martes, 21 de agosto de 2018

Poniéndome al día

Anoche mientras daba vueltas en la cama intentando conciliar el sueño, tuve por primera vez el pensamiento de hacer una entrada de despedida y cerrar el blog.
Nunca había entendido a la gente que lo hacía, porque el blog no pide pan, y ahí queda para escribir cuando te apetezca aunque sea una vez al año. Sin embargo anoche lo entendí.

Yo he querido mucho a éste mi pequeño blog, he hecho amigos, he conocido incluso cenado con varias personas a las que llegué a conocer por esta página, le he dedicado tiempo y cariño. Así que anoche sentí la responsabilidad de no dejarle morir de inanición. Si hoy en día no me apetece escribir aquí, tendría que cerrarlo. Pero no, aquí estoy y esto no es una despedida, porque voy a hacer otro intento de mantenerlo vivo.

En mi insomnio de anoche también pensé por qué me he unido sin decidirlo expresamente, a la corriente que te lleva a opciones más superficiales, rápidas, visuales y que generan más interacciones, como pueden ser instagram, los foros, twitter. Las razones son simplemente penosas, pero es la realidad, seguramente la mayoría no damos para más. La interacción rápida, el chute en vena, el no tener que esperar a que lleguen un puñado de comentarios, sino recibir inmediatamente "me gusta" o "me parto". A través del blog, las relaciones tenían más calidad, éramos menos pero bien avenidos. En los foros por ejemplo, me encuentro con miles de comentarios y reacciones a los míos, pero que en dos días están olvidados.

Aparte de no dar para más, también es cierto que hay causas más objetivas a ese tráfico desviado, como son que escribir aquí requiere ordenador, y en casa ya nunca tengo el ordenador encendido, siempre uso mi móvil.

En cualquier caso, yo pasaba a contaros cómo nos van las cosas, así que procedo:

- ya estuvimos de vacaciones, tres semanas divididas casi a la mitad entre el sur de España y Galicia. Lo pasamos de maravilla y me di cuenta de cuánto las necesitaba. Los adolescentes estuvieron de lo más entretenidos con sus pandillas de ambas puntas de España, y el poco tiempo que les veníamos, era para estar de buen rollo. Así que yo, que he despotricado del rollo del "tiempo de calidad", y sigo haciéndolo cuando se trata de bebes y niños pequeños que lo que requieren es tu tiempo, sin apellidos. En el caso de los adolescentes, creo que los fines de semana de este invierno que me he empeñado en hacer planes familiares todos juntos, han sido un fracaso. Prefiero que corra el aire, que estén haciendo sus cosas (obviamente planes lógicos y controlados por mi, como es estar en la playa a 30 metros de donde estoy yo pero con sus amigos, o jugando al padel en la urbanización, o viendo una peli en casa de una amiga, etc) a que estén odiándonos por tener que estar obligados de excursión familiar.

- la mayor, a la vuelta de las vacaciones familiares, ha estado tres semanas en Alemania, y ha sido una experiencia muy enriquecedora y divertida para ella. Estuvo con una familia muy maja, en una escuela a la que iba a clases por las mañanas, y de actividades deportivas y lúdicas por las tardes. Se lo ha pasado fenomenal, ha hecho muchos amigos, y además, ha aprendido mucho alemán. Lo mejor de todo es que incluso nos echó de menos. Así que ahora estamos mi adolescente mayor y yo, en pleno romance madre-hija, que ojalá dure mucho.

- el niño está ahora mismo en un campamento de inglés, pero en España. Me pidió que no le mandara fuera, que no le apetecía nada, y que además seguro que le tocaba una familia sucia y que tosiera haciendo mucho ruido. En fin, sus cosas, ¿a quién se le ocurre pensar en el tipo de tos de una familia?, a él. Pero bueno, le entendí, y con 13 años tampoco me parece que sea necesario forzar, así que llegamos a este consenso con el que está encantado. También está siendo toda una experiencia pasar varias semanas fuera de casa, y está haciendo muchos amigos. Lo de aprender inglés no tengo claro cómo lo llevará, aunque el chaval a veces sorprende para bien.

- la pequeñita de la casa está para comérsela. No solo es preciosa, que lo es, es que además tiene cada puntazo de llorar de risa. Os cuento alguno: el otro día estábamos recordando un día hace años que fuimos al parque de atracciones y mi mayor, que tendría 8 años, me hizo subir a unas sillas voladoras del demonio que están como a mil kilómetros del suelo. El caso es que las malditas sillas voladoras tienen la misma sujeción que tendrían de ser las míticas que están a un metro de altura. Es decir, prácticamente ninguna. Así que cuando eso empezó a tirar para arriba, yo empecé a perder años de vida, pensando que se me caía la niña, me caía yo, me desmayaba, y un sin fin de desgracias que acababan en muerte.
Como nos reíamos tanto recordándolo - aunque puta gracia que tuvo en su momento - a la pequeña le pareció una cosa divertidísima, y preguntó si ella también iba en las sillas porque no lo recordaba. "No hija, tú no venías porque no habías nacido". "¡¡Pues haber esperado a que yo naciera!!, ¿por qué fuisteis sin mí??!. Pobriña, estaba súper indignada y sin entender nuestras risas.
Ayer le pregunté si querría ir al cine a ver Los increíbles 2, y me dice toda resuelta: "si me compras palominas sí, pero si solo me vas a dar un plátano, mejor nos quedamos en casa".
Y como estas, mil ocurrencias más, que ocurren cada día y que no me da la vida para escribir y recordarlas siempre.

Y nada más por hoy. Que no dejéis vuestros blogs, ni de comentar en los blogs amigos, y que seáis muy felices

35 comentarios:

  1. Recuerdo que cuando alguno de los hermanos íbamos a algún lugar internos, mi santa madre nos escribía todos los días. Decía —creo que con razón— que era mucho más fácil recordar lo que había ocurrido en un periodo de tiempo tan corto y contarlo que buscar lo interesante que había pasado en los últimos 15 días. Creo que con el blog sucede un poco lo mismo.
    Yo no me puedo despistar con las redes sociales, porque no les he pillado la gracia. Tampoco tengo interés, la verdad.
    Creo que la pequeña tiene razón. Me parece de un egoísmo imperdonable que no retrasarais la excursión a las sillas para cuando ella hubiera nacido. Esa niña es una cachonda. Ojalá le dure.
    Me alegra que te cueste dejar el blog y que quieras seguir intentándolo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Macondo, siempre tan majo.

      No veas qué suerte tienes de no pillarles la gracia a las redes. Yo he sido de las últimas en pillársela, y aún así con reservas, porque sigo odiando facebook, y por lo tanto ya me libro de mucha tontería no teniendo cuenta en esa red.
      En insta yo no subo casi fotos, pero sí me gusta mucho ir clicando de una foto a otra, y no veas cómo se te va el tiempo en NADA. Porque luego lo piensas y no has hecho nada bueno por ti ni por nadie. Pero es una cosa mala cómo engancha. Tienes de todo: viajes, deporte, cocina, vida sana, familias numerosas, famosos... Una locuraca que debería estar prohibida porque engancha cosa mala.

      Lo de las cartas diarias de tu madre me ha chiflado. Yo ahora no escribo cartas, aunque de niña y joven era muy de escribir cartas, pero ahora, con mis adolescente no perdono día sin hablar con ellos aunque estén fuera. El niño solo tiene disponible el móvil a las ocho de la tarde, me llama y me cuenta a todo detalle desde la última conversación del día anterior hasta ese momento. Totalmente de acuerdo con tu madre, el parte informativo tiene que ser diario, porque si no se pierden muchos detalles.

      Un abrazo, Macondo

      Eliminar
  2. Me gusta que sigas por aquí. Además, esto está bastante muerto, cada vez hay menos gente y se publica mucho menos. Una pena.

    Mi mayor ha estado un mes fuera y muy bien. Tiene muchas ganas de ir a Alemania, pero ya será el año que viene, seguramente. El pequeño es diferente y no lo veo yéndose al extranjero aún, así que lo que dices: no hay que forzar. Veremos cómo va el próximo curso, que amenaza duro.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué curioso que tu peque tampoco quiera. Yo a esa edad estaba loca porque me dejaran irme fuera: al extranjero, a un campamento o a dormir a casa de una amiga. Pero salir al mundo. Cada uno somos de una manera, está claro.

      ¿Por qué amenaza duro el próximo curso?. Yo siempre empiezo optimista pensando que todo va a ir genial, y claro, el palazo me lo llevo luego.

      Un beso, y gracias por seguir ahí

      Eliminar
    2. El mayor segundo de bachillerato, y las pruebas finales, ya sabes, y el pequeño sigue siendo muy dependiente, y este año está empeñado en empezar a estudiar también piano, sin dejar la viola, así que no sé si nos darán las horas del día...

      Besos.

      Eliminar
  3. ¡Ay, Matt, cómo estaba lamentando lo que pensé que sería una despedida! Qué bueno que no :) Aunque fueran entradas breves y no tan frecuentes, yo te quisiera por aquí los próximos treinta años...
    Qué gusto que los muchachos estén contentos. La oportunidad de extrañar la casa es bueno. Ojalá ese romance madre-hija dure mucho <3
    Las cosas que mencionas tipo "administración maternal" las comparto plenamente: con los niños pequeños hay que estar todo lo posible y a los mayores, darles su espacio siguiendo una "a cargo".
    Ya sé que no da la vida para recordar y platicar todas las gracias de las pequeñitas, pero cuenta todo lo que puedas... Debió disfrutar tener más "espacio" para ella cuando se fue la hermana y luego el hermano.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia!, qué alegría me estáis dando los que venis a comentar.
      Y qué bonitas palabras, ojalá seguir treinta años leyéndonos.

      La pequeña tiene sentimientos encontrados, justo esta semana, el niño está de campamento y la mayor con mis padres en la playa. Así que ella está de hija única, y por una parte bien pero por otra echa mucho de menos a los hermanos.

      Esta semana ha salido así, pero el resto lo organicé para que no estuvieran los dos a la vez fuera, primero se fue Lu tres semanas y el día que volvía, se fue Santi.
      Ella les adora y se le hace muy raro no verles.
      Un beso fuerte

      Eliminar
  4. ¡VAYA SUSTO ME HAS DADO! Eso no se le hace a tus fieles seguidores, uff...
    Qué suerte tienes con que tus niños tengan pandillas de veraneo. Al sitio al que nosotros podemos ir de vacaciones, van algunos amigos de mis hijos, pero como no son fechas fijas, pues no suelen coincidir, y me toca a mí estar pendiente de organizarles planes para que no se harten de playa (tiene guasa). Lo de obligarles a hacer planes familiares, yo lo veo como algo puntual: este año hemos tenido comuniones, y a la mayoría no les he obligado a ir, porque sabía que se iban a aburrir mortalmente y yo también he pasado por eso. Por contra, la semana pasada me sorprendieron padre e hijos queriendo ver una peli en el cine que a mí no me apetecía, pero allá que fui por hacer algo juntos.
    La peque tiene que estar para comérsela, ¡disfrútala!
    P.D.: me parto con las secciones que "tiene" IG, "familias numerosas"; ¡soy totalmente adicta! Por lo demás, no me suelo enredar, solo veo a la gente que sigo y punto.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sara,
      Nosotros casi todos los años vamos las tres primeras semanas de julio, así que en el sur, a base de repetir, siempre coinciden con los mismos. En galicia, el padre y toda la familia paterna son de allí, así que tienen primos, amigos de primos etc.
      A estas edades no veas cómo valoro que tengan amigos donde veraneamos, sino sería insufrible.
      Me cuentan esto hace 4 años y no me lo creo. Con lo amorosos, simpáticos y lo que les ha gustado hacer planes con nosotros, a mis hijos.
      Un beso

      Eliminar
  5. Que lindo leerte por acá.. Yo también escribo menos pero trato cada tanto de dar alguna señal de vida, y sigo leyendo mis blogs amigos.. este mundito sigue gustándome, me apena que algunos que me encantaba leer casi ni publiquen o hayan desaparecido, pero asi es la vida.
    Que bonitas anécdotas de tus peques.. siempre tan imaginativos con sus respuestas..
    Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa, eres un encanto siempre.
      El que blogs amigos hayan desaparecido o no aparezcan en tus entradas personas que antes siempre comentaban, es otra causa importante de que se te quiten las ganas de escribir... Se retroalimenta el tema.
      Un beso y gracias por seguir pasando por aquí

      Eliminar
  6. Cuando crecen es mejor que tengan sus propios planes. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso lo sabía, pero no pensaba que sería tan de golpe y tan radical. Casi de un día para otro pasan de estar encantados con sus padres a solo querer estar con amigos. Un punto intermedio sería más lógico y sano. Pero es lo que hay.
      Besos

      Eliminar
  7. Ay, pensé que era un post de despedida y ya me estaba dando penita... Pese a que prefiero que la gente no se vaya porque se les coge cariñito y tal, yo soy de las que agradecen un post de despedida. Eso de dejar morir un blog sin haber dicho nada a la gente que te seguía, no sé, no lo veo.

    En fin, me alegro de que pienses seguir dando guerra. Yo aún estoy esperando las vacaciones pero, por suerte, ya me queda poco.

    Me ha hecho mucha gracia lo del plátano. Pero es que lleva razón. Ir al cine y no comer palomitas es casi lo mismo que no ir. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tienes claro que nunca más vas a escribir también soy partidario de despedirte. Lo que yo no entendía era la necesidad de cerrarlo definitivamente y no dejarlo abierto aunque sea para tres entradas al año.
      Pero ya lo he entendido porque da mucha pena un blog que tuvo vida y actividad dejarlo languidecer. Es como decadente. Para eso entiendo que haya gente que se despida y eche el cierre.

      Besos

      Eliminar
  8. así sea 3 veces al año... por los próximos treinta años jeje
    te imaginas? empezar un blog hablando de los hijos y luego contar de los nietos!
    de locos! jaja

    me ha dado gusto leerte, un abrazo a la distancia (de un clic) ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que sería bonito, venga, a ver si duramos por aquí hasta que podamos contar batallitas con los nietos :)
      Un beso y gracias por pasarte

      Eliminar
  9. Cómo me gusta leerte!
    Ay, esas reflexiones blogueras... Yo soy partidaria de escribir una despedida, y a punto he estado varias veces porque me pasa como a ti, que hubo un momento en que esto era un boom y había mucha interacción, pero las redes han cambiado y una se pregunta si tiene sentido escribir de uvas a peras... de momento he decidido no agobiarme y escribir cuando los astros se alineen. Y leer, leo a pocos y muy selectos, yo también me he perdido en insta... Pero es que hay gente que no solo publica fotos, es que mete unos textos que te mueres de gusto, como la boticaria... Ahí es donde yo creo que ha cambiado más la fórmula. Sobre todo para las que no queremos exponer nuestra vida privada mediante fotos al gran público... En fin, que me alegro de leerte!
    Creo que eso de dar cuerda a los adolescentes es un acierto. Cuando les da sopor los planes adultos es mejor que campen a tenerlos de morros al lado. Y por suerte tienes a la pequeñaja para cubrir tu cuota filial en los planes, jejejejeje...
    Este verano nos hemos quedado sin vacaciones porque hemos pintado y cambiado los muebles de casa, así que tus vacas me parecen los mássss!
    Besotes hermosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te refieres a boticaria garcia?, a mi me encanta. Ahora se está pegando un viajazo parecido al que nos dimos nosotros hace cinco años.
      Lo que no pillo es lo que comentas de “sobre todo para las que no queremos exponer nuestra vida privada”.
      Yo tengo insta privado y con cuatro fotos. Pero sí veo lo de los demás. También podría hacer una cuenta anónima para matt y publicar paisajes, comidas, qué se yo. Lo mismo con tuiter. La opción de mantenerse anónimo y no dar nombres, ubicación ni fotos en las que se te reconozca, la tienes en todas las redes.
      La diferencia es que estas últimas que decimos, requieren menos tiempo y son muy manejables desde un móvil. Mientras que para escribir una entrada necesitas un rato más largo y un teclado. Es como yo lo veo, al menos.
      Si encima cada vez te lee y comenta menos gente, pues todo rema a favor de que se te quiten las ganas.

      Muchos besos, guapa

      Eliminar
  10. Sí, me refiero a la boticaria garcía! Me encantan sus textos :)
    Lo que decía de las fotos privadas, me refiero a que los blogs en los que sus escritores dan la cara y vinculan todas sus redes acaban consiguiendo más intereacción, a los lectores les gusta poder ver cómo es quién escribe. Y sí, puedes usar una cuenta anónimaen la que no se vean personas pero sí lugares, paisajes... es otra fórmula, aunque pienso que hay más feedback cuando la gente puede ver a quien sigue (por supuesto hay instagrammers que crean tendencia desde el anonimato, como La vecina rubia). No sé si me explico :)
    Muassss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, te has explicado perfectamente. Antes no te había pillado porque lo de enganchar al blog a través de otras redes es que ni me lo planteo.
      Si realmente para mi el mayor problema ahora mismo es la pereza de ponerme con el ordenador en casa... Ya me paso toda la jornada laboral delante de uno, y ahora con el móvil es tan cómodo que tengo siempre el ordenador de casa apagado y casi cerrado a cal y canto.

      Besos

      Eliminar
  11. Me alegro de que no lo hayas dejado, menudo sustito.
    Ostras, pues me parecen unas vacaciones estupendas, y la prole parece que nos van a salir internacionales (aunque aprendan inglés en la península).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, literalmente el niño me ha dicho: “Marbella es suficiente extranjero para mi”.
      Sin comentarios...
      Un beso

      Eliminar
  12. Me alegro mucho que no cierres el blog definitivamente. Me gustan mucho tus entradas y aunque sean pocas, no te agobies, lo importante es escribir cuando una pueda o quiera.
    Me alegro que hayas tenido buenas vacaciones y que tus adolescentes y tu peque esten bien.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sonia.
      Yo siempre pensé lo mismo, por eso aunque hace tiempo que escribo poco, no había tenido esta sensación hasta el otro día, cuando pensé que mejor darle un final digno al blog.
      Pero ya se me ha pasado y estoy dispuesta a seguir por aqui, aunque sea de uvas a peras.
      Un beso

      Eliminar
  13. Yo llevo muy poquito con el tema de los blogs, el mío lo abrí en febrero, y la verdad es que me encanta cuando entráis y le dais a seguir y me opináis, y esa sensación que me queda, Twitter no la consigue.
    También es cierto que estoy recién empezando a saber como va esto y conozco muy poquita gente, pero me gusta, y mucho. Me da la sensación de que se convierte en algo más personal que 140 caracteres.
    Si decides quedarte, e intentarlo, por aquí estaré para leerte.
    Un beso!!
    https://similocuramedeja.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es claramente mucho más personal y más intenso, que otras redes. Pero también requiere de más tiempo y genera menos interacciones...
      Ánimo con tu blog, y te deseo mucho tiempo y felicidad con él.
      Un beso

      Eliminar
  14. ¡Hola! Te acabo de conocer, pero te cuento que a mí me ha pasado lo mismo alguna que otra vez. Adoro mi blog, es como algo mío muy personal. Pero alguna vez se me ha venido a la cabeza dejarlo, por falta de tiempo, porque siempre ando con retraso en mis reseñas. Pero ahí sigo también y no me arrepiento, porque creo que lo echaría mucho de menos. Por eso te entiendo
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Vaya, yo he tenido muchos parones con el blog, lamentablemente. Cuando murió mi madre se me quitaron las ganas, pero no me he planteado nunca cerrarlo, además una vez al año me gusta releerlo. Creo que la falta de tiempo es brutal.
    Me acuerdo cuando nos desvirtualizamos con la Porfin y casi se me cae una mano en aquella autovía buscando el restaurante indio con el Google Maps

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, qué grande ese momento google maps...

      A mi tampoco me había pasado nunca, ni siquiera terminaba de comprender la necesidad del post de despedida y echar el cierre.
      Ya he entendido la motivación de hacerlo, pero se me ha pasado. Así que aquí seguiré, aunque sea de pascuas a ramos.

      Un beso

      Eliminar
  16. Hola! Te leo desde hace tiempo, pero nunca había comentado nada. Mis hijos tienen casi 4 y 5 años, se llevan como los tuyos mayores, pero de la edad de tu pequeña. Me gusta mucho leer tus entradas, me veo reflejada en algunas cosas y en otras me imagino el futuro con dos adolescentes en casa, jeje. Los míos son 2 chicos. Hay que disfrutar de cada etapa. No dejes el blog, que seguro que hay más como yo,que te seguimos en la sombra, pero ahora me ha apetecido escribirte. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me ha encantado tu comentario.
      Cuando alguna vez miro las estadísticas de blogger veo que me lee mucha más gente de la que comenta, pero es como si no lo termino de creer. Pienso que al otro lado solo están los que comentan.
      Un beso y gracias

      Eliminar
  17. Lei tu post anterior con retraso, como este, y no lo comenté por pura pereza, con este no me pasará.
    Me estaba poniendo triste al leer el principio de este post, pesé que no podía ser.
    Es cierto que el día a día nos come, que el ordenador nunca está disponible (mi contrario ve el fútbol ahora y por eso lo tengo), y que, aunque se nos ocurran mil cosas que contar, al final no lo hacemos.
    Pero a mi he hace mucho bien mi blog, al escribir tengo que pensar, dar vueltas intertar ver diferentes puntos de vista y eso es terapeutico.
    Yo me propongo cada día escribir y a la vista que no lo consigo, pero no me doy por vencida, espero que tú tampoco lo hagas porque me encanta leerte.

    Besos

    Lou

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Lou. El gusto es mutuo, así que espero que tu tampoco lo dejes.
      Un beso guapa

      Eliminar