sábado, 8 de diciembre de 2018

Sobre la pequeña de la casa

No tengo perdón de Dios por tener esto tan abandonado.
Muchas veces en los últimos meses he pensado retomar la especie de saga de entradas que llamaba "Sobre mis hijos" con anecdotillas y ocurrencias de los dos mayores antes de que entraran en la adolescencia. Ahora es la tercera, la pequeña de la casa, la que está para una entrada diaria, pero nunca encuentro el momento de encender el ordenador y darle a la tecla.

Parece que en esta tarde se han alineado los astros y antes de que se desalineen me voy a poner a ello.
No quiero olvidar esta edad tan preciosa que tiene ahora la pequeña, que ayer cumplió cuatro años. CUATRO. Ni más ni menos. Y parece que fue ayer cuando supe que estaba embarazada.

Tiene ocurrencias mondantes, como cuando volvió el padre de un viaje de trabajo a china, y le dice: "sí que has tardado en volver del chino". Yo lloraba de risa de pensar que cuando a la niña le decíamos que el padre estaba en china, ella se lo imaginaba metido en un chino.

O cuando el otro día estaba ella muy afanada poniendo pegatinas en un álbum y le dijimos que lo estaba haciendo fenomenal y el padre para cargarlo más de bombo le dio las gracias por dejar el álbum tan bonito y contesta toda seria: "de nada, es un honor". Una semana hemos estado vacilando contestándonos "es un honor" a cualquier chorrada. Muchas risas.



Lo definitivo ha sido que me he tirado un mes pidiéndole que de ideas a los reyes magos, y no salía de pedir chuches o chicles, y de pronto el otro día dice toda seria: "dadme una hoja que voy a escribir mi carta a los reyes". Se pone toda formal a escribir unos garabatos mientras silabeaba lo que se supone que escribía, en plan: que-ridos re-yes. Y yo frotándome las manos boli en mano para apuntar qué diantres quería mi hija aparte de una miserables chuches y de pronto suelta: "quiero tener unas montañas cercanas a mi casa".
Acabáramos. Unas montañas cercanas. Vivimos en el centro de Madrid... ¡Eso no lo vende el corte inglés!.
La verdad es que tiene muchos juguetes, no ve tele con anuncios, por lo que tampoco se la crean necesidades de más, así que en el fondo tiene lógica que ella con unas chuches y las montañitas de Heidi en plena calle Santa Engracia, de sus peticiones a sus majestades de oriente por finiquitadas.

Aunque con la carta no hayamos triunfado mucho, en general todo el tema navideño la tiene motivadísima. Se pasa el día cantando "brillancicos", como ella los llama, pero unos que no conocemos que hablan mucho del "redendoooorrrr" y de alguien con "tez moreeeenaaaa".

Es muy cariñosa, nos forra a besos y abrazos en cuanto te acercas. El otro día la dije:
- te quiero hasta el infinito
- y yo hasta Galicia que está más lejos - me contestó ella -

Es una delicia de cría, que no da más guerra que la propia de su edad.

Los adolescentes por su parte, se van serenando. El curso pasado estuvieron ambos bastante contestones y le quitaban a una las ganas de todo. Pero este año, por una parte ellos están más tranquilos, sobre todo la mayor, que vuelve a ser un cielo la mayor parte del tiempo. Y también ocurre que yo estoy a aprendiendo a tratar mejor con ellos. Reconozco que el paso de una tierna y simpatiquísima infancia, a una etapa chillona y contestataria, lo llevé fatal y no hice mi mejor papel.

Así que entre unas cosas y otras, este curso 2018-2019 está siendo muy bueno. Esperemos que dure.
Muchos besos y abrazos a los que seguís pasando por aquí y mis mejores deseos para las fechas que se avecinan.




30 comentarios:

  1. Para un capricho que tiene la niña, espero un cambio a un sitio donde haya montañas cerca.
    Esa niña es un sol. Se echaban en falta sus salidas.
    Ha sido un honor leerte.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Macondo,
      me has hecho reír con tu comentario.
      Esperemos que le valga una excursión a navacerrada, porque la verdad es que un traslado a la montaña no figura en nuetros planes próximos.
      Muchos besos

      Eliminar
  2. Siempre digo lo mismo: ¡Cómo pasa el tiempo! Yo también siento que apenas ayer estabas embarazada...
    ¡Qué gusto leerte! Yo también escribo menos de lo que querría, pero es qu el tiempo no da para todo, qué se le va a hacer. ¡Amo leer sobre tus hijos! No podría sino repetir a Macondo: Esa niña es un sol y ha sido un honor leerte :D
    (A ver si le consiguen aunque sea unos montes).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la vida oyendo a “los mayores” lo de lo rápido que pasa el tiempo y qué razón tenían. Yo lo digo con auténtica sorpresa, no doy crédito

      No hay tiempo para todo está claro, al final hay que priorizar. Al final mi conexión a internet en modo lúdico es a través del móvil lo que dificulta escribir en un blog. Del ordenador acabo tan saturada del trabajo que en casa no veo momento.

      Un beso fuerte

      Eliminar
  3. Qué encanto. No tardes tanto otra vez. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Ay, se te echaba de menos.
    Te voy a dar un consejo que nadie me ha pedido y me odiaré por ello... pero yo era de esas niñas que por Reyes pedía cualquier chorrada o imposibles y mis padres se deseperaban. El caso es que si quiere chuches, que le traigan chuches. En serio. No quiere mil paquetes absurdos que luego no va a hacer caso. A ver, alguna cosita sí, claro. Pero yo qué sé. Yo era de las que me ponía contenta con calcetines y pijamas nuevos, con pinzas para el pelo (siempre me encantaron las cosas del pelo) y con unos chocolates un poco más molones de lo normal. Así que, ya que no puedes traer las montañas, pues las chuches. Y a lo mejor los Reyes pueden dejar ua invitación para pasar el fin de semana en la sierra, así como idea.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Naar. Agradezco mucho tus palabras.
      Es lo que haré: chuches y un vale para pasar el día en navacerrada. Bueno, algun juego más caerá, de los que se que la gustan seguro.

      Un beso

      Eliminar
  5. Andamos todos revueltos!!!
    muchas gracias por este post! me gusta leerte de nuevo!
    besitos!

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bien leerte! La niña tiene que ser una alegría. Lo de los adolescentes, ya sabes, compartimos. El mío mayor ha vuelto a la cordura, ya el curso pasado. Y da gusto con él. El pequeño es insoportable muchas veces sin haber entrado en la adolescencia... Por casa mucho trabajo, estudio, clases, ni un rato libre tenemos. El próximo viernes ya nos relajamos. Que nos hace mucha falta.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí la mayor estuvo fatal el año pasado, tercero de la ESO. Pero ya en verano algo cambió y el curso ha empezado tranquilo. Me refiero solo a temas de carácter y rebeldía, en estudios siempre se ha mantenido fenomenal.
      El niño todavía no ha llegado a estar tan mal como en los peores momentos de la mayor, pero sí está alteradillo a ratos... Hay que tener mucha paciencia, la verdad, la adolescencia no se me da.

      Tenemos vacaciones del 26 al 2, y no veo el momento. Qué ganas de desconectar del trabajo, la casa, los exámenes etc

      Un beso

      Eliminar
  7. Miedo me da a mi lo de la adolescencia. Mi hijo tiene 12 años y empieza ya a estar "muuu tonto". Yo creo que antes llegábamos a esa etapa más tarde!.
    En fin, espero poder lidiar con ello como tú.
    Y aprovecha las monerías de la pequeña, que como bien sabes.... antes de que te quieras dar cuenta, está también en la edad del pavo! jajajaja

    Un abrazo

    https://similocuramedeja.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La adolescencia es dura, yo no tengo suficiente paciencia. Toda la que tengo con bebés y niños parece esfumarse ante la primera mala contestación de un adolescente.

      También depende de cada niño, la niña ha sido breve pero intenso. Por lo que oigo otros están años y algunos afortunados casi no cambian. Así que suerte con el tuyo.

      Un beso

      Eliminar
  8. Abandonados nos tenias...
    Malamente, tra tra
    Ahora a coger carrerilla que esto no puede ser
    La verdad es que tu peque sabe lo que es importante, mujer yo cambiaria la montaña por una playita, ahí mismo en los teatros del Canal no me va mal
    Pregúntale que le parece a ver si siendo dos las que lo pedimos hacemos fuerza
    Respecto de mi adolescente , uf, ay, madredelamorhermoso la paciencia q hay que tener
    Te mando besos

    Lou

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha matado lo de malamente, para mi ya siempre irá seguido de un tra tra :)

      A mi me van montañas y playas, pero si hay que elegir, me uno a la moción de playa en Canal.
      El relax que me da el mar, la brisa, el ruido de las olas... no me lo da nada.

      Un beso

      Eliminar
  9. Que simpatica la mas pequeñita con sus ocurrencias..
    Muchas felicidades para vos también!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La peque tiene una edad muy simpática y muy disfrutable.
      Un beso

      Eliminar
  10. Es un honor tener entrada tuya. Jajajaja. Besotes y me alegro de que el balance sea tan positivo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajaj
      Cuando empiezas con la chorradita de “es un honor” es un vicio

      Un beso

      Eliminar
  11. Acabo de adoptar "brillancico" en mi diccionario.

    Cuéntanos más de estas! Y felices fiestas! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ella es toda una influencer, nosotros también decimos ya siempre brillancicos.
      Otra buena es que hay árboles de hoja caduca y otros de hoja perende :)

      Un beso

      Eliminar
  12. Qué preciosa está la pequeñaja!! Apunta maneras! Yo también me meo con lo de de China, jajajajaja!
    Me alegro de que los mayores estén más tratables... XD. La verdad es que el paso a la adolescencia es una adaptación para todos, pero también tiene su gracia. :)
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pensaba, ilusa de mi, que seguía conectada con mi yo adolescente, por eso de que leo mucha literatura juvenil, me gustan las sagas de ciencia ficción y creo que es una época con muchas cosas buenas: la ingenuidad, la ilusión, todas las posibilidades de futuro por explorar...
      Todo eso es así, pero ser madre de uno de ellos es muy complicado

      Un beso

      Eliminar
  13. ¡Jo, que me perdí tu entrada "en directo"!
    La peque para comérsela, jajaja. Vamos a rebautizar eso de "se fue a por tabaco...", y llamarlo "se fue al chino...". Cómo se echan de menos esas cosas. Me alegro de que tus adolescentes estén más serenos, pero sobre todo me alegro de volver a leerte. ¡A ver si de verdad te animas más!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del chino me hizo llorar de risa. Leído no es tan gracioso como oírselo a ella en vivo y en directo. Diez días estuvo el padre en china y diez dias ella pensando que está por los pasillos de un chino, juas.
      Estas perlas que sueltan los peques valen oro.

      También me valen las incorrecciones tipo que a las ventanillas del coche le llama las persianas. “Mamá, llevas tu persiana bajada” <3

      Un beso

      Eliminar
  14. que buena es! esa inocencia y ternura son increibles!! que de frases madre mia... que no se nos olviden !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo las escribo en un word de frases que ya he impreso y encuadernado varias veces. Y además hice aquí bastante recopilación de los dos mayores, casi todo en entradas que tengo etiquetadas como “sobre mis hijos”, se puede acceder directamente a todas ellas.
      Aun así como no lo suelo releer se me olvidan y luego me encanta acordarme :)

      Un beso

      Eliminar
  15. jajajajja madre mía... yo hacíai un millón de años que no me metía por aquí y me he encontrado con esta entrada....
    Llorando de la risa estoy... jajajaja
    Es bueníiiiiiiiiisima!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias maja. Yo también me río mucho con ella.
      Un beso

      Eliminar