lunes, 11 de junio de 2012

Mafalda y yo

Cuando ya llevaba un tiempo en esto de la lectura de blogs, decidí darme de alta un perfil en blogger para así poder enterarme fácilmente de las actualizaciones de mis blogs favoritos. Para la foto del perfil lo primero que pensé fue una imagen de un peasso playa donde habíamos estado en verano, y donde me gustaría tirarme media vida tumbada a la sombra leyendo y escuchando el mar. Pero me di cuenta de que el perfil de Mo de Blogueando de mi peque tenía una foto casi igual. Así que cuando la semana pasada decidí abrir mi propio blog y pensé qué foto podría poner con la que me identificase no lo dudé ni un minuto: Mafalda.
Para mi Mafalda es como de mi familia, como una especie de hermana gemela que nunca tuve. Cuando era pequeña mi padre tenía en casa todos los comics de Quino, y yo como con seis o siete años, que ya leía en plan fiera, empecé a llevarme los comics de Mafalda a mi cuarto y los guardaba en la mesilla, que era un mueble altito lleno de cajones. El caso es que me acostumbré a antes de dormirme leer unas cuantas viñetas de Mafalda, y así me tiré años, releyendo las mismas viñetas, de esos libritos finos, rectangulares, que tenía mi padre. Recuerdo haber leído muchas veces una viñeta sin entenderla, y de pronto un día, pillarle la gracia y reírme dos horas. Tengo súper nítido ese recuerdo, porque aunque no les pillara el punto, a mi me encantaba Mafalda, su padre con sus macetas, su madre con el plumero, el hermano comiendo arena, y toda la pandilla de amigos, a cual más caricatura de un tipo de personalidad. Me chiflaba la libertad que tenían para ir solos al parque sin ningún adulto, y el ir de casa en casa siempre solos. Pero cuando además de eso empecé a pillarle el punto de crítica social y política, siempre en clave de humor, aquello fue una revelación. Cuando empecé en la universidad, cambié de ciudad, pero cuando volvía a casa de mis padres, siempre, antes de dormir volvía a releer a Mafalda, qué sensación de estar en casa. Después cuando me independicé de lo primero que metí en la maleta fueron los libritos de Mafalda, casi todos desencuadernados y todos sobeteados. Los tengo guardados en un armario en plan mi tesoooorooo. Aunque el husband me ha regalado nuevas ediciones de tapas duras, no es lo mismo. Además tengo el pelo disparatao tipo Mafalda y siempre llevo diadema (sin lazo, of course, una finita que casi no se ve, pero ahí está) por eso y por que algo se me pegaría de su personalidad de tanto releerla, varias veces en mi vida me han dicho que soy como Mafalda ;-)
A mis hijos les puse en su cuarto enmarcado una tira de Mafalda, os pongo una foto:

En resumen, que cuando aquí pone mi foto y aparece Mafalda, que sepáis que es casi casi cierto, je. Hasta tengo unas gafas rojas igualicas. Estoy intentando mantener el blog en secreto, porque he pensado que así me sentiré más libre para hablar de lo que quiera, así que mis amigos del mundo no virtual y familia (excepto el husband), no saben nada. Lo cual me sorprende, porque soy muy buena guardando secretos de otros, pero con los míos es otro cantar. De hecho, el plan era no decírselo a nadie, pero a la media hora de darle pistoletazo de salida al blog, llego mi marido a casa, y según oí la llave en la puerta ya estaba yo a pleno pulmón TENGO UN BLOG!!!. Eso es más propio de mí… En cualquier caso, a lo que iba es que como alguno de mis amigos/familia vea este perfil con la imagen de Mafalda, no hace falta que lean más, ya me doy por cazada.

Besos y buen día!!

15 comentarios:

  1. Jo, me has dado ganas de releer a Mafalda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aprovecha que siempre mola releerla!
      Mil besos

      Eliminar
  2. Jajajaja! O sea que por mi culpa no puedes lucir la playita, cachis!!! A mí también me costó elegir una foto; tengo buen recuerdo de esa playa, un verano que Mr. X y yo fuimos a visitar a mi amiga E, que estaba currando en el caribe, nada menos...
    Pero la imagen que has escogido dice mucho de ti. Yo no tenía libros de Mafalda por casa, pero cada vez que leo una viñeta suya me encanta, es una crack ;)
    Y lo del anonimato del blog, hice lo mismo que tú, y eso que también me cuesta callármelo...
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Currar en el Caribe con esa playa cerca tiene que ser otro rollo!!

      A ver si conseguimos seguir sin zamparle a todo amigo/ familia que TENGO UN BLOG!

      Besos!!!

      Eliminar
  3. Yo coincido con vosotras y llevo mi blog en el más absoluto secreto, jejeje.
    Mafalda me gusta, pero siempre he encontrado que esa no podía ser la personalidad de una niña ¿no?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro claro, pero esa es la gracia: niña adulta relistilla, je.

      Gracias por pasarte por aquí !!!

      Besos!!!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. era la chunga de la pandilla, con lo peor del marujeo, jajajajaja

      Eliminar
  5. Hola! Acabo de descubrirte por esa asociación de blog en blog tipo la teoría de los 6 grados de separación! Un besote y te seguiré leyendo. Yo leía las tiras de Mafalda cuando iba a casa de mi tía.. tenía un montón de librillos.. cuando falleció no sé qué pasó con ellos y me da una raaaabia, me habría encantado quedarme con ellos, por Mafalda y por lo que me recuerda a mi tía
    + Besotes

    ResponderEliminar
  6. Jajaja mafalda es genial! Me identifico, por un lado quiero el anonimato, por otro me encantaría contarlo! :-)

    ResponderEliminar
  7. A mí también me encantaba de pequeña, aunque no entendiese ni la mitad de los chistes. Lo bueno de eso es que, cuando la relees con el paso de los años, la redescubres y te gusta todavía más. Besotes.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Matt! Acabo de encontrarte, y me gusta tu blog.
    YO estoy casi igual que tú, me quiero hacer un blog, después de llevar tiempo leyendo en la blogosfera, me estoy animando a hacer el mío...
    Sigo por aquí, aunque no te comente siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mar, bienvenida!. Pues te recomiendo que te animes, es muy divertido, y no es tan exigente como yo pensaba. Total, una vez enganchada a leer blogs, te sale solo el dedicarle unos ratillos.
      Besos!

      Eliminar
  9. He llegado hasta aqui desde tu entrada de ayer... y me ha encantado leer esta historia y tus vivencias con y como Mafalda.

    ResponderEliminar