sábado, 8 de diciembre de 2018

Sobre la pequeña de la casa

No tengo perdón de Dios por tener esto tan abandonado.
Muchas veces en los últimos meses he pensado retomar la especie de saga de entradas que llamaba "Sobre mis hijos" con anecdotillas y ocurrencias de los dos mayores antes de que entraran en la adolescencia. Ahora es la tercera, la pequeña de la casa, la que está para una entrada diaria, pero nunca encuentro el momento de encender el ordenador y darle a la tecla.

Parece que en esta tarde se han alineado los astros y antes de que se desalineen me voy a poner a ello.
No quiero olvidar esta edad tan preciosa que tiene ahora la pequeña, que ayer cumplió cuatro años. CUATRO. Ni más ni menos. Y parece que fue ayer cuando supe que estaba embarazada.

Tiene ocurrencias mondantes, como cuando volvió el padre de un viaje de trabajo a china, y le dice: "sí que has tardado en volver del chino". Yo lloraba de risa de pensar que cuando a la niña le decíamos que el padre estaba en china, ella se lo imaginaba metido en un chino.

O cuando el otro día estaba ella muy afanada poniendo pegatinas en un álbum y le dijimos que lo estaba haciendo fenomenal y el padre para cargarlo más de bombo le dio las gracias por dejar el álbum tan bonito y contesta toda seria: "de nada, es un honor". Una semana hemos estado vacilando contestándonos "es un honor" a cualquier chorrada. Muchas risas.



Lo definitivo ha sido que me he tirado un mes pidiéndole que de ideas a los reyes magos, y no salía de pedir chuches o chicles, y de pronto el otro día dice toda seria: "dadme una hoja que voy a escribir mi carta a los reyes". Se pone toda formal a escribir unos garabatos mientras silabeaba lo que se supone que escribía, en plan: que-ridos re-yes. Y yo frotándome las manos boli en mano para apuntar qué diantres quería mi hija aparte de una miserables chuches y de pronto suelta: "quiero tener unas montañas cercanas a mi casa".
Acabáramos. Unas montañas cercanas. Vivimos en el centro de Madrid... ¡Eso no lo vende el corte inglés!.
La verdad es que tiene muchos juguetes, no ve tele con anuncios, por lo que tampoco se la crean necesidades de más, así que en el fondo tiene lógica que ella con unas chuches y las montañitas de Heidi en plena calle Santa Engracia, de sus peticiones a sus majestades de oriente por finiquitadas.

Aunque con la carta no hayamos triunfado mucho, en general todo el tema navideño la tiene motivadísima. Se pasa el día cantando "brillancicos", como ella los llama, pero unos que no conocemos que hablan mucho del "redendoooorrrr" y de alguien con "tez moreeeenaaaa".

Es muy cariñosa, nos forra a besos y abrazos en cuanto te acercas. El otro día la dije:
- te quiero hasta el infinito
- y yo hasta Galicia que está más lejos - me contestó ella -

Es una delicia de cría, que no da más guerra que la propia de su edad.

Los adolescentes por su parte, se van serenando. El curso pasado estuvieron ambos bastante contestones y le quitaban a una las ganas de todo. Pero este año, por una parte ellos están más tranquilos, sobre todo la mayor, que vuelve a ser un cielo la mayor parte del tiempo. Y también ocurre que yo estoy a aprendiendo a tratar mejor con ellos. Reconozco que el paso de una tierna y simpatiquísima infancia, a una etapa chillona y contestataria, lo llevé fatal y no hice mi mejor papel.

Así que entre unas cosas y otras, este curso 2018-2019 está siendo muy bueno. Esperemos que dure.
Muchos besos y abrazos a los que seguís pasando por aquí y mis mejores deseos para las fechas que se avecinan.




martes, 21 de agosto de 2018

Poniéndome al día

Anoche mientras daba vueltas en la cama intentando conciliar el sueño, tuve por primera vez el pensamiento de hacer una entrada de despedida y cerrar el blog.
Nunca había entendido a la gente que lo hacía, porque el blog no pide pan, y ahí queda para escribir cuando te apetezca aunque sea una vez al año. Sin embargo anoche lo entendí.

Yo he querido mucho a éste mi pequeño blog, he hecho amigos, he conocido incluso cenado con varias personas a las que llegué a conocer por esta página, le he dedicado tiempo y cariño. Así que anoche sentí la responsabilidad de no dejarle morir de inanición. Si hoy en día no me apetece escribir aquí, tendría que cerrarlo. Pero no, aquí estoy y esto no es una despedida, porque voy a hacer otro intento de mantenerlo vivo.

En mi insomnio de anoche también pensé por qué me he unido sin decidirlo expresamente, a la corriente que te lleva a opciones más superficiales, rápidas, visuales y que generan más interacciones, como pueden ser instagram, los foros, twitter. Las razones son simplemente penosas, pero es la realidad, seguramente la mayoría no damos para más. La interacción rápida, el chute en vena, el no tener que esperar a que lleguen un puñado de comentarios, sino recibir inmediatamente "me gusta" o "me parto". A través del blog, las relaciones tenían más calidad, éramos menos pero bien avenidos. En los foros por ejemplo, me encuentro con miles de comentarios y reacciones a los míos, pero que en dos días están olvidados.

Aparte de no dar para más, también es cierto que hay causas más objetivas a ese tráfico desviado, como son que escribir aquí requiere ordenador, y en casa ya nunca tengo el ordenador encendido, siempre uso mi móvil.

En cualquier caso, yo pasaba a contaros cómo nos van las cosas, así que procedo:

- ya estuvimos de vacaciones, tres semanas divididas casi a la mitad entre el sur de España y Galicia. Lo pasamos de maravilla y me di cuenta de cuánto las necesitaba. Los adolescentes estuvieron de lo más entretenidos con sus pandillas de ambas puntas de España, y el poco tiempo que les veníamos, era para estar de buen rollo. Así que yo, que he despotricado del rollo del "tiempo de calidad", y sigo haciéndolo cuando se trata de bebes y niños pequeños que lo que requieren es tu tiempo, sin apellidos. En el caso de los adolescentes, creo que los fines de semana de este invierno que me he empeñado en hacer planes familiares todos juntos, han sido un fracaso. Prefiero que corra el aire, que estén haciendo sus cosas (obviamente planes lógicos y controlados por mi, como es estar en la playa a 30 metros de donde estoy yo pero con sus amigos, o jugando al padel en la urbanización, o viendo una peli en casa de una amiga, etc) a que estén odiándonos por tener que estar obligados de excursión familiar.

- la mayor, a la vuelta de las vacaciones familiares, ha estado tres semanas en Alemania, y ha sido una experiencia muy enriquecedora y divertida para ella. Estuvo con una familia muy maja, en una escuela a la que iba a clases por las mañanas, y de actividades deportivas y lúdicas por las tardes. Se lo ha pasado fenomenal, ha hecho muchos amigos, y además, ha aprendido mucho alemán. Lo mejor de todo es que incluso nos echó de menos. Así que ahora estamos mi adolescente mayor y yo, en pleno romance madre-hija, que ojalá dure mucho.

- el niño está ahora mismo en un campamento de inglés, pero en España. Me pidió que no le mandara fuera, que no le apetecía nada, y que además seguro que le tocaba una familia sucia y que tosiera haciendo mucho ruido. En fin, sus cosas, ¿a quién se le ocurre pensar en el tipo de tos de una familia?, a él. Pero bueno, le entendí, y con 13 años tampoco me parece que sea necesario forzar, así que llegamos a este consenso con el que está encantado. También está siendo toda una experiencia pasar varias semanas fuera de casa, y está haciendo muchos amigos. Lo de aprender inglés no tengo claro cómo lo llevará, aunque el chaval a veces sorprende para bien.

- la pequeñita de la casa está para comérsela. No solo es preciosa, que lo es, es que además tiene cada puntazo de llorar de risa. Os cuento alguno: el otro día estábamos recordando un día hace años que fuimos al parque de atracciones y mi mayor, que tendría 8 años, me hizo subir a unas sillas voladoras del demonio que están como a mil kilómetros del suelo. El caso es que las malditas sillas voladoras tienen la misma sujeción que tendrían de ser las míticas que están a un metro de altura. Es decir, prácticamente ninguna. Así que cuando eso empezó a tirar para arriba, yo empecé a perder años de vida, pensando que se me caía la niña, me caía yo, me desmayaba, y un sin fin de desgracias que acababan en muerte.
Como nos reíamos tanto recordándolo - aunque puta gracia que tuvo en su momento - a la pequeña le pareció una cosa divertidísima, y preguntó si ella también iba en las sillas porque no lo recordaba. "No hija, tú no venías porque no habías nacido". "¡¡Pues haber esperado a que yo naciera!!, ¿por qué fuisteis sin mí??!. Pobriña, estaba súper indignada y sin entender nuestras risas.
Ayer le pregunté si querría ir al cine a ver Los increíbles 2, y me dice toda resuelta: "si me compras palominas sí, pero si solo me vas a dar un plátano, mejor nos quedamos en casa".
Y como estas, mil ocurrencias más, que ocurren cada día y que no me da la vida para escribir y recordarlas siempre.

Y nada más por hoy. Que no dejéis vuestros blogs, ni de comentar en los blogs amigos, y que seáis muy felices

miércoles, 13 de junio de 2018

Balance curso 2017-2018

A pesar de que hace ya muchos años que acabó mi etapa escolar, sigo midiendo los años por cursos. Para mi el balance toca ahora y no en diciembre, las buenas intenciones y propósitos son en septiembre, y ¡cómo me encantaría tener parón vacacional en julio y agosto!. Me tendré que conformar con mis tres semanitas de vacaciones estivales, pero echo de menos muchísimo las vacaciones escolares que disfruté, como buena estudiante, hasta que terminé la carrera. Los profes os lo ganaréis durante el curso, no digo yo que no, que soy hija de maestra y madre de adolescentes que no quiero ni pensar lo que tiene que ser aguantar a más de 10 juntos en un aula día tras día. Lo tendréis ganado y merecido, pero a estas alturas del año os envidio profundamente.

A lo que iba, que voy a aprovechar que toca hacer balance para pasar por aquí a desempolvar este blog querido mío, al que he abandonado más de lo que merece.
 En este curso han pasado muchas cosas:

- hemos cambiado de casa. La mudanza fue un infierno. Llevábamos diez años y medio viviendo en el mismo piso, con demasiado armario y almacenaje, y trasladar y acomodar toda esa acumulación fue terrible. Pero en un mes aproximadamente quedó todo organizado y estamos disfrutando mucho de la amplitud, la luz, las vistas, que los niños tengan cada uno su cuarto... Ha merecido muchísimo la pena.

- lo de los adolescentes que ya os conté en otra entrada anterior, ha ido a peor. Bueno, para ser sinceros, el niño se ha estabilizado y encima este año ha mejorado las notas. Todo el curso al filo del bien y del mal, pero en la última evaluación pegó una remontada y ha terminado con buenas notas y felicitaciones de varios profes (que debían estar tan sorprendidos como yo). La adolescente mayor es la que ha ido a peor. Las notas muy bien, como siempre. Pero el nivel de drama por cualquier cosa va increscendo.
Este año han movido la convocatoria de septiembre a junio. Los alumnos tienen el mismo número de oportunidades/éxamenes pero concentrados porque en junio termina todo el curso. Esto ha supuesto que han tenido que terminar antes el temario, y los alumnos como mis hijos que aprobaron todas las evaluaciones, están desde finales de mayo libres como palomas. Concretamente el 22 de mayo trajeron las notas de la tercera evaluación, exámenes y temario lógicamente lo terminaron antes. Esto supone que llevan demasiado tiempo yendo al cole con poco contenido. Les han organizado talleres, para los que no tienen recuperaciones, pero la acogida es muy desigual. El mérito del profesorado está claro, pero los chavales no acogen con el mismo entusiasmo un taller de defensa personal que otro de quebrados. El caso es que tenemos discusión diaria porque la adolescente mayor no quiere ir al colegio la mitad de los días. "¡Pero si no hacemos nada, es un rollazo, y ya han entregado las notas, para qué tengo que ir!, ¡eres la peor madre!". Esto lo tienen que oir mis delicados auditivos casi cada noche...
Según ella, muchos alumnos no van. Pero a mi me parece que a poco que hagan, algo más que en casa o apatrullando en manadas adolescentes la ciudad... Ya tienen bastante con estar libres desde el 22 de junio hasta mediados de septiembre. Si todavía estamos en calendario escolar con asistencia obligatoria tienen que ir y punto. Aunque he de decir que entiendo a los padres que llegan cansados y tarde de trabajar y desisten de lidiar la batalla diaria para convencer al adolescente de turno de que tiene que ir aunque no haya temario ni exámenes... Yo no desisto porque soy así, pero telita lo que es discutir diariamente por algo que para mi es de cajón.

- la pequeña está cada día más bonita y simpática. Ha sido su primer año de colegio y la experiencia en general ha sido muy buena. Ha hecho muchos amigos y una amiguita del alma. Le gusta su profe. Y ha aprendido mucho, la veo muy cambiada de cómo empezó en septiembre. Sabe un montón de canciones, monta en patinete nivel pro, se columpia sola a toda potencia, baila con ritmo, come mucho más y mejor... Está re-mona, si no fuera por mi sentido de la privacidad, ahora mismo os ponía algunas fotos para que veáis qué achuchable es, con su sonrisa siempre puesta.

- en el trabajo estoy a tope, pero mejor de lo que estuve de mayo a enero, periodo en el que me movieron dentro del propio departamento, cambiando de jefatura, y fue bastante duro. Ahora mismo tengo mucha carga de trabajo, pero salgo a mi hora y me organizo libremente. Con la jefa que tuve esos meses era imposible. Se metía en cómo hacía todo, tenía que reportar informes continuos de cosas absurdas, me puso móvil de empresa y me llamaba en mi tiempo libre... Muy agotador.

- el plan de vacaciones es el que hacemos muchos años de coger tres semanas seguidas y pasar la mitad en el sur de españa y la otra mitad en el norte.  Tengo muchísimas ganas, necesidad, de playa, paseos, no tener horarios, comer gambas... Cuando volvamos de las vacaciones familiares, la Niña mayor se va a alemania tres semanas. Es la primera vez que la mandamos fuera, y he de reconocer que estoy un pelín nerviosa, pero creo que va a ser una buena experiencia para ella. Cuando ella vuelva se irá el Niño a un campamento de inglés en la costa. La idea era mandarle fuera de España, pero a él no le apetecía nada, así que como primer año vamos a ver qué tal esto y al año que viene ya le mandamos fuera.

Y eso es todo por hoy amigos. Sed buenos y sed felices. Besos

martes, 6 de marzo de 2018

Mudanza, Zoster, y recopilatorio de últimas andanzas

Voy a aprovechar una circunstancia adversa, como es que en estos momentos me encuentro de baja por un herpes zoster con muy mala leche, que me está atizando el trigémino, para hacer algo positivo y muy olvidado, como es escribir una entradita.

Me cuesta mucho encontrar tiempo y ganas para sacar el ordenador y ponerme a escribir. Mi conexión de ocio a internet, es básicamente desde el móvil. Pero en mi primer día de baja, y siendo en estos momentos las 11:04 ya estoy aburrida, así que ¡amigos, aquí me tenéis de nuevo!.

Llevo un par de meses complicado, os cuento:

- Después de mucho mirar, buscar y aplazar, encontramos el piso ideal, cerca del nuestro, pero con un dormitorio más, y más espacio de salón y cocina. Justo lo que necesitábamos desde hace 3 años que nació la pequeña de la casa. Así que en un arranque de energía nos lanzamos al cambio. Poco que explicar al que haya sufrido mudanzas, y al que no, dos consejos: no acumules y no te mudes nunca.
Ahora hacemos un mes y tres días en la casa nueva, y esto va mereciendo la pena. Pero el inicio fue un cúmulo de desastres de lo más desmotivador. Los montadores de IKEA no llegaron el día que se les esperaba, los de la mudanza fueron malos, tardaron más de lo previsto e hicieron mucho menos de lo contratado. Aparte de que se les cayó el piano y ha quedado un lateral de madera roto, y rompieron varios marcos y muebles de cds. Hemos estado literalmente tres semanas deshaciendo cajas. Porque además solo tuve un día por mudanza, así que difícil compaginar trabajo, casa, niños, con montar una casa para familia de cinco miembros. Todavía queda una caja por abrir, pero es de fotos, cuadros y cosas superficiales sin las que podemos vivir.

- Los adolescentes están insoportables, así de claro os lo digo. Lo simpáticos y graciosos que eran, y ahora el 80% del tiempo están en plan ñu, en su cuarto, o con sus amigos, o a sus cosas. Supongo que es la edad, pero se hace complicado, y echo mucho de menos a los que eran antes. Este verano les vamos a mandar fuera por primera vez, pero es que les viene bien a ellos y a nosotros. Porque tres meses de verano, sin cole y con esa actitud perdonavidas, va a ser que no.

- La pequeña sigue ideal de la muerte, graciosa y simpática a más no poder. Todavía dice cosas como: "Me poní los zapatos", que me matan de amor, aunque cada día habla mejor, pero esas palabrejas suyas me enamoran. Al cole sigue yendo relativamente contenta, los fines de semana festeja mucho que no haya clase, pero cuando toca, no llora. Ahora bien, siempre que le preguntamos que qué hace en el cole, dice convencida que no aprenden nada, que solo juegan y ven películas. La verdad es que para no aprender nada, y siendo yo poco partidaria de la escolarización temprana no habiendo necesidad, sale caro la cantidad de virus y mocos que trae la pobre del cole. Ahora mismo mi mayor fantasía sería vivir en un sitio de clima templado, como canarias, que yo no tuviera que trabajar ni ella que ir al cole, y pasarnos la vida tranquilas en un dolce far niente. Pero nos toca estar aquí que es donde está en trabajo, y a ella llenarse de mocos y otitis...

- El zoster, me empezó a salir ayer por la mañana, en forma de pompas en la frente, pero con mucho dolor hacia el ojo derecho. La doctora de la empresa me dijo que creía que era un zoster y que me fuera a mi médico de la seguridad social, que efectivamente confirmó que sí lo era. Me han dado baja hasta el viernes, antivirales y calmantes, y aquí estoy metida en la cama con el ordenador, contándooslo.

- Por rematar con algo bueno, os cuento que fui con mi hija la mayor, a ver la película Lady Bird
Una película preciosa que nos encantó a las dos. Y muy adecuada para ver madre e hija, porque te ves reflejada en las protagonistas. Hay cosas que haces porque no lo puedes evitar, y cuando las ves en pantalla, desde la frialdad de estar fuera de ese conflicto madre-hija, te das cuenta de lo mal hecho que está y que tú lo haces igual de mal. Que si estás cansada, que si un mal día en el trabajo, que si la adolescente es insoportable y te ha sacado de tus casillas... Lo que sea, pero mal hecho está. No hablo de maltrato, simplemente de actitudes o comentarios que hacemos, que no aportan nada bueno. Y a ella le pasaba igual, por lo que me contaba tras la peli. De hecho tuvimos un rollito bastante guay charlando de la película, y esas cosas merecen la pena.



Y nada más por hoy. Espero que siga habiendo alguien al otro lado, aunque me merezco el ostracismo por prodigarme tan poco...

sábado, 27 de enero de 2018

El gran Showman

Querido Hugh Jackman de mis entretelas, no solo estás cañón del colorao y eres majo, sino que además lo mismo me haces de lobezno que cantas y bailas con mucho arte.

Siempre me han gustado los hombres de constitución grande y con pinta de sanos. A mi los esmirriados malotes que triunfaban en el instituto - y entre algunas mujeres, durante toda su vida - nunca me han gustado. Así que Hugh con esa sonrisa tan natural y ese tamaño, ya parte con ventaja.
Pero es que además, me parece un actorazo. Como suele hacer cine comercial, hasta que no haga de enfermo terminal y pierda treinta kilos para un papel dramático, no se le va a valorar en su justa medida.

El gran showman es un peliculón totalmente disfrutable, por la música, la historia, la puesta en escena, y por el amigo Hugh, que da gusto verle cómo se mueve y cómo actúa y cómo todo, ains...

En casa estamos enganchados a la banda sonora desde que vimos la película. Concretamente estamos tan en modo friki que nos estamos aprendiendo el baile de This is me. Una canción con mucho mensaje, que es un canto a poder ser diferentes y estar orgullosos de serlo. Meted en YouTube "This is me" y disfrutadla y a no ser que os horroricen los musicales, id a ver la película.

Besos

miércoles, 6 de diciembre de 2017

7 de diciembre - doble cumpleaños

Mañana es siete de diciembre y cumplen 13 y 3 años respectivamente, el mediano y la pequeña de la casa.

Ya he contado sus nacimientos otros años, así que aunque es algo que me encanta recordar cuando llega el cumple, hoy me voy a abstener de plasmarlo de nuevo aquí. He ido ha curiosear la entrada del año pasado y me he quedado pasmada porque la titulé igual que acabo de titular ésta, qué poco original soy madre, no tengo remedio.

Volviendo al tema: disfruto muchísimo de los cumpleaños de mis hijos, así que hoy estoy emocionada por el gran día que nos espera mañana.

El plan es: comida familiar con tíos y abuelos en un restaurante italiano. Por la tarde el mediano se irá al cine con sus amigos y el resto a casita a abrir regalos, soplar velas y demás. Me he cogido el día de vacaciones, así que con no tener que ir a trabajar y poder pasar el día en familia, ya soy feliz. Desde que en el 7 de diciembre de 2004 rompí aguas en la oficina y desde allí al hospital, decidí que ese día me lo iba a coger siempre de vacaciones. Hasta la fecha he cumplido, y mientras esté en mi mano, así seguiré.

El niño vino ayer emocionado porque toda la clase le había firmado una postal de cumple con dedicatorias muy bonitas y felicitaciones. Una de ellas era: "¡eres el mediador del año!". Y me he acordado que no os he contado que este año le nombraron mediador de la clase. Es un "cargo" que desconocía porque en mis tiempos escolares no existía. Parece ser que lo eligen los alumnos y el papel es el de tener un igual que media cuando hay un conflicto entre ellos. La verdad es que le pega mucho, porque él es muy de haz la paz y no la guerra.
A pesar de lo peculiar que es, y lo a su bola que va, es un niño muy querido en el cole. Siempre me lo dicen los profes. Incluso el año pasado, en el que pinchó en la primera evaluación, cuando fui a hablar con el tutor, una vez que se quejó de la parte académica, volvió a decir lo de que era un niño nada problemático, con buen comportamiento y muy querido por los compañeros. Eso dicho por un profe de un alumno cateador de la pradera, tiene mucho mérito.

Este año está mucho más centrado con los estudios, le están yendo bien las notas por ahora. Y en el cole sigue contento como siempre, que es un contento sin pasarse.

La pequeña está fenomenal, muy para comérsela, muy graciosa y muy de todo. Los virus escolares la han zurrado bastante, pero lo sobrellevamos de la mejor manera. Tuve entrevista con su profe y me dijo que va muy bien. Las primeras semanas le chocaban bastante las rutinas escolares de hacer fila, estar sentados, compartir los juguetes, etc. Al no haber ido a guardería, ha sido todo un cambio para ella. Pero enseguida se ha adaptado fenomenal y va contenta.
En esas semanas primeras de adaptación al status quo, parece ser que ella determinó que algunos de los juguetes de la clase eran solo de ella, si alguien se los cogía decía que la robaban, y a alguno le pegó en defensa de su supuesta propiedad. Cuando me lo contó la profe, estuve intentado sonsacarle en plan:
- ¿y en tu clase hay peleas? ¿algún niño ha pegado a otro?
- no, no, en mi clase eso no pasa, somos muy buenos. Peleas solo los de la clase de la flor (esto es, la clase de al lado... telita...).

En fin, que mis cumpleañeros están muy bien, sanos y felices. Y les digo que les quiero infinito y les deseo un MUY FELIZ CUMPLEAÑOS.


miércoles, 22 de noviembre de 2017

Por trece razones

Hemos estrenado Netflix viendo del tirón la serie "Por trece razones", basada en la novela Thirteen Reasons Why de Jay Asher



Había leído mucho sobre la serie y tenía ganas. Además la temática juvenil, si está bien hecha, me gusta.

La serie trata sobre una joven de instituto, Hannah, que se suicida y graba siete de cintas de cassette, una cara por cada persona que ha hecho que ella termine con su vida. Envía las cintas a las personas que participan en cada historia, entre las que está el protagonista, Clay Jensen, amigo enamorado de ella, que tarda en comprender por qué él recibe las cintas.
A mi también me ha costado entenderlo, la verdad, y de hecho he tardado en empatizar con Hannah, aunque creo que el motivo por el que ocurre eso es por algo que finalmente te hace pensar: no da el perfil de víctima.

Hannah es una chica de diecisiete años, guapa, lista, que toma malas decisiones, que sufre por cosas habituales entre jóvenes y adolescentes. Ella misma trata a algunos de sus compañeros como no quiere que la traten a ella.
Pero la historia se va volviendo más dura, va consiguiendo que te pongas en su piel y llegues a entenderla.
No sé si recomiendo la serie, porque me ha resultado triste, dura, por ratos se me ha hecho hasta pesada (creo que debería tener menos capítulos). Pero tiene una cosa muy buena, y es que te hace pensar.

A mi personalmente, lo que más me ha aterrorizado de la historia es lo ajenos que están los padres a todo lo que les pasa a sus hijos. Y hablamos de familias normales, con vidas normales, que hablan, que se supone que conocen a sus hijos, como lo pensamos todos.

Hay una escena especialmente terrible, una de las amigas de Hannah, ha tenido una experiencia horrorosa .........(SPOILER: sin dar muchos detalles, pero hablamos de violación y de alcohol)....
está en la mesa cenando con sus padres y hermanos, sonriente, el padre pregunta qué tal en el equipo de animadoras, ella contesta que fenomenal, sigue preguntando a los hermanos pequeños... En fin, una escena familiar típica y reconocible.
Los padres y los hijos están en planetas distintos que solo conectan para cosas triviales como desayunar, cenar y hablar de temas sin importancia. Ninguno de los padres tiene ni idea del sufrimiento de sus hijos, de los errores que están cometiendo, de si están siendo realmente malos con sus compañeros. Terrorífico. Lo mismo ocurre con los profesores, que también están de forma grotesca delante de todo lo que está pasando y obviándolo o pasando de puntillas sin marcharse con el barro.

En cualquier caso, como no soy profesora y sí soy madre, me ha dolido más el papel de los padres en la historia, porque además me parece muy realista.

Me ha hecho pensar mucho, y yo también llevaba a los 15, 16, 17 años una vida muy al margen de lo que mis padres conocían. Ojo, que no hablo de nada grave, fui una buena chica con suerte. Pero lo que es cierto es que mis padres no eran mi medio conscientes de mis verdaderas preocupaciones, de mis enfados, de mis enamoramientos y de mis primeras veces en cosas importantes de la vida.

Creo que lo mismo me está pasando con mi hija mayor, que este verano ha hecho 14 años. Ella sigue comportándose como siempre la mayor parte del tiempo, pero a veces me siento ajena a su vida. Cambia de amigas y ni me entero. Un día está de genio y nos trata sin respeto, sin motivo aparente que yo conozca.

Por una parte es cuestión de falta de tiempo, porque entre el trabajo, la pequeña y sus necesidades, los mayores con sus horarios de baloncesto, ballet, deberes... Es cierto que no hay demasiadas horas de convivencia de verdad. Pero aunque las hubiera, no tengo claro que ese abismo entre lo que vive un adolescente y lo que perciben sus padres, no se siguiera produciendo.

Si habéis visto la serie o leído el libro, me gustaría saber vuestras opiniones, porque tengo sentimientos encontrados...