó gracia lo de la comida en exceso..
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias hermosa!, me alegra mucho tu comentario, qué mejor que hacer reír.
      Un beso!

      Eliminar
  18. Jo las abuelas son geniales, que envidia!

    Y tu crío me recuerda a mí cuando iba de pequeña a catequesis o a religión era un ir y venir de nombres, fechas y hechos que no había tu tía para que aquello me quedase claro...ains las veces que me tocó quedarme por la tarde a estudiar sentada en un banco XD Es más, el otro día encontré un examen de religión de primaria, y la respuesta a quienes eran los cuatro evangelistas era para enmarcar, que parecía aquello la alineación del Barca, menuda inventiva jaajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, así que tú eras como mi torpedo!!.
      Lo de poder disfrutar de abuelas es una suerte que tienen. Yo no pude, por circunstancias que no vienen al caso, y siempre me ha dado pena.
      Un beso!

      Eliminar
  19. Yo espero el desarrollo del "ha hecho pis" que me he quedado intrigada jaja. A tu madre cuando le sobre un ratico me la mandas a ver si me hace unos tupers, que se me ha hecho la boca agua.
    Me alegro mucho que lo del sonambulismo vaya a mejor, y ahora ya sabes, si en alguna época empeora, no te asustes y más bien busca cual puede ser la causa, y de dónde le viene el estrés, para atacar el origen si se puede.
    Lo de Hawai me ha dejado muerta jaja, en sus mundos está claro.
    Besitos

    ResponderEliminar
  20. Menos mal que la abuela hizo, me tenía preocupada.
    Oye, lo de los deberes es genial...pensó que se iba a librar, ¿eh?

    ResponderEliminar
  21. Cuanto, cuanto tenemos que agradecer a los abuelos, es que es pensar en que los necesitas y te leen el pensamiento, lo bien que lo pasan con los niños, como esa relación beneficia a todos y que afortunados son los niños de tenerlos, yo cada vez echo más de menos a los míos.
    Por cierto, la amigdalitis también nos ha visitado a mi Sol y a mi.

    Lou

    ResponderEliminar
  22. Me meo con lo de los lagrimones. Pobrecillo!!! Y lo del papa... se ve que la hermana tiene que batallar a diario con estas conversaciones jaja son super divertidos juntos!! Me alegro que lo de la niña esté mejor, no se si te lo había contado pero yo también soy sonámbula, sobre todo me pasaba de pequeña (por mi blog hay alguna entrada) y también solía coincidir con periodos de más estrés sin duda, no te preocupes, se pasará. Ah y yo nunca intenté escaparme ni nada de eso.
    Un diez para esas abuelas que con una mano en la frente y unas palabras cariñosas ya curan bastante, imprescindibles!! Espero que el peque ya esté perfecto.

    ResponderEliminar
  23. Qué bien lo de tu niña!!
    Y qué decir de tu XY, genio y figura chica...;)
    Muas!

    ResponderEliminar